Noé Marcano manifestó que, de surgir una emergencia, depende del Municipio de Humacao o de la ayuda gubernamental. (David Villafañe)

Ante el paso de la tormenta tropical Karen, el alcalde de Naguabo, Noé Marcano Rivera, se mantiene atento al cauce del Río Blanco y el Río Santiago, dos cuerpos de agua que en pasados eventos atmosféricos –como el huracán María– han provocado severas inundaciones en diversas zonas del municipio.

Otra preocupación en el municipio son las 18 familias que aún se resguardan con toldos azules en sus techos tras el fenómeno atmosférico de septiembre 2017.

“Tenemos tres puntos medulares que nos preocupan, los toldos azules, las áreas propensas a inundaciones, las áreas propensas a deslizamientos de tierra”, explicó Marcano Rivera a El Nuevo Día.

Personal de Manejo de Emergencias explicó a este medio que ayer se les entregó a las familias toldos nuevos para los techos. Hasta esta tarde, ninguna había decidido movilizarse hasta el refugio habilitado por el municipio.

El primer ejecutivo municipal sostuvo que se trata de amenazas que ya han tenido que atender en el pasado, frente a otros fenómenos atmosféricos. “Sabemos que con fuertes lluvias vamos a tener ese mismo problema”, indicó.

Algunas de las áreas propensas a deslizamientos de tierra en el municipio son el sector Higuerillo (más de mil residencias), Medianía, Cubuy, Sector La Sierra, Sonadora y el barrio Florida, que ubican en la parte alta del municipio, “lo que llamamos la cordillera nuestra”, apuntó el alcalde.

“Hay unas viviendas que también se afectan en el caso de Higuerillo, donde el lodo entra a las residencias”, advirtió el alcalde.

En el municipio la carretera 31 generalmente se ve afectada por las inundaciones que provoca el Río Blanco cuando se sale de su cauce. Esa vía transcurre desde Juncos hasta el casco urbano de Naguabo, pero la zona que más se afecta por las inundaciones es la que ubica por debajo del expreso PR-52.

Otras carreteras que también se ven afectadas generalmente por inundaciones son la número PR-3 y la PR-192. Asimismo, el Río Santiago en el pasado ha inundado de forma severa el casco urbano de Naguabo.

“En María nos ocurrió, tuvimos que subir los refugiados del primer piso (del refugio) al segundo piso, porque el Río entonces corrió por las carreteras del casco urbano”, relató el alcalde.  

El primer ejecutivo municipal manifestó que otro sector, al que prestan mayor atención, es la comunidad costera de Tropical Beach, que componen alrededor de 40 familias.

“Si viene fuerte marejada, el mar impacta las residencias en ese lugar”, indicó Marcano Rivera, al tiempo que dijo que endicha zona hay un puente provisional en construcción que es el único acceso hacia ese sector desde el área de Naguabo.

“Es un puente modular que se construye encima del puente permanente”, explicó el funcionario. “Si hay fuerte marejada, fuerte, entendemos que sí podría hacer algún tipo de daño”.

Marcano Rivera manifestó que, de surgir una emergencia en dicha comunidad, depende del Municipio de Humacao o la ayuda estatal para asistir a los residentes de esa zona, y aseguró que se encuentra en comunicación con el vecino municipio y las agencias estatales ante cualquier eventualidad.

Marcano Rivera indicó que en el municipio hay un refugio habilitado, en la Escuela Eugenio Brac en el casco urbano. Al momento de esta edición, no había refugiados registrados en dichas facilidades ni se habían reportado emergencias en la Oficina Municipal de Manejo de Emergencias. 


💬Ver 0 comentarios