Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
El matrimonio entre parejas del mismo sexo es legal en 37 estados y Washington, D.C. (Agencia EFE)

WASHINGTON.- El Gobierno de Puerto Rico contempla anunciar esta semana un cambio de postura y retirar su respaldo al  estatuto puertorriqueño que solo reconoce el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer.

La posición del Gobierno de Puerto Rico está bajo revisión de cara a la argumentación escrita que presentará, a más tardar, el viernes como parte del proceso de apelación del caso federal en el que cinco parejas gay solicitan al sistema judicial estadounidense que se validen los derechos matrimoniales que algunas de ellas alcanzaron en estados de Estados Unidos y que a otras se les permita casarse en la Isla.

Pero, la mera decisión de reevaluar la política pública del Ejecutivo de Puerto Rico apunta a la probabilidad de que la administración de  Alejandro García Padilla  se suba a ola que ha validado en 37 estados y Washington, D.C. el matrimonio entre parejas del mismo sexo.

“Cualquier decisión final prefiero no comentarla”, dijo el secretario de Justicia,  César Miranda, en una entrevista con  El Nuevo Día. Al ser preguntado si repiensan el apoyo al estatuto que solo reconoce el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer, Miranda respondió que “se puede decir eso”.

Las cinco parejas gay, encabezadas por  Ada Conde  e  Ivonne Álvarez,  solicitaron al Tribunal Federal en San Juan que declarara inconstitucional el  Artículo 68 del Código Civil de Puerto Rico que establece que “el matrimonio es una institución civil, originada por un contrato civil en el que un hombre y una mujer llegan a un acuerdo para convertirse en esposo y esposa... Cualquier matrimonio entre personas del mismo sexo o transexuales contraídos en otras jurisdicciones no será válido o no se le dará reconocimiento jurídico en Puerto Rico”.  En octubre, el juez federal  Juan Pérez Giménez  desestimó el caso, por entender que la prohibición no es inconstitucional y que le toca al Gobierno estatal definir el matrimonio. El caso ahora está ante el Primer Circuito de Boston, que revisa las apelaciones federales del tribunal de distrito de San Juan.

Ante la CIDH 

El secretario Miranda habló del proceso de discusión interna que se sigue en el Gobierno de Puerto Rico sobre el matrimonio entre parejas del mismo sexo, de cara a su presentación de hoy en la audiencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre la situación de los derechos humanos en la Isla, que incluirá denuncias sobre el trato a la comunidad LGBTT, niños, mujeres, inmigrantes, el caso del prisionero político  Oscar López Rivera y la insistencia federal en imponer la pena de muerte en territorio boricua.

La posición del Gobierno federal sobre el matrimonio gay, el tema de los inmigrantes, de López Rivera y la pena de muerte aluden al problema de la indefinición política de Puerto Rico, un tema específico que han eludido en el pasado tanto la CIDH como el organismo al que está adscrito, la Organización de Estados Americanos (OEA).

En manos del secretario Miranda -por solicitud del Gobierno de Estados Unidos, que es el miembro de la OEA- estará el turno de respuesta a la presentación de los grupos cívicos.

Lea la versión completa de esta historia en nuestra edición impresa


💬Ver 0 comentarios