Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Mientras la marcha recorría las calles de la ciudad amurallada el sol caía en su máximo esplendor. (Ramón “Tonito” Zayas)

Cuando el tsunami de personas que ayer invadió la Isleta de San Juan exigiendo la renuncia del gobernador Ricardo Rosselló había subido la cuesta de la calle Norzagaray del Viejo San Juan y entraba como un río en su cauce en el tramo casi recto que conduce al Morro, lo recibió un espectáculo esplendoroso.


💬Ver 0 comentarios