Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El País la ha conocido como senadora, firme defensora de causas sociales, fuerte contendiente en temas políticos y primera mujer en alcanzar un puesto tan alto en el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) como el de la vicepresidencia.

Pero, probablemente, pocos sepan que María de Lourdes Santiago Negrón proviene de una familia de Adjuntas que es popular, popular, popular. Su abuela materna ayudó a fundar el Partido Popular Democrático. Y su madre y padre, maestros ambos, eran populares militantes, que la llevaban a ella y a su hermana Carmen a mítines.

“Recuerdo que las primeras elecciones que mi hermana y yo fuimos funcionarias de colegio, ¡imagínate, en Adjuntas, que todo el mundo conoce a todo el mundo y ver a las hijas de Tito y Haydeé de funcionarias del PIP!... mis papás no estaban contentos. Con el paso del tiempo están muy orgullosos de mí. Cuando llegan las papeletas modelo, le llevo un paquete a papi y él hace la cruz debajo de la pava y la cruz al lado de mi nombre y las reparte (risas) para explicarle a la gente cómo puede votar mixto”.

Tampoco mucha gente, quizás, imagina que Santiago quería ser actriz y que, de hecho, hizo un bachillerato en Drama antes de estudiar Derecho. “ Como no tenía talento me hice abogada (dice riendo) porque era flojísima. Era muy mala actriz”, reconoce con la mayor tranquilidad del mundo, la también fanática de la remodelación de viviendas y la decoración de interiores.

Esa dimensión personal fue parte de una extensa conversación que tuvo con El Nuevo Día en su alma mater, la Universidad de Puerto Rico, en Río Piedras. Allí, una relajada Santiago también habló de asuntos políticos, evaluó y lamentó la situación del país, y explicó por qué aspira nuevamente a la Cámara Alta, donde ocupó un escaño en el 2004, año en que el PIP perdió la franquicia electoral.

Se desborda amorosamente cuando menciona a su hijo de ocho años, José Julián. Cuenta que es fanático de los animales, muchos de los cuales conoce por su lugar de origen y nombre científico, que es por quien ha ido varias veces el Museo de Vida Silvestre, en San Juan, y a quien le hace lecturas todas las noches. Es también por él por quien se confiesa “fanática” del dibujo animado Phineas and Ferb que considera “los muñequitos más geniales”, y de la película Ice Age.

¿Por qué es independentista? ¿Por oposición a sus padres?

No, no, porque en casa nos educaron con lo que son valores fundamentales del independentismo: la importancia del trabajo, todo en la vida hay que ganárselo, mis papás los dos vienen de familias bien pobres, tuvieron una vida muy difícil. Uno es independentista, no como parte de un proceso intelectual, uno se hace independentista de manera visceral, con el corazón, porque está mal que otra gente mande en Puerto Rico. En mi casa eran populares pero no pitiyanquis.

¿Cómo fue escalando posiciones hasta llegar a ser la vicepresidenta del PIP?

Empecéde funcionara de colegio y fui militante del Precinto 2, en San Juan. Yo era una militante regular, no muy vehemente. Era abogada en la práctica privada y decidí que no quería seguir haciendo eso. No me gustó y quería hacer otra cosa. Cuando llegué a la oficina de Víctor García San Inocencio como asesora fue que comencé a militar con mayor intensidad. En ese momento, surgió la oportunidad de trabajar en el programa de radio del partido. ¡Yo nunca había estado ni siquiera en una estación de radio! Era bien gracioso porque éramos bien novatos y poníamos en el libreto los puntos y las comas y si nos salíamos del libreto decíamos: “ahhhhh, tenemos que grabarlo otra vez”. Empecé con Víctor en el 97. En el 98 fue el plebiscito de status, que se combinó con el huracán (Georges) y, en ese momento, se abrieron muchos espacios en los medios y no había suficientes figuras conocidas en el alto liderato del partido para ocupar esos espacios. Ahí empecé a ir a los medios. Así empezamos Luis Roberto, Jessica Martínez, Juan Manuel Mercado.

¿Y empezó a ir a las reuniones y asambleas del PIP?

En el 2000 fui candidata en el Precinto 2. Esa campaña de San Juan la corrió la generación joven. Eso nos permitió muchísima exposición y, junto con eso, surgió Vieques y los actos de desobediencia civil. Vieques para nosotros fue una experiencia de tanto crecimiento político y demostró la fuerza de la institución. Mantuvimos un campamento constante por 364 días y nunca faltaron personas que estuvieran dispuestas a ir. Yo creo que el grupo más flojo de acampadores, que empezamos, fuimos, mira qué clase de acampadores, Rubén Berríos, Fernando Martín, los dos hijos de Rubén y yo. Aquello fue un desastre, la peor comida que te puedas imaginar, las casetas mal puestas y dijimos: “No, a esto hay que darle estructura, tiene que venir gente que puede sobrevenir en estas condiciones adversas”. (lo dice entre risas).

¿Cocina?

Yo cocino. Pero la vez que traté, con Rubén Axel, hijo de Rubén, de preparar una carne en un hibachi, la carne terminó condimentada con arena. No, la pasamos mal. Las peores papas majadas que te puedas imaginar (risas) y de ahí establecimos una estructura de relevo que todos los lunes iba gente.

Después de toda esa experiencia, ¿cómo llega a ser vicepresidenta? El Partido no se ha distinguido precisamente por ser abierto a las mujeres

Yo creo que la percepción de que el partido está cerrado a las mujeres es equivocada.

Pero existe esa percepción.

Pero es equivocada porque a nivel de liderato intermedio, cuando yo era militante del Precinto 2 éramos todas mujeres y lo corríamos mujeres.

A la hora de la exposición pública no había mujeres. Todos eran varones.

Y seguimos teniendo ese problema porque no tenemos suficientes espacios de exposición pública. Las figuras que se proyectan en los otros partidos son figuras electas, si no tienes suficientes representantes, alcaldes, alcaldesas, no tienes esa plataforma de exposición pública.

¿Cómo se da lo del cargo? ¿Se ofrece, la llaman?

Fue algo que surgió. Entré con esa generación, Juan Dalmau se escogió como Secretario General, Jessica, a la Secretaría de Asuntos de la Mujer. Empezamos una serie de visitas a todos los pueblos y la gente fue pidiendo: “vamos a incluir estos muchachos que están haciendo cosas diferentes, que son jóvenes.

Rubén ha sido presidente del partido desde 1970, ¿le asustó ser vicepresidenta? ¿Le intimidó estar al lado de esa institución?

Me sorprendió que me dijeran: “mira te están considerando”. Pero no. Yo tengo una actitud de que lo que llegue en la vida es bueno. Yo disfruto mucho la tarea política, disfruto mucho lo que hacemos en el partido. Si uno no está en esto de corazón, de que lo que hagas te emociona como si fuera el primer día, no puedes hacer política. No desde un partido como el PIP, porque aquí hay que estar en las buenas y en las malas. Las malas son más que las buenas, y creo que esa ha sido la gran lección de Rubén: la constancia. Uno no se rinde nunca, uno no se desilusiona nunca, uno tiene buena cara siempre, uno va siempre adelante, adelante. Rubén es una escuela en eso. La primera vez que el partido quedó sin inscribir (2004) nosotros estábamos devastados. Y esa noche Rubén nos reunió y dijo: “bueno Juan, búscate la Ley Electoral, Fernando, cómo es que nos vamos a reinscribir”. Literalmente esa noche y no hubo tiempo ni de una lágrima.

Fue asesora legal en el Senado y luego senadora ¿por qué quiere regresar a una institución tan desacreditada?

Porque hay que devolverle el buen nombre a la política. La política no debería ser percibida como una tarea deshonrosa porque es el eje de la democracia. Durante este cuatrienio creo que la gente ha percibido, y es el lema que nosotros usamos, que hace falta la gente del PIP porque cada persona necesita saber que hay, por lo menos uno, que es insobornable. No es que no haya otros buenos candidatos en los otros partidos, pero es triste que siempre terminan plegándose a las decisiones de sus instituciones, y sus instituciones responden a unos intereses particulares. Nosotros en el PIP hacemos las cosas, nos ganen votos o nos cuesten votos. Hacemos las cosas por lo que creemos: cuando fuimos a la cárcel por Vieques, cuando estuvimos en la universidad y estuvimos frente a frente a la fuerza de choque. Y yo no sé si eso gana o deja votos. Pero es donde uno sabe que debe estar. Creo que el descontento de la gente es por los casos de corrupción, pero también porque hay una impresión, bien ganada, de que lo que pasa allí no tiene nada que ver con el resto del país.

¿Cómo evalúa el desempeño de la minoría en este cuatrienio en la Legislatura?

Víctor y yo hicimos mucho trabajo legislativo con las comisiones. Hacíamos mucho trabajo de base legislativa, de corregir proyectos, de revisar informes. Ese trabajo que no es el que se ve en las cámaras de televisión, pero que es fundamental. Yo no sé si eso existe dentro de este cuatrienio. Creo que los populares no lograron posicionarse como una oposición. No es un secreto que Alejandro García Padilla no era santo de la devoción de todo el mundo. Se le percibe como alguien con capacidades insuficientes para tener una candidatura a la gobernación. Quizás haya algo de eso.

¿Cuáles son sus propuestas? ¿Por qué la gente debe votar por usted?

Creo que deben votar porque hace falta la voz de alguien que no se pueda amordazar y eso es lo que representamos Dennis Márquez (aspirante a representante por acumulación ) y yo. Porque hay temas que ha promovido el PIP históricamente y mantenerlos vivos permite que luego se materialicen. Aquí nadie hablaba de medicación de las drogas, excepto el PIP, la unicameralidad fue una idea que nació, por lo menos por la vía legislativa, del PIP, la reforma universitaria. Y porque hay unos puntos en los que Dennis y yo tenemos muchísimo interés, y de los que no se habla mucho, como el tema del acceso a la justicia.

Este gobierno ha promovido y logrado cambios profundos en leyes e instituciones, como el nuevo Código Penal. Cómo queda el estado de derecho del país luego de todos estos cambios.

En un momento en que hablamos de celebrar el siglo 21, lo que vemos es esta involución, este aferrarse a modelos que han fracasado. En el tema del Código Penal, las penas no son un disuasivo (del crimen) y deben haber 300 artículos que lo evidencian. Hay algo también en el estilo del candidato del Partido Popular. La cosa de las generalidades, las frases trilladas. Aquí hay que empezar por decir tal y tal cosa no han funcionado y como no han funcionado vamos a deshacernos de esos modelos. Tiene que haber una voluntad mínima para consensos específicos. Si hubiera un poquitito de humildad.

¿Cree que es falta de humildad?

Hay muchas cosas que tienen que ver, tu perspectiva, tu crianza y tu origen. Para poner un ejemplo, cuando Sila (Calderón) empezó con el proyecto de las comunidades especiales, no tengo duda de que tenía la mejor buena fe que puede tener una persona criada con todos los lujos, que ve de una manera maternalista a la gente pobre y que piensa que si tuvieran su casa pintada estarían mejor. Pero el problema es que no tienen trabajo y que no quieren buscarlo. Entonces, hablas con gente como (Luis) Fortuño y es intolerante. Son egos que ocupan mucho espacio. Y de García Padilla, yo, francamente creo que no puede procesar ideas complejas. Creo que es una buena persona, que está bien intencionado.

Uno de los cambios propuestos por este gobierno es la disminución de legisladores. ¿Cómo se afecta la representatividad del pueblo con esa enmienda, que no implica una disminución en el presupuesto?

Cada vez que escucho a alguien diciendo que va a haber un ahorro, digo pero qué ganas de decir mentiras -como dicen en Adjuntas- con la boca de comer. Me molesta que lo digan porque de forma expresa se consigna en la ley habilitadora que, de haber un ahorro, se va a crear un fondo que va a funcionar como un barril. Además de que no se ahorra ni un centavo, el efecto es que se va a hacer imposible que un tercer partido llegue. Ahora, yo necesito de 140,000 a 150,000 votos para entrar. Bajo ese nuevo esquema, se necesitan 270,000 a 280,000 votos. Que la octava parte del universo de electores vote por un candidato y eso no sea suficiente para que ese candidato sea electo, es una cosa escandalosa. Cuando el PIP ha abogado por una legislatura más compacta, es con representación proporcional. Y la gente tiene que votar por buenos legisladores. La Legislatura, sean 20 o 15, va a ser tan buena como buenos sean sus componentes.

Luego de dos periodos electorales en los que el PIP perdió su franquicia, ¿cuál es su principal reto de cara a los comicios de noviembre? Esta vez, la situación podría ser más difícil pues hay tres nuevos partidos.

Hay que hacer mucho trabajo en la calle. No tenemos los recursos económicos que tienen los grandes partidos, así que la competencia de pautas publicitarias está vedada para nosotros y eso nos limita porque mucha gente vota por la impresión, no por las ideas. En parte, por ese hemos insistido en que haya muchos debates, pero no se ha dado. Estamos tratando de subsanarlo con mucho trabajo en la calle.

¿Cree que era necesario que se crearan esos partidos? Algunos han dicho que parte de las razones es porque el proyecto político del PIP ya no es atractivo. En el MUS hay muchos independentistas.

Hay odiadores del PIP, que no es lo mismo, y creo que es una muy mala señal para el nacimiento de una institución. En los otros partidos hay elementos de ego, como en el PPR, que se ha convertido en una institución unipersonal. Y, en el caso del PPT, hay gente que uno ha respetado por sus posiciones en ciertos asuntos, pero me da mucha pena que le hayan dado la espalda a la independencia. Creo que no es posible hablar coherentemente de asuntos importantes desvinculándolos del tema del estatus. Es un retroceso.

Por último, ¿qué hace para divertirse? ¿Qué es lo más que disfruta hacer con su hijo?

Somos fanáticos de (el dibujo animado) Phineas and Ferb. Podemos ver los mismos capítulos muchas veces. A mi hijo le gustan mucho los animales. Le gusta ir al Museo de Vida Silvestre, donde él ya puede ser guía. Le gusta mucho que le lea que todas las noches. Y con mi esposo disfrutamos mucho cocinar. Él cocina mejor que yo, pero yo soy una asistente muy eficiente (risas). Me gusta hacer yoga.

¿Hace algún deporte?

No tengo ningún talento para el deporte, pero nada, es nada. Nunca he hecho, pero, ni brincar cuica. Soy bien floja. Yo era la nena clásica con espejuelos y “braces” en la escuela, una “nerd”. (risas)

¿Le interesa la moda? ¿Tiene algún gusto o preferencia banal?

¿Sabes qué me encanta? Los programas de televisión que tienen que ver con bienes raíces y decoración. Soy una adicta a HGTV. Pregúntame dónde puedes conseguir una buena casa en Holanda (risas). Yo he vivido en dos apartamentos en el mismo edificio, construido en el 37. Ya remodelé uno, lo vendí; remodelé el segundo, lo estoy vendiendo; y me quiero mudar a otra casa que tenga que remodelar. Me encanta, me encanta la restauración. Y aunque no esté haciendo ningún proyecto, voy a la ferretería a ver cosas. Hay un “site” de internet que se llama “apartmenttherapy” y entro todos los días.


💬Ver 0 comentarios