La tormenta tropical Dorian ya cerca de Puerto Rico. (NOAA)

La probabilidad de que la tormenta tropical Dorian se convierta en un huracán antes de entrar a Puerto Rico es alta, por lo que las agencias meteorológicas de los Estados Unidos analizan emitir avisos de huracán, al menos para las islas municipio de Vieques y Culebra, adelantó esta mañana el director del Servicio Nacional de Meteorología (SNM) en San Juan, Roberto García.

Pese al peligro del sistema, el gobierno todavía desconoce si mañana será un día normal de clases y trabajo.

El director del Negociado de Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (Nmead), Carlos Acevedo, precisó durante una conferencia de prensa que “miramos la situación durante el día y la señora gobernadora en la conferencia de la tarde, pues ella tomará la determinación”.

En cuanto a Dorian, el director del SNM afirmó que “existe posibilidad de convertirse en huracán aun en su punto más cercano a Puerto Rico”.

También dijo que se pueden esperar “posibles” desvíos del sistema. Estas probabilidades son que pase sobre Puerto Rico o irse sobre las Islas Vírgenes. Por ello, no se aventuró a precisar el lugar exacto por donde entraría el centro de la tormenta ni la hora.

“Lo importantes es concentrarse en los posibles impactos y las condiciones marítimas. Si nos concentramos en eso, no importa cuán lejos o cerca pase”, precisó García. 

Es que, aun cuando no se convierta en huracán, el mayor peligro que se avecina sería producido por la lluvia.

García precisó que los estimados proyectados por el Centro de Predicción Meteorológico y el Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés) es que en la zona este se registren entre cuatro a seis pulgadas de lluvia y que en zonas aisladas alcancen hasta 10 pulgadas.

“Estamos hablando que, de ahora en adelante, hasta mañana estaríamos recibiendo lluvia”, indicó el experto.

Dijo que se proyecta que la mayor lluvia se registre en las montañas, principalmente en las Laderas del Sur, la Sierra de Cayey y la Sierra de Luquillo.

Para la parte oeste de la isla, dijo García, se auguran entre una a tres pulgadas de lluvias y en zonas aisladas hasta seis pulgadas.

En toda la Isla, entretanto, hay una alta probabilidad de que se registren inundaciones y deslizamientos repentinas. 

“Las condiciones marítimas ya están superdeterioradas”, indicó, al comentar que ya se registran en el sur, este y norte de Puerto Rico olas de hasta 20 pies.

Se espera que los efectos directos de los vientos culminen tarde en la madrugada de mañana, jueves. Sin embargo, la lluvia se extendería por el jueves.

Por otro lado, el director del Nmead, Carlos Acevedo, informó que hay 23 refugios abiertos, en los que ya se han albergado 42 personas.

Mientras, dijo que los puertos marítimos han sido cerrados y muchos vuelos han sido cancelados

Hasta el momento, no hay carreteras afectadas ni se registran deslizamientos.

No obstante, ya hay personas sin servicio de energía eléctrica y sin agua. Acevedo señaló que unas 470 residencias están a oscuras, mientras 2,347 abonados de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados no tiene agua.

Indicó que los problemas registrados son “algo normal de todos los días” y no asociados al paso de la tormenta.


💬Ver 0 comentarios