Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
El alcalde pidió al gobernador Ricardo Rosselló que urgencia incluya a Río Grande entre los municipios declarados como zona de desastre. (Gerald López Cepero)

Río Grande - El alcalde de este municipio, Ángel “Bori” González está desalojando familias el sector Hong Kong, ubicado en la carretera vieja que conduce a Loíza debido a que la comunidad está prácticamente bajo el agua porque el río Espíritu Santo y otro cuerpo de agua se salieron de su cauce debido a las lluvias torrenciales del huracán María.

“Es bastante agua, algo nunca antes visto. La carretera 187 está completamente inundada”, informó el alcalde, quien dijo que se comunicó con el Sistema de Emergencias 9-1-1, pero no tuvo éxito.

González indicó que se dispone a sacar a las familias con camiones del Municipio.

El alcalde dijo que la calle 11 de la comunidad Villas de Río Grande, que colinda con un humedal de la Autoridad de Tierras también tiene problemas de inundaciones, igual que la urbanización Jardines de Río Grande. Estas comunidades también han sido afectadas por la enorme crecida de los ríos Espíritu Santo y Herrera.

"Son miles de familias afectadas y miles las pérdidas. Hay familias que perdieron todo: sus casas, sus carros y sus pertenencias personales", indicó el alcalde tras hacer un recorrido por alguna de las calles de la comunidad junto con GFR Media.

El alcalde pidió al gobernador Ricardo Rosselló que urgencia incluya a Río Grande entre los municipios declarados como zona de desastre.

Las familias más afectadas están localizadas en la rivera de una quebrada cercana al Espíritu Santo. La confluencia de cuerpos de agua ha provocado una gran inundación en el sector humilde donde también los vientos del huracán arrancaron techos y gran parte del tendido eléctrico.

“Todas las casas que colindan con la quebrada están inundadas”, detalló el ejecutivo municipal.

“Lo primero es sacar a la gente. Estuve dos veces con la guagua de sonido, pero nadie hizo caso”, puntualizó, el Alcalde y reclamó que su municipio sea declarado zona de desastre por las autoridades federales, tras el paso del huracán María, cuyos vientos aún se sienten en el pueblo, aunque ahora de forma leve ya que el ciclón comienza a salir de la Isla.

El alcalde indicó que la infraestructura eléctrica de Río Grande que la Autoridad de Energía Eléctrica comenzaba a restaurar en estos días tras el embate del huracán Irma, quedó seriamente afectada con María.

"El trabajo que se había adelantado se echó para atrás. Los daños son sumamente cuantiosos, incluyendo facilidades municipales, calles, vías públicas y puentes", apunto el ejecutivo municipal. Esta tarde encabezaba las brigadas del municipio que limpian las calles de los escombros.

El huracán afectó la casa alcaldía: el techo del primer piso colapsó y algunas de las oficinas están inundadas.


💬Ver 0 comentarios