Los empleados en la entrada de la oficina comercial de la AEE en Monacillos, en San Juan.

La Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (Utier) informó que lleva a cabo esta mañana manifestaciones que mantienen cerradas las 27 oficinas comerciales de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) en reclamo por la negociación laboral con los celadores.

A eso de las 7:30 de la mañana, cuando las oficinas debían abrir a los clientes, miembros de la Utier se apostaron en las entradas de las oficinas comerciales.

“Se están paralizando todas las comerciales en una acción concertada debido a que la gobernadora de Puerto Rico, Wanda Vázquez, nos dio la espalda”, sostuvo Walberto Rolón, secretario general de la Utier.

Agregó que “hace varias semanas habíamos decretado un paro. En ese momento, la secretaria de la gobernación, Zoé Laboy, pidiendo que le diéramos un espacio. Ella atendió al comité de celadores”.

“Quedaron en que a avisar al director ejecutivo (de la AEE, José Ortiz), para darle una propuesta, cosa que no hicieron. Nos dieron la espalda, así que retomamos la lucha en la calle para que se haga justicia a los celadores. Todo esto es para evitar la fuga de celadores”.

Rolón se refería a una reunión que sostuvieron en La Fortaleza, después de que los celadores de la Utier decretaran un voto de huelga.

Según el presidente de la Utier, Ángel Figueroa Jaramillo, no han recibido contestación alguna, como se lo habían prometido en la reunión.

Incluso, dijo que se enteró a través de los medios de comunicación que Vázquez decidió no intervenir en el proceso de negociación de la Utier con la AEE.

“Vamos a desarrollar varias actividades en la calle para que la AEE y el gobierno entienda la importancia de este tema”, planteó Figueroa Jaramillo.

El líder sindical insistió en que ante la falta de un ajuste salarial para los celadores, más personal con esa preparación sigue saliendo de la AEE para irse a trabajar en Estados Unidos donde les consiguen mejores beneficios.

“Que se nos hayan ido dos celadores la semana pasada, es un montón. Preparar un celador de línea conlleva no solo los seis meses de la escuela, sino una preparación de años para trabajar en uno de los sistemas más complejos que hay en la nación norteamericana”, manifestó Figueroa Jaramillo.

“Se han ido de 30 a 40 (celadores) en los últimos tres a cuatro años, pero por jubilación se han ido más de 50 adicionales”, afirmó. “Parecen cifras pequeñas, pero dentro de una industria tan técnica y tantos pocos recursos, como los doctores cuando se van, con uno que se vaya, le hace un hueco al país”.

La directora de Servicio al Cliente de la AEE, Noriette Figueroa, lamentó la situación pues la protesta afecta directamente a los clientes, pero aseguró que existen otros mecanismos para que los abonados realicen las gestiones comerciales.

“Nosotros tenemos el personal gerencial en las oficinas. No cabe duda que tenemos clientes que quieren hacer las gestiones personalmente, pero tenemos otros mecanismos para hacer las gestiones”, indicó la funcionaria.

Figueroa, además, destacó que en las oficinas de Ponce, Caguas y Toa Baja algunos clientes lograron hacer su entrada para realizar sus gestiones sin ningún contratiempo.

“No cabe duda de que hay un impacto. Los clientes son los que aportan a la empresa y son los menos que tienen que afectarse”, agregó  Figueroa.


💬Ver 0 comentarios