Bajo la amenaza de la tormenta Karen, el director de esta agencia, Héctor Oliveri, señala las deficiencias para atender situaciones difíciles como un huracán.

“Decir (el gobierno estatal) que estamos preparados como que nos queda grande”. 

La frustración de ver inconclusos algunos de los proyectos estatales urgentes para responder a posibles situaciones de emergencia y hacer de la isla municipio una más fuerte ante la llegada o cercanía de un fenómeno atmosférico se vio reflejada hoy, martes, en el director de la Oficina Municipal para el Manejo de Emergencias de Vieques, Héctor Oliveri.

El funcionario no pudo evitar expresar la decepción que siente al ver que la isla municipio no cuenta con los generadores para responder a un posible fallo en el sistema eléctrico, avería que, a su vez, dejaría sin servicio de agua potable no solo a Vieques sino también a Culebra. 

“Tenemos mucho interés en respuesta, pero no tenemos herramientas adecuadas para hacer más fácil el trabajo de la respuesta y eso es preocupante. Cuando tú oyes a nuestros políticos decir que estamos preparados, nos preocupa, nos preocupa”, indicó Oliveri en entrevista con El Nuevo Día al cuestionar la atención del gobierno estatal tras el huracán María.

“Las agencias estatales no mantienen un programa para huracanes, tormentas o terremotos. Ellos dicen que tienen un plan, pero nosotros nunca lo hemos visto. Por ejemplo, el de (la Autoridad de los) Puertos yo nunca lo he visto y yo soy jefe aquí desde el 2001”, reflexionó.

Oliveri explicó que tras el paso del huracán María, en septiembre de 2017, fue desmontada y removida una planta de emergencia con capacidad para iluminar la isla municipio. En su lugar, agregó, la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) colocó tres generadores de 3.2 megavatios.

Sin embargo, tras resolverse la emergencia, FEMA retiró dos de los tres generadores, dejando a la isla municipio sin la capacidad necesaria para responder a una falla en el sistema eléctrico. “Ese generador cubre muy poca parte de la población y nosotros tenemos una necesidad de mantener el flujo del agua que viene en tubería submarina desde el área de Río Blanco en Naguabo”, comentó.

“Si nos quedamos sin energía, se acaba el bombeo y si nos quedamos sin bombeo no hay agua para Vieques ni para Culebra, porque es la misma línea”, añadió.

Dijo que le han planteado el asunto a FEMA, así como la alternativa de traer unos generadores pequeños para ubicarlos en los sistemas de bombeo de agua sucia y agua potable para evitar el brote de enfermedades. “Lo que nos contestaron en una hoja fue que tenían los generadores en Ponce…y que de darse una emergencia ellos los traían. En vez de aprender esa lección de María y prepararnos para hacernos más fuerte, pues no, lo dejan para ver qué pasa”, sostuvo el funcionario. 

Oliveri reclamó, además, que se habiliten una serie de pozos que hay en el área del balneario Sun Bay y que se utilizaron de forma informal tras el huracán María. Estos, sin embargo, no cuentan con la infraestructura necesaria para que la ciudadanía pueda servirse el líquido ni con la certificación de uso del Departamento de Salud.

“Después de traer el agua de la isla grande esos pozos, como se hace con muchas cosas en Puerto Rico, se dejaron al olvido y se han ido deteriorando”, dijo en referencia al sistema que le suplió agua hasta la década de los 80.

“Serían proyectos para hacerse por parte del Gobierno, cosa que cuando venga estos fenómenos estemos preparados”, insistió.

El funcionario expresó indignación también por el hecho de que a dos años del huracán los servicios médicos se ofrezcan desde lo que era el refugio principal de la isla municipio. Reconoció la labor y el esfuerzo del personal que allí trabajo, pero lo hacen con equipo limitado. 

“Tenemos una sala de emergencia con la mejor voluntad de los doctores, con la mejor voluntad de las enfermeras, con muchas ganas de trabajar, pero, oye, por qué nos maltratas tanto. ¿Cuándo va a empezar el proyecto del CDT? ¿Cuándo?”, planteó.

El CDT resultó pérdido debido a los daños que recibió por el golpe de maría.

Lo que sí resultó luego de María es que se ha fortalecido la comunicación con las organizaciones sin fines de lucro, así como las iglesias, que han jugado un rol protagónico en la recuperación, especialmente en la adquisición de equipo médico que les permite reforzar la asistencia durante las urgencias que atienden desde la oficina que dirige.


💬Ver 0 comentarios