Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Nicolás Maduro, presidente de Venezuela. (EFE)

El gobierno de Venezuela ha declarado persona non grata al embajador español en Caracas, Jesús Silva Fernánez, por las “continuas agresiones y recurrentes actos de injerencia en los asuntos internos” del país sudamericano, según un comunicado del Ministerio de Exteriores venezolano.

Caracas ya había llamado este miércoles a consulta a su embajador en Madrid como represalia por el último paquete de sanciones adoptado por la UE.

Aunque en casos como éste la persona declarada "non grata" debe abandonar el país, el comunicado emitido hoy por Caracas no ordena expresamente la expulsión del embajador Silva ni fija plazos en este sentido.

Caracas expresó "su categórico rechazo" a unas declaraciones que Rajoy hizo ayer en las que calificó como "muy merecidas" las sanciones aprobadas esta semana por la Unión Europea (UE) contra siete altos funcionarios venezolanos.

Rajoy consideró "sensato y razonable" que España lidere la acción política de la UE ante la situación en Venezuela, porque, dijo, "es su obligación y alguien tiene que ayudar" a los venezolanos ante "las brutales decisiones y la forma de entender la democracia del señor Maduro.

El gobierno venezolano criticó estas "medidas restrictivas", y dijo que son contrarias "a los más elementales principios del Derecho Internacional".

Asimismo, acusó a Rajoy de haberse comprometido ante Estados Unidos a liderar los "ataques a la soberanía e independencia del Pueblo venezolano con sus socios europeos, a cambio de inconfesables beneficios políticos y económicos para provecho particular de una parte de la cúpula que gobierna España".

El comunicado del canciller señala también a España como "uno de los países más desiguales de Europa" y celebra que los venezolanos "afortunadamente no tienen que sufrir las secuelas" de las políticas de Estado aplicadas por Rajoy.

"El gobierno bolivariano recuerda al gobierno español que el carácter soberano e independiente de nuestra República Bolivariana, fue conquistado a través de un complejo proceso de liberación que culminó con la expulsión definitiva de las fuerzas invasoras imperiales hace casi doscientos años", agrega la nota oficial.

Arreaza entregó también ayer miércoles una "contundente" nota de protesta a diplomáticos de la Unión Europea (UE) acreditados en el país, y prometió "respuestas" en "distintas dimensiones", luego de las sanciones del bloque.

Venezuela y España han mantenido relaciones tensas desde que la autodenominada Revolución bolivariana tomó el poder en 1999, sobre todo, durante las gestiones de los presidentes de gobierno José María Aznar y Mariano Rajoy, ambos del Partido Popular. 

Cíclicamente se generan incidentes que dan pie a un intercambio de acusaciones y, en ocasiones, al llamado de sus respectivos embajadores. El presidente Rajoy ha abanderado la posición europea de rechazo a la Asamblea Constituyente oficialista que se instala este viernes en Caracas.


💬Ver 0 comentarios