La gobernadora Wanda Vázquez. (GFR Media)

Washington - La gobernadora Wanda Vázquez Garced ha pedido al liderato del Congreso añadir a la resolución que dé continuidad al presupuesto federal vigente, que se quiere aprobar antes de que termine el mes, el mismo nivel de fondos de Medicaid que ha recibido la Isla desde principios de 2018, en espera de un acuerdo final sobre el futuro de ese financiamiento.

Vázquez Garced envió una carta el sábado a los líderes del Congreso en la que se suma al pedido que hiciera un día antes la comisionada residente en Washington, Jenniffer González.

La intención de las autoridades de la isla es que el gobierno federal siga aportando temporalmente el 100% de los costos de los servicios de Medicaid en Puerto Rico, lo que representaría unos $230 millones mensuales, hasta que se logre un acuerdo final sobre el presupuesto 2020 y las asignaciones del programa federal de salud destinado principalmente para los pobres.

“Quiero reiterarle la urgencia de que nuestro gobierno continúa teniendo para obtener la muy necesaria financiación federal de Medicaid… sin estabilidad financiera federal, Puerto Rico no puede seguir operando su programa Medicaid”, indicó Vázquez Garced  en su carta a la speaker Nancy Pelosi, el líder de la mayoría del Senado, el republicano Mitch McConnell, el portavoz de la minoría demócrata en el Senado, Charles Schumer, y portavoz de la minoría republicana en la Cámara baja federal, Kevin McCarthy.

La carta fue divulgada en el programa Sobre la Mesa de Radio Isla.

El jueves, la gobernadora Wanda Vázquez y los primeros ejecutivos de los demás territorios también escribieron al liderato del Congreso, en un esfuerzo conjunto, para reclamar un "trato equitativo" bajo el programa Medicaid.

El Congreso negocia una resolución presupuestaria que mantenga prácticamente el mismo nivel de fondos actual, probablemente hasta el 21 de noviembre, en espera de un acuerdo final sobre los gastos del año fiscal federal 2020. Pero, el líder de la mayoría cameral, el demócrata Steny Hoyer (Maryland), ha advertido que preliminarmente se ha determinado no agregar asuntos independientes a la resolución de presupuesto.

En la Cámara baja está pendiente una legislación bipartidista que asignaría a Puerto Rico $12,000 millones en fondos de Medicaid para los próximos cuatro años fiscales federales, sujeto a nuevas restricciones y auditorías sobre el programa de salud del gobierno de la isla.

Pero, la medida está detenida en espera de las negociaciones conel Senado, donde se quiere imponer más controles y reducir la aportación federal. Bajo el proyecto cameral, el gobierno federal elevaría por dos años, de 55% a 83%, la aportación federal por servicio de Medicaid – FMAP, en inglés.  Luego, la aportación federal quedaría en 76%.

Según fuentes, los planes son incluir la asignación de Medicaid para la Isla en un ómnibus presupuestario que pueda aprobarse a finales de noviembre o en diciembre.

A partir del 1 de octubre, el gobierno de Puerto Rico agota o dejará de tener acceso a la asignación de emergencia de $4,800 millones aprobada a principios de 2018 – tras la catástrofe causada por el huracán María-, que permite financiar al 100% el costo de los servicios de Medicaid en Puerto Rico. Mensualmente, el gobierno de Puerto Rico ha reclamado cerca de $230 millones mensuales de esa asignación, desde enero de 2018.

A partir de octubre, Puerto Rico tendría entonces que agotar los $586 que aun tiene como reserva de las asignaciones de la ley Obamacare y para enero de 2020 dependería prácticamente solo de la asignación anual permanente del programa de Medicaid, que ronda los $380 millones.

Sin por lo menos nivelar las asignaciones federales a la financiación que tuvo la Isla bajo la ley Obamacare, la Admnistración de Seguros de Salud (ASES) ha advertido que casi la mitad de los 1.25 millones de personas adscritas al plan Vital del gobierno de Puerto Rico quedarán sin servicios médicos.


💬Ver 0 comentarios