Ante el inminente paso de un nuevo huracán, el alcalde Bernardo “Betito” Márquez asegura que la recuperación del municipio, luego de María, apenas va por la mitad.

Toa Baja - En medio de los preparativos del huracán Dorian, el alcalde toabajeño Bernardo “Betito” Márquez denunció hoy que la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) no ha desembolsado fondos para la limpieza y mitigación del canal de la urbanización Levittown.

Este conducto de agua se desbordó durante el paso del huracán María y miles de residentes tuvieron que ser desalojados de sus hogares.

“Nos dimos a la tarea de la limpieza de la Sexta Sección y ahora trabajamos en la Cuarta y Quinta Sección de Levittown. La realidad es que esto no ha terminado.  Esta es una limpieza que la estamos haciendo nosotros”, indicó el alcalde del Partido Nuevo Progresista desde los predios del canal de Levittown, donde todavía quedan huellas de los estragos de la gran inundación del 20 de septiembre de 2017.

Márquez dijo que el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) “no tenía el dinero y los recursos para hacer todo esto, unos cuatro o cinco kilómetros de limpieza”.

Detalló que las obras, que incluyen recogido de material vegetativo y escombros, han tenido un costo de $700 mil dólares de fondos municipales, pero indicó que todavía los trabajos no han concluido.

Puntualizó, además, que los desagües del canal y la infraestructura pluvial no se han destapado. “Eso es parte de los reclamos que le estamos haciendo a FEMA. Nosotros tenemos acá lo que llamamos los espuelones, que recogen parte de lo que es el agua pluvial y la descarga hacia el mar, pero eso necesita reconstrucción total y rediseño”, indicó.

“Ese es uno de los pedidos que estamos haciendo porque es una infraestructura vieja, sin mantenimiento, lo que se afecta cuando vienen fenómenos como este. Aquí en Levittown y desde Toa Baja pueblo, esta tubería ha sido afectada por años de inundaciones y se necesita comenzar a trabajar un proyecto de limpieza. Ese es un proyecto millonario”, estimó el alcalde.

“Le hemos reclamado a FEMA la limpieza de los canales, la limpieza del lago, la mitigación en las costas, muchas de las cosas que representan el control de inundaciones para Toa Baja”, sostuvo. Mencionó como positiva la anunciada asignación de $500 millones para la canalización de la represa La Plata, pero dijo que ese es un proceso que puede tardar de 10 a 15 años.

Márquez dijo que aún, si la tormenta Dorian, que se alejaba esta tarde sin afectar a Puerto Rico, hubiera dejado lluvias fuertes, no se repetiría la gran inundación del huracán María, que dejó en la zona de Toa Baja unas 40 pulgadas de lluvia y el desborde del canal de Levittown se juntó con la marejada ciclónica.

“Hemos hecho la mitigación para recibir la lluvia y que esto circule, aunque hay que hacer una limpieza y mitigación continua para llegar al punto óptimo de podernos sentir tranquilos. No obstante, nosotros nos hemos preparado como si viniera un María”, expresó el alcalde. Agregó que el temporal María ocasionó en el pueblo pérdidas económicas y en infraestructura por más $400 millones.

Dijo que del uno al 10, en términos de recuperación post María, Toa Baja está entre un cuatro y un cinco. “Hay mucho trabajo todavía. Es la realidad. Todavía estamos luchando contra el seguro estatal y con FEMA, ahora que se dio el desembolso a los ciudadanos que perdieron sus casas, viene Dorian, así que hay mucho todavía por hacer”, sostuvo.

Aunque Dorian ya no representaba peligro para Puerto Rico y en Toa Baja, solo cayeron unas lloviznas en la tarde, Márquez dijo que se mantendría vigilante junto el equipo de Manejo de Emergencias Municipal, tanto en la zona del canal, como en las restantes áreas inundables del pueblo.

Informó que, por el momento, el municipio tenía cuatro refugios abiertos desde la 7:00 de la mañana en los que había albergadas unas ocho personas. No obstante, agregó que de ser necesario abrirían otros cinco.

Los refugios abiertos eran: la Escuela Pedro Albizu Campos en Levittown, la escuela Ernestina Bracero, en el barrio Candelaria Arenas, la Escuela José Nevarez López en el Barrio San José y la Escuela Martín García Giusti en el Barrio Pájaros. Detalló que tres de estos refugios están equipados con energía renovable y cisternas de agua.

“Exhortamos a la ciudadanía a que hiciera sus arreglos familiares. Los refugios están listos, pero no podemos esperar a que tengamos una situación de urgencia. Esto es un elemento de prevención, parte de lo que aprendimos en María”, subrayó el alcalde toabajeño.

Dijo que, para la tranquilidad del pueblo, las seis compuertas de la represa La Plata fueron abiertas. “Esa es una pregunta que nos han hecho en la página de internet del Municipio, de si vamos a abrir las compuertas de la represa. Las seis compuertas están abiertas y la intención es lograr bajar hasta el mismo el volumen de agua que se tiene para que entonces con la que se espera pueda generar un balance”, explicó. Agregó que ahora mismo los niveles de la represa están bajos.


💬Ver 0 comentarios