En Puerto Rico, cerca de 27,000 familias viven de trabajos ligados a esta tradición. (semisquare-x3)
En Puerto Rico, cerca de 27,000 familias viven de trabajos ligados a esta tradición. (GFR Media)

La Legislatura Municipal de San Juan (LMSJ) aprobó hoy en sesión extraordinaria un proyecto de administración que rechaza la decisión del Congreso de los Estados Unidos de prohibir las peleas de gallos en Puerto Rico.

"Independientemente de que podamos estar a favor o en contra de las peleas de gallos, el asunto medular aquí es la imposición por parte del Congreso de los Estados Unidos a los puertorriqueños de nuestro ordenamiento social", señaló en un comunicado Marco Antonio Rigau, presidente de la LMSJ.

"Este es un asunto que tenemos que resolver los puertorriqueños. Repudiamos que el Congreso, una vez más, le imponga a Puerto Rico cómo debe administrar su sociedad y su vida. Esto es un rechazo a la condición colonial existente en Puerto Rico, por los legisladores de los tres partidos políticos que integran la Legislatura Municipal de San Juan", subrayó.

La ordenanza también establece que dentro de los límites territoriales del Municipio de San Juan, la Policía Municipal no colaborará con ninguna agencia estatal o federal que se dedique a investigar y enjuiciar la violación de las peleas de gallos.

El sector de las peleas de gallos en Puerto Rico se pronunció esta semana sobre el asunto para advertir que el final de esa actividad que impondrá la normativa aprobada en el Congreso federal tendrá graves consecuencias para la economía de la isla, donde cerca de 27,000 familias viven de trabajos ligados a esa tradición.

La iniciativa responde a la aprobación por el Congreso estadounidense de la Ley Agrícola federal, mejor conocida como "Farm Bill", que establece el fin de las peleas de gallos en Puerto Rico a partir de 2020.


💬Ver 0 comentarios