Pedro Joel Rodríguez Mateo murió el 31 de julio en el complejo Las Cucharas, en Ponce. (GFR Media)

El informe final sobre el asesinato del oficial correccional Pedro Joel Rodríguez Mateo, ocurrida el 31 de julio en el complejo Las Cucharas, en Ponce, revela que el infortunado no siguió con la letra de una orden impartida para que los registros de reos, tras recibir visitas, se hicieran en  parejas de oficiales correccionales, reveló esta mañana el secretario de Corrección y Rehabilitación, Erik Rolón Suárez.

Rodríguez Mateo perdió la vida al ser agredido en la cabeza por el confinado Luis E. Sostre Piccininni, quien fue encontrado muerto días después del crimen en el complejo correccional de Guayama.

En una vista pública esta mañana de la Comisión de Seguridad Pública de la Cámara de Representantes, y frente a múltiples oficiales correccionales entre el público, Rolón Suárez resumió, a preguntas de los representantes, los hallazgos del informe.

“Los supervisores en Ponce Máxima... se habían, consistentemente, emitido directrices de no hacer registros a solas, hacerlas con dos oficiales y esa era la práctica en Ponce Máxima. En ese momento, cuando ocurre la agresión, habían en el área de visita cuatro confinados y cuatro oficiales asignados”, contó el titular de la agencia.

Según alegó, había una celda disponible para que se pudiera hacer el registro en pareja.

“Por alguna razón y lamentablemente no lo vamos a saber, el oficial decidió hacer el registro a solas cuando tenía instrucciones de que fueran dos oficiales”, dijo Rolón Suárez, quien insistió en que el hecho de que un memorando de 2017 dispone que los reos no tienen que estar esposados de manos y pies. El citado documento le brindaba a los oficiales la discreción de mantener restringidos a los reos de entenderlo necesario.

José González Santiago, tesorero de la Alianza Correccional Unida, que agrupa a los oficiales correccionales, planteó en entrevista con El Nuevo Día, que se difirió del resultado del informe y recordó el memorando de 2017.

“Si este confinado hubiese estado restringido, estamos seguros de que Pedro Joel Rodríguez Mateo estaría vivo”, dijo. “Era más fácil de controlar en el registro”.

“La escasez de personal en las cárceles y lamentablemente muchas veces tenemos que custodiar un oficial asignado en un edificio para 184 confinados e inclusive ahora estamos custodiando reos federales”, dijo. “Ese documento, que él mismo lo firmó, es el que dice que no se utilicen los grilletes y las restricciones de manos”. 


💬Ver 0 comentarios