Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Cidre, a quien sus allegados llaman Manolo, quiere ser gobernador de Puerto Rico ahora que pasó su empresa de pan y dulces de panadería a un grupo de inversionistas estadounidense. (horizontal-x3)
Cidre, a quien sus allegados llaman Manolo, quiere ser gobernador de Puerto Rico ahora que pasó su empresa de pan y dulces de panadería a un grupo de inversionistas estadounidense. (Teresa Canino)

Manuel Cidre llegó de Cuba a muy corta edad, dejando atrás una familia que describió como “estable”. Se radicó en Arecibo, donde cumplió los 14 años sin saber lo que era estrenar un par de zapatos.

“A muy corta edad aprendí lo que es perder, lo que es  no tener y lo que es aspirar”. Así resumió su infancia el fundador de la panadería Los Cidrines y miembro de una veintena de organizaciones comunitarias, entre ellas la Alianza para el Desarrollo de Puerto Rico. 

Cidre, a quien sus allegados llaman Manolo, quiere ser gobernador de Puerto Rico ahora que pasó su empresa de pan y dulces de panadería a un grupo de inversionistas estadounidenses con los que su hermana y uno de sus cuatro hijos mantienen lazos comerciales. 

Ahora que, como reconoció, podría quedarse en su casa fuera del ojo público, decidió incursionar en el llamado deporte nacional: la política.  Lo hizo, según explicó, preocupado por el rumbo que lleva el País.   

“No soy el hombre que me gusta ver pasar la carroza fúnebre sin antes haber ido al hospital a darles consuelo a los familiares, si es posible, donar mi sangre para que el paciente no se muera”, dijo sobre Puerto Rico. 

“Si el paciente finalmente muere, antes de persignarme al ver la carroza fúnebre, por lo menos debo ir al velorio y darle el pésame a la familia”, abundó durante una entrevista con El Nuevo Día en la que habló sobre su deseo de gobernar el país y para lo que emprendió un movimiento en el que es el único candidato y que bautizó como Manuel Cidre 2016. 

¿Por qué quiere ser gobernador?  

A mí no me seduce la gobernación, ni me seduce La Fortaleza, ni el poder, ni la prensa. A mí sí me seduce grandemente no irme de aquí, me seduce no volver a ser extranjero, me seduce quedarme con mis hijos. Creo que represento al puertorriqueño indignado, que somos muchos, al que se indigna no necesariamente porque debamos $73,000 millones. Eso es abochornante porque ese dinero no está ni en puentes ni en carretas lujosas, está en ineficiencia, en falta de productividad, en decisiones sin pensarse, y creo que eso, ese deseo de salir, de devolver autoestima y devolver orgullo, sin duda alguna es un factor determinante a la hora de tomar esta decisión… Mi gesta es más allá de vivir en La Fortaleza, que no la voy a vivir; más allá de tener una escolta, que no voy a tener; más  allá de tener un carro del gobierno que no lo voy a tener; más allá de ganar un salario del gobierno, que no lo voy a coger; mi gesta es más allá que todo eso.

¿Qué busca? 

Ser un agente de cambio. Un agente de cambio que rompa la partidocracia, que rompa la inercia y que empecemos a traer a la mesa temas que sean relevantes, pensando en las próximas generaciones. En primer lugar busco hacer un mejor país, que sea capital de conocimiento, que sea un país educado, que sea un país seguro, que sea un país saludable, que respetemos a nuestros viejos, que cuidemos a nuestros niños, que reconozcamos nuestra diversidad cultural, que busquemos la calidad de vida.

¿Por qué ahora? 

Todo tiene su momento en la vida. Creo que, sin entrar en ninguna pretensión religiosa, puedo decir que el Señor tiene conmigo un plan. Cuál es, no sé. A lo mejor es este, tal vez es otro. Pero cómo explicas que en un modelo de sucesión (con el traspaso de la empresa) que estaba en pleno proceso de análisis, cómo explico el que  de la noche a la mañana haya vendido una compañía americana, haya aceptado mis cinco condiciones, que no son fáciles, y a los cinco meses (el traspaso) estaba cerrado. Yo creo que los  famosos pasos que tú pides, las señales que tú pides, si el Señor te las da, cógelas. 

¿Usted cree que es una señal? 

Creo que sí. Creo que el Señor  tiene un plan. Lo que te voy a asegurar con todas mis fuerzas es que yo no me voy a negar a ser parte de ese plan. Mi responsabilidad como ser humano es insertarme en un campo difícil, complicado y que no conozco. Yo no tengo detrás  un partido, ni una maquinaria, ni millones de dólares. No sé trabajar en el ambiente político partidista. No voy a promover ese ambiente. Voy a tratar de romper los esquemas. Mientras no sea amenaza para otro candidato, no va a haber problemas. Cuando yo pueda ser una amenaza de votos para alguien, sabemos lo que pasa en la política. Yo no soy un ser humano perfecto. Yo estoy poniendo muchas cosas sobre la mesa.

¿Qué pone sobre la mesa? 

Primero pongo a una familia. Nosotros somos una hermosa familia, pero muy privada. Somos quince. Y nos juntamos, disfrutamos, pero bien cerrado. Somos bien celosos el uno con el otro. Nos defendemos con garras y con dientes y estoy poniendo esa familia en una mesa, en la palestra pública, para que todo el mundo sepa quién es.           

Usted indicó que con su nombre podría entrar a cualquier colectividad. ¿Por qué no escogió uno de los partidos existentes? 

Porque sería cómplice de lo que critico. Si lo que yo ambicionara fuera poder o reconocimiento, con el tiempo que estoy en la radio, con lo que he aparecido en prensa, a mí me hubiese sido fácil vender mi nombre, bien fácil. Sin embargo, creo que Puerto Rico necesita hamaquear un palo duro y eso tiene que venir dentro de una estructura diferente. Hay personas que pueden sentir el deseo de transformar el País dentro del mismo partido, yo respeto eso, pero ellos saben que es imposible por las lealtades. Yo puedo trabajar con senadores populares, penepés; de hecho, en mi movimiento, usted puede seguir siendo popular o penepé sin ningún problema. 

¿Qué ha visto en los partidos tradicionales que no lo convencen?

Mucha falta de verdad, mucha falta de lealtad, mucha improvisación, poca ejecución. No lo hay porque a la hora de tomar decisiones primero complacen al alcalde de su partido; complacen al partido; complacen al donante político, y si eso los llevaría a la reelección. Si beneficia o no al pueblo, lo dejan para después. Yo voy a ejecutar con voluntad.

Si hasta ahora el pueblo no ha respaldado a los partidos emergentes, ¿por qué piensa que lo respaldará a usted?

Manuel Cidre 2016 es un líder que Puerto Rico va a reconocer. El liderato de Manuel Cidre no hay que  explicarlo mucho. Creo que la gente ve en mí a una persona transparente, a una persona decidida, a una persona responsable, capacitada. Creo que la gente ve en mí una buena intención. 

Muchas personas o grupos, como el Partido del Pueblo Trabajador, están tratando de hacer propuestas de gobierno diferentes. ¿Ve posibilidad de una alianza con ellos? 

Las alianzas son posiblemente el vehículo correcto, pero deben estar alineadas a qué cosas tú quieres que yo incluya en mi plataforma para yo comprometerme a estar contigo. Las alianzas tienen que ser acuerdos serios, responsables, donde los que están haciendo alianzas pongan los derechos y prioridades del País en la mesa y las individuales detrás. Las alianzas tienen que estar enfocadas en el beneficio del País. Con eso dicho, yo hago alianza con cualquiera, pero yo no voy a hacer alianzas por el simple hecho de que en el día de mañana pueda yo ser beneficiado en una elección a cambio de unos favores que no representan necesariamente el interés de 100% del País. 

Algunos dicen que es cuesta arriba la campaña para una candidatura independiente. ¿Qué le parece? 

Bien cuesta arriba. Esto es total contranatura, pero lo hago convencido de que el futuro de Puerto Rico no  es la partidocracia. No  sé si sea en estas elecciones, pero este movimiento les va a enviar un mensaje claro a los partidos políticos de Puerto Rico de que  o se ponen  con su número y ponen la lealtad en el País primero o desaparecen en el 2020.  

¿Está convencido de que va a ganar las  elecciones?

De lo que estoy convencido es que voy a cambiar el País. Totalmente convencido. Ganando o sin ganar, voy a cambiar el País, solo con mi candidatura y el ejército de indignación que hay en el País. Este país está indignado y lo reflejan sacando un boleto de avión y yéndose de aquí. ¿Qué seremos dentro de cinco años? Un país de viejos y de pobres, con los negocios en manos de extranjeros.   

¿Quiénes votarán por Cidre? 

Todo aquel que esté indignado y que esté consciente que el modelo que nos trajo hasta aquí no tiene espacio. Sea popular, penepé, independentista, lo que quiera ser. 

¿Qué estructura política va a usar para movilizar el pueblo a votar? 

Creo que (Luis) Muñoz (Marín) en una época en que no había Twitter y no había celular, sentó al jíbaro en el batey, le habló de frente y le dijo lo que hay que hacer. Yo voy a elevar el discurso, voy a pedir respeto y decoro con mi ejemplo. Los tiempos que vienen son tiempos bien difíciles, que la gente no se deje dormir con que esto lo va a arreglar una persona, ni que lo va a arreglar un partido, lo que viene es bien complicado. Tenemos que apoderarnos del País y no creer que esto lo va a resolver uno que venga con una bandera azul o verde, no será así.

¿Quiénes son sus funcionarios de colegio?

Hay que buscarlos, tengo que buscar 1,600. Mira qué tristeza, es para que vele tu voto. Así de lamentable es la situación.

¿Piensa que puede ganar unas elecciones sin esos funcionarios? 

Creo que sí. Yo soy un hombre que opera por certeza… Antes del día que anuncié mi candidatura, estaba sentado ahí (sofá de la casa) asustado, bien asustado. Después que le mostré al País mis intenciones, me siento con tanta paz. Tengo la certeza de que estoy haciendo lo correcto. 

¿Por qué usted no se considera un político tradicional?

A mí no me gusta lo tradicional… $73,000 millones en deuda, la calidad de vida en su punto más bajo, la salud en amenaza, la educación con $3,000 millones en presupuesto y con los niveles más bajos de aprovechamiento, una emigración sin control, unos viejos a punto de las ruinas. ¿Quién nos trajo aquí? Nos trajo el modelo que tenemos, el que ya tuvo su turno al bate y mira como estamos. Puerto Rico tiene que implosionarse y dar en las alternativas. La mesa está servida para eso… Nunca olvides que podemos soñar y las posibilidades están ahí.

¿Cómo hará para trabajar con una Legislatura que responda a un partido político distinto si el gobierno compartido no funcionó?

Lo que no funciona es un gobierno partidistamente compartido. Yo voy a ser un gobernador neutral. No voy a ser un gobernador ideológico. No voy a representar a ningún partido. Voy a administrar al País, a gobernar el País. Esos señores (legisladores), conmigo en Fortaleza, trabajarían mucho más cómodos que ahora. Creo que en Puerto Rico hay que abrir el espacio para poder sentarnos en una mesa grande y diferir, no por ser un político rojo o verde. 

¿Cree en la unicameralidad? 

Yo creo en una sola cámara… creo en el legislador ciudadano, a tiempo parcial, con tres convocatorias al año es suficiente. 

¿Es o no es ingobernable Puerto Rico? 

Nosotros nos comportamos y hacemos del país uno ingobernable. Sí lo es. Cuando un país tiene ley y no tiene orden es ingobernable. Cuando en un país unos pocos son capaces de tener la voluntad de muchos, es ingobernable. Cuando un país no tiene consecuencia de lo malo y de lo bueno, es ingobernable. Cuando un país no se enfoca en la educación, es ingobernable. Cuando en un país la salud no es un derecho, es ingobernable. Cuando en un país la seguridad es un segundo tema, es ingobernable. Cuando mides un país por el simple hecho de cuántos asesinan sin mirar los delitos, es ingobernable. Cuando tú ves un país en que se roban el cobre, venden el cobre y el paísoscuro, es ingobernable. Es ingobernable porque está fuera de control, está fuera de orden, porque está precisamente en las manos de los partidos políticos y los partidos políticos tienen dos agendas: cómo soy electo y cómo soy reelecto. Mi candidatura va a devolver al País un hombre de Estado, que ponga primero al pueblo, que ponga primero las próximas generaciones. 

¿Cómo trabajaría el problema del estatus?

Es un asunto que hay que atender. La presente relación es insostenible. En la forma en que está no funciona. Nosotros vamos a avalar la voluntad de pueblo siempre y cuando las consultas que se hagan sean avaladas por el Congreso de los Estados Unidos. No voy a hacer ejercicios fútiles que sin duda alguna produzcan cero consecuencia. No me voy a distraer, como gobernador de Puerto Rico, en atender personalmente el asunto del estatus, para eso es que están los partidos políticos. Como gobernador, lo voy a facilitar. 

Si hay que atenderlo, ¿no cree que hace falta presionar a los Estados Unidos para  una solución al problema? 

Como gobernador voy a ejercer toda la autoridad que me confiere la ley para que el Congreso de los Estados Unidos se comprometa a la voluntad del pueblo, pero quien tiene que crear la infraestructura y ponerse de acuerdo son los partidos políticos, los tres han sido incapaces de ir a Washington y sentarse en la misma mesa para resolver el asunto del País. 

¿Es usted  demócrata? 

Yo creo que sí. Nunca me he puesto a pensar en eso. Creo que soy un buen híbrido. ¿Tú crees que a ellos (políticos estadounidenses) les importa eso? Creo que hay que tener amigos en los dos. En Puerto Rico todo empieza y termina en Washington, nos guste o no. Aparte del tema de estatus, yo defenderé con garras y dientes la igualdad para el puertorriqueño. Creo que el puertorriqueño, nos guste o no, somos ciudadanos norteamericanos.

¿Es estadista? 

Yo no sé. Expresarse sobre eso contribuye a la estrategia de dividir para vencer. En este momento yo me declaro una persona a favor de convertir a Puerto Rico en un país próspero, en un país seguro para que sus ciudadanos, que son al final los que mandan, puedan aspirar a lo que verdaderamente quieren ser. Si Puerto Rico es un país rico, ordenado, con capital del conocimiento, seguro, saludable, estoy seguro que cualquiera de las fórmulas es posible. 

¿Qué opina sobre la propuesta de Ricardo Rosselló de empezar desde cero? 

Ricky está hablando de eliminar 70 agencias. Yo estoy hablando de optimizar 70 agencias. ¿Qué él va a hacer con el servicio? Creo que los servicios básicos al pueblo, como la luz, el agua, se deben tener en esta única unidad de utilidades públicas. Creo que las 80 oficinas de la CEE deben existir el año de las elecciones y tres después, para cuadrarlo todo, después deben ser oficinas de gobierno de servicios tecnológicos al ciudadano. Los 214,000 empleados del Estado Libre Asociado de Puerto Rico son una agenda de controlde votos. 

¿Qué va a hacer con esos empleados? ¿Los va a botar? 

Todos tienen espacio. ¿Por qué hay que botarlos? Esto no es un problema de botar, es un problema de eficiencia. 

¿Por qué el pueblo debe pensar que usted va a cumplir lo que está diciendo? 

Cuando yo termine de ser gobernador, en cuatro años, quiero devolver a mis nietos un país para que se queden y lo puedan disfrutar. Eso parece sencillo, pero no es fácil. Es una decisión bien difícil… vale la pena y estoy completamente convencido que valdrá la pena. 

¿Cuál es la receta para gobernar el País? 

Es la misma receta secreta de Los Cidrines. Es echar dentro de una olla todo el compromiso del mundo, toda la pasión. Todo el amor por el País, toda la capacidad del País. Mezclarlo. Sacar un plan y poner en práctica ese plan pensando en las próximas generaciones, no importa quién gobierne. Con la estabilidad, con la calidad de vida del pueblo no se juega y no pueden ser estrategias para cuatro años. La única forma en que se puede gobernar al País con esa receta es si su lealtad está en el País. Si su lealtad está en una agenda individual, es muy difícil.

¿Cuánto les puede costar a los puertorriqueños el producto de esa receta? 

Posiblemente mucho menos de lo que está costando ahora. (Le costará) menos vergüenza (y le dará) más autoestima, más amor por el país, más gente regresando, mas negocios prósperos, más negocios locales, más estabilidad, calidad de vida, seguridad, más salud, más educación. Yo le pregunto al País: ¿Están dispuestos a sufrir un poco por eso? Yo estoy seguro que sí. 

  


💬Ver 0 comentarios