De acuerdo con los CDC, alrededor del 69% de los pacientes son hombres y casi dos tercios (62%) de los pacientes tienen entre 18 y 34 años, de los cuales un 22% tiene entre 18 y 21. (AP)

Los integrantes de la mayoría de la Legislatura Municipal de San Juan presentaron este domingo un proyecto para aumentar a 21 años la edad mínima requerida para la venta de cigarrillos electrónicos y vaporizadores o "vapes".

La propuesta responde a la ola de casos reportados en los Estados Unidos sobre lesiones pulmonares y muertes, presuntamente relacionadas al uso del instrumento. De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención deEnfermedades (CDC, en inglés), se han registrado al menos 805 casos de lesiones pulmonares en 46 estados y 1 territorio, así como 12 muertes confirmadas en 10 estados.

“Vamos a estudiar la prohibición de la venta de productos de vapeo a menores de 21 años, no descartamos que luego que investiguemos este asunto, consideremos la posibilidad de prohibirlo por completo”, sostuvo Marcos Rigau, presidente de la Legislatura Municipal de la capital. “Lo que queremos es proteger, no solo a los menores de edad, también a los mayores de edad”.

De acuerdo con los CDC, alrededor del 69% de los pacientes son hombres y casi dos tercios (62%) de los pacientes tienen entre 18 y 34 años, de los cuales un 22% tiene entre 18 y 21. Además, el 16% de los pacientes son menores de 18 años.

“Todos los pacientes informados tienen antecedentes de uso de productos de cigarrillos electrónicos o vapeo”, sostuvo la entidad federal en una comunicación el viernes, donde también destacó que un 77% de los pacientes informó que utiliza productos de vapor que contienen THC el compuesto psicoactivo de la marihuana, mientras un 57% informó usar productos con nicotina. Los cigarrillos electrónicos funcionan calentando un líquido para producir un aerosol que los usuarios inhalan en sus pulmones.

En los casos que evalúan los CDC, los pacientes han reportado síntomas como tos, dificultad para respirar o dolor en el pecho, náuseas, vómitos o diarrea, fatiga y fiebre o dolor abdominal. Según los Centros, una infección pulmonar no parece estar causando los síntomas.

La medida también requiere a los directores de las salas de emergencia de los hospitales en San Juan recopilar de forma estadística los casos de lesiones pulmonares de pacientes que utilizan cigarrillos electrónicos o vaporizadores, y suministrar la data estadística a la Legislatura Municipal.

“Estamos solicitando a todos los directores médicos de las salas de emergencias a que tengan que reportarnos aquellos casos sospechosos del síndrome de distrés respiratorio agudo, especialmente asociado a uso de vaporizadores electrónicos”, explicó el doctor Rolance Chavier, presidente de la Comisión de Salud del Municipio de San Juan.

Asimismo, ser aprobada la medida, impondría una multa de $5,000 a los establecimientos que vendan el instrumento a los menores de 21 años, y un impuesto especial de $5,000 al añoque sería destinado a campañas educativas.

La medida no aplicaría a los dispensarios de cannabis medicinal, explicaron Rigau y Chavier, debido a que en dichos establecimientos el producto que se utiliza para la vaporización es recomendado por médicos certificados y el proceso está regulado por la Ley de Cannabis Medicinal (Ley 42-2017).

“No he visto en ningún sitio que (alguno de los casos) se haya asociado a nada prescrito en los centros de cannabis medicinal en los Estados Unidos y tampoco en Puerto Rico”, destacó Chavier.

Hasta el momento, los CDC desconocen cuál o cuáles son los químicos específicos que causan las lesiones pulmonares asociadas con el uso de productos de cigarrillos electrónicos, o vapeo.

“Se necesita más información para saber si uno o más cigarrillos electrónicos o productos, sustancias o marcas de vapeo son responsables del brote”, indicaron los CDC. La principal recomendación –mientras se desarrolla la investigación– es no adquirir los productos de vapor en la calle y no modificar o agregar ninguna sustancia a estos productos.

“Se sabe que los vaporizadores utilizan unas soluciones, algunos tienen unas soluciones con sabores diferentes, esos sabores tienen unos químicos, esos químicos todavía no han sido aprobados ni estudiados a fondo por la FDA y eso se está vendiendo por ahí, por la libre”, explicó Chavier en declaraciones a El Nuevo Día.

Entre los químicos bajo investigación está el diacetilo y los aceites a base de vitamina E, cuya presencia se ha encontrado en los productos a base de vapor en el mercado negro. Chavier explicó que en las mezclas de los químicos “en la calle” ese tipo de aceite se utiliza para diluir los productos de vapor.

Una segunda medida también aumentaría a 21 años la edad mínima requerida para la venta de productos que contengan tabaco. Rigau indicó que durante las próximas semanas habrá vistas públicas para atender las medidas y espera que antes de que finalice el mes de octubre se hayan llevado a votación.

Sobre los cigarrillos electrónicos, el presidente Donald Trump anunció hace dos semanas que busca prohibir la comercialización de este tipo de productos con sabores en el país, en respuesta a los casos que se han relacionado a lesiones pulmonares y muertes y que la Administración de Alimentos y Medicamentos en Estados Unidos (FDA, en inglés), trabaja en la prohibición.  


💬Ver 0 comentarios