(Suministrada)

Grupos defensores de los derechos reproductivos de las mujeres alertaron esta mañana sobre una presunta campaña de sectores autodenominados como provida para intervenir con mujeres que se acercan a clínicas de planificación familiar para supuestamente disuadirlas de ejercer su derecho a terminar su embarazo, reconocido en Puerto Rico por jurisprudencial federal.

Precisamente hoy se conmemora el Día Internacional por la Despenalización y Legalización del Aborto y un grupo de mujeres se congregó frente al Centro de Planificación Familiar para renunciar la campaña.

“Son grupos pequeños que están interviniendo con las mujeres cuando se acercan a las clínicas. Las intervienen”, dijo Ruth Arroyo, portavoz de los manifestantes, a El Nuevo Día. “Se paran frente a la clínica y cuando una mujer se acerca, la acorralan y empiezan hablarle de que están matando una vida y otras cosas”.

Según Arroyo, cerca del Centro de Planificación Familiar de Bayamón, ubicado en una marginal de la carretera PR-2 en la urbanización Santa Rosa, se ha ubicado lo que Arroyo describió como una “clínica falsa”, instalaciones en las que se anuncian el ofrecimiento de pruebas de embarazo gratuitas para atraer a las mujeres.

Luego, aprovechan que entran a la oficina y las instan a no abortar.

“Llevan meses desde que crearon esa seudoclínica, pero no es el único caso”, dijo Arroyo. “Pero nuestro movimiento está bien fuerte en Puerto Rico. Tenemos mucha más gente y hay más conciencia”.

Por su parte, la licenciada Johanna Pinette, de la Unión de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), relató que varias mujeres han reportado a la Campaña que las interacciones con estos grupos religiosos las han hecho sentir incómodas, atemorizadas y amedrentadas. ¨Personas que administran clínicas de aborto se han visto obligadas a manejar interacciones incómodas e intimidantes. También indican sentir preocupación por su seguridad y la de sus pacientes, por lo que estarán velando para garantizar la seguridad de todxs¨, dijo Pinette en declaraciones escritas.

Representantes de la Campaña Nacional por el Aborto Libre, Seguro y Accesible denunciaron que, si bien el aborto es legal en Puerto Rico, “aún son comunes las barreras que lo hacen inaccesible”.

Se refirieron a la poca cantidad de clínicas existentes, cómo están concentradas en la zona metropolitana y la creación del estigma que todavía permea sobre la práctica. Denunciaron también que el procedimiento de terminación del aborto no es cubierto por planes médicos y que “las visiones fundamentalistas” continúan interponiéndose para que las mujeres ejerzan su derecho.


💬Ver 0 comentarios