Por sus aportaciones, el fenecido exmandatario recibió grados honoríficos de varias de las universidades del país. (GFR Media) (semisquare-x3)
Por sus aportaciones, el fenecido exmandatario recibió grados honoríficos de varias de las universidades del país. (GFR Media)

Más allá de sus aportaciones al país como gobernador y líder político, Rafael Hernández Colón sirvió al país desde las salas de clases, pues en varias instancias de su vida fue profesor universitario, investigador y escritor de varios textos que aún leen los universitarios del país.

Por más de diez años, fue miembro de la Junta de Síndicos de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico y fue instrumental para dar paso a varios de los proyectos más importantes que ha desarrollado la institución en los pasados años, destacó el presidente de la Católica, Jorge Iván Vélez Arocho.

“En nuestra institución se le reconocía por ser un gran académico, riguroso en su investigación, riguroso en sus publicaciones. Era muy respetado como un estudioso del Derecho”, señaló Vélez Arocho en entrevista con este diario.

Hernández Colón fue profesor en la Escuela de Derecho de la Católica de 1961 al 1965 y del 2004 al 2009. Asimismo, en el 2005 fue nombrado miembro de la Junta de Síndicos de la institución, puesto que aún ocupaba.

“Hasta el momento de su enfermedad, fue un miembro de la junta muy distinguido, muy querido y con una gran visión”, sostuvo.

Vélez Arocho señaló que, como miembro del comité de planificación de la Junta de Síndicos, Hernández Colón fue instrumental para lograr impulsar grandes proyectos de infraestructura en la institución, como el Centro de Entrenamiento e Investigación en Biotecnología y Biotecnología Agrícola, la biblioteca de la Escuela de Derecho y la Escuela de Arquitectura.

Asimismo, Vélez Arocho apuntó que fue el primer miembro de la Junta de Síndicos con quien compartió un proyecto que se desarrolla actualmente para reparar y fortalecer los edificios de varias facultades y las entradas del recinto en Ponce.

“Un elemento que se destacaba en el gobernador Hernández Colón era cuánto enfatizaba la identidad y la misión de la Universidad Católica. Él, personalmente, era un católico muy comprometido con su fe, que hizo de su vocación de servidor público y de su vocación como profesor las plataformas para poder vivir su cristianismo de una manera real en la vida, en su vida ordinaria”, manifestó Vélez Arocho.

Por sus aportaciones, el fenecido exmandatario recibió grados honoríficos de varias de las universidades del país.

La Pontificia Universidad Católica le confirióun doctorado honoris causa en mayo de 1974. Asimismo, en junio de 2012, la Universidad Central de Bayamón le confirió un doctorado honoris causa en Humanidades por sus aportaciones al gobierno, y al desarrollo económico y social de Puerto Rico, recordó la institución en un comunicado de prensa.

En 1995, la Universidad Interamericana le confirió un grado honorífico de Doctor en Letras, indicó el presidente de la Inter, Manuel Fernós.

Fernós calificó al exgobernador como un gran educador, escritor e investigador, y recordó que este fue autor de libros que se utilizan en las escuelas de Derecho del país.

“Su legado de entrega, compromiso y devoción al servicio público y a la enseñanza universitaria, tendrá un sitial imborrable en la historia de Puerto Rico. Rogamos al Todopoderoso que provea consuelo, paz y fortaleza a su familia para sobrellevar su dolor”, expresó el presidente de la Inter en declaraciones escritas.


💬Ver 0 comentarios