Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El barrio Saltos llevaba100 días sin electricidad cuando el alcalde decidió tomar acción y reclutar a varios peritos electricistas y empleados retirados de la AEE para que arreglaran el problema

San Sebastián - Al igual que la mayoría de los puertorriqueños, las personas que llaman a San Sebastián del Pepino su hogar también aguardan, pacientemente, por las brigadas de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) para que restauren el sistema eléctrico que el huracán María se encargó de destruir el pasado 20 de septiembre.

A 100 días, o tres meses y nueve días, desde el paso del ciclón categoría 4, los residentes de sobre 70 casas en el barrio Saltos, Sector Villa Morales, aguardan en la tarde del jueves en sus patios y balcones, o salen a la calle, a la expectativa de que el servicio se restaurará momentáneamente. 

Pero sus expectativas y emociones no son infundadas, pues en su barrio se encuentra una brigada del Pepino Power Authority (PPA), el nombre coloquial con el cual se bautizó una iniciativa del alcalde Javier Jiménez Pérez que reúne a los peritos electricistas del municipio junto con empleados retirados de la AEE y voluntarios que, hasta el momento, han restaurado el servicio eléctrico a más de 2,000 residencias en múltiples sectores y barrios de San Sebastián.

“El barrio estuvo como está el resto de Puerto Rico, destrozado. Sin luz, lógicamente, y no tuvimos agua por un periodo de tiempo, pero gracias al alcalde lo primero que se restauró fue el agua mediante generadores que le dieron energía a las bombas de Acueductos (Autoridad de Acueductos y Alcantarillados). Ahora, según los rumores que había escuchado, la energía eléctrica no llegaría aquí sino hasta abril del año que viene, pero ya hoy (jueves), si todo sale bien, vamos a tener energía nuevamente gracias a la PPA y al alcalde”, resaltó Carlos Santiago, líder comunitario del barrio Saltos.

Fueron muchos los vecinos que relataron que las brigadas de la AEE “ni se han asomado” por el barrio Saltos, o como Santiago lo esbozó, “¡muchacho, esa gente yo no sé ni quienes son… yo creo que ni existen!”.

“Por aquí no han aparecido. El alcalde está haciendo lo más que puede y entendemos que hay contratiempos y ciertos individuos que se dedican a llevar la contraria. Se nos han presentado muchos obstáculos, pero el alcalde lo que quiere es que todo el mundo tenga luz, pero entiendo que San Sebastián va a ser el primer municipio que tendrá el servicio restablecido al 100 por ciento”, añadió Santiago.

La brigada de la PPA entró, el jueves, en su cuarto día de labores de reparación en el barrio ubicado en empinadas colinas. Precisamente, el personal de la PPA reparó una línea que cruzaba por un monte… en fin, terreno que es una pesadilla hasta para el personal más experimentado.

Pero los pepinianos tienen de su lado a trabajadores que son, en su mayoría, naturales de San Sebastián y que han trabajado de 6:00 a.m. hasta las 5:00 de la mañana del día siguiente para asegurarse que sus correligionarios tengan servicio eléctrico.

Ayudando al prójimo

Tal es el caso de Marciano Rivera, perito electricista del municipio que tuvo a su cargo las reparaciones en el barrio Saltos. Natural del Pepino, Rivera no lo pensó dos veces para unirse a la causa una vez Jiménez Pérez decidió tomar cartas en la reparación del tendido eléctrico en San Sebastián.

“Nosotros estamos aquí ayudando al prójimo, resolviéndoles una necesidad, pues para las personas la electricidad es una necesidad. Hay personas que necesitan electricidad para sobrevivir y nos sentimos orgullosos de que estamos sirviendo a nuestro pueblo”, sostuvo Rivera con evidente orgullo en su voz.

Junto a Rivera laboran otros peritos electricistas del municipio, junto con personal retirado de la AEE como Gilberto Soto Pitre, quien laboró con la corporación pública por 30 años y quien llevaba 12 años de retirado cuando optó por ayudar al pueblo que llama su hogar.

“Las labores comienzan desde las 8:00 a.m., y no nos vamos hasta que terminamos lo que vinimos a hacer. Tomamos todas las debidas precauciones y solo trabajamos en ramales; no estamos en troncales. Lo que queremos es darles servicio a aquellas personas que no lo tienen. Hoy (jueves) subimos unas líneas primarias y secundarias para energizar el barrio Saltos. Las líneas pasan por el medio del monte y hemos tenido que desganchar algunos árboles para poder subir las líneas. Pero no nos vamos de aquí hasta terminar”, reiteró Soto Pitre.

Aportación de la comunidad

Los miembros de la PPA no enfrentan solos la titánica labor de levantar el sistema eléctrico en San Sebastián, pues en cada sector que visitan reciben la ayuda de los mismos residentes y vecinos que “han metido mano” para recuperar el servicio lo antes posible.

Endi.com estuvo presente en las labores de la PPA del jueves en el barrio Saltos, y al llegar la calle estaba repleta de residentes facilitando la labor de los celadores y demás personal; desde ayudando a mover materiales hasta proveyéndole a los voluntarios comida y agua. La ayuda comunitaria ha sido vital, resaltó Soto Pitre.

“La AEE tiene mucho trabajo y, al parecer, no tienen mucho personal. Así que estamos sirviendo de apoyo para que ellos puedan aligerar el proceso. Las comunidades están muy contentas, nos han dado la mano, nos ayudan, nos reciben y hasta nos dan desayuno y almuerzo”, dijo Soto Pitre, quien labora como voluntario y no cobra por sus servicios.

Celebración con sabor a fin de año

Delma Padilla, oficial de prensa de Jiménez Pérez, advirtió que, en otros sectores los vecinos celebraron la restauración de la energía con fuegos artificiales, y los residentes del barrio Saltos no decepcionaron.

El reloj marcaba las 2:20 p.m. cuando una segunda brigada que se divisaba en lo alto de un monte aledaño completó la reparación de la línea y dio el visto bueno para energizar los transformadores. Soto Pitre tuvo a su cargo desplegar el largo gancho de fiberglass para realizar la conexión del breaker con tres transformadores.

Y con cada transformador activado los vecinos estallaron en aplausos y vítores al ver los transformadores, que quedaron paralizados desde el 20 de septiembre, recobrar la vida y dar paso a la electricidad que encendió sus luces, abanicos, lavadoras, secadoras, neveras, estufas, televisores y unidades de aire acondicionado.

Jiménez Pérez estuvo presente al momento de realizar las tres conexiones finales y se mostró satisfecho de ayudar a sus compueblanos.

“Por eso es que hacemos esto. Son personas que llevan 100 días sin electricidad, pasándolo duro. Ahora tienen el servicio restablecido y por lo menos se les da un poco de alegría y se les mitiga la angustia. Ese es el propósito de la PPA; no lo hacemos por lucro o para darle mantenimiento a las líneas, nuestro propósito principal es, en esta emergencia, poder mitigar el dolor de nuestra gente de San Sebastián porque la AEE, definitivamente, no es lo suficientemente ágil para poder atender todo esto”, puntualizó Jiménez Pérez, quien añadió que, para finales de esta semana, espera tener energizado entre el 80 al 85 por ciento del municipio.

Varias explosiones durante la conversación con Jiménez Pérez dieron vida a las palabras de Padilla, pues en pleno atardecer los vecinos adelantaron la celebración de fin de año detonando múltiples fuegos artificiales. Y como dijo Nydia Martínez y su esposo, Ángel Torres, dueños de la residencia de esquina en la entrada del barrio, es momento de celebrar.

“¡Estamos inmensamente felices, pues ya estaba al punto de un colapso!”, dijo Martínez mientras, de trasfondo, se escuchaba la máquina de lavar ropa que quedó en desuso desde el 20 de septiembre.

“¡Hace tiempo que no la prendía! Cumplimos los 100 días sin luz y no tengo palabras para agradecerle a Javier (Jiménez Pérez) y a PPA, pues han bregado al 100 por ciento”, añadió Martínez.

Por su parte, Torres sostuvo que “es algo maravilloso ver que nuestro Padre Celestial, en nuestro momento de necesidad, los que tienen el mando de ayudarnos no nos ayudan y el pueblo como tal se presta para ayudarnos mediante el alcalde. Ellos dieron el máximo, porque con esta labor que terminaron hoy (jueves) se tomaron casi cuatro días, trabajando desde la mañana hasta por la noche. Eso hay que agradecerlo”.


💬Ver 0 comentarios