(semisquare-x3)
El congresista Raúl Grijalva. (GFR Media)

Washignton - El congresista Raúl Grijalva promete desde ahora una nueva visión sobre Puerto Rico desde la dirección del Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes de Estados Unidos (EE.UU.).

Grijalva, demócrata por Arizona, asumirá la presidencia del Comité el 3 de enero con una agenda definida referente a Puerto Rico: impulsar la reconstrucción, suavizar los poderes de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) sobre el gobierno electo, y crear una especie de inspector general que fiscalice la renovación del sistema eléctrico con autoridad federal.

Como próximo jefe del comité cameral con jurisdicción primaria sobre los asuntos de la isla estará abierto a escuchar a todas las partes en torno al debate sobre el status político.

Pero, cree que lo urgente y posible a corto plazo es asistir a Puerto Rico en su reconstrucción después del huracán María.

Antes de convocar audiencias sobre el futuro de la ley Promesa y de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), Grijalva organizará temprano en 2019 un viaje de los miembros de su comité a Puerto Rico para escuchar sobre el terreno los reclamos de sus residentes.

Para ello, quiere coordinar reuniones más allá de los políticos y los funcionarios del gobierno. Buscará reuniones con representantes de la sociedad civil, desde grupos ambientalistas, hasta sectores asociados a la industria energética y proveedores de la salud.

Grijalva está convencido de que los poderes de la JSF –que controla las decisiones financieras del gobierno de Puerto Rico- deben revisarse para que “haya un mayor respeto” al gobierno electo de la isla. Eso requeriría una enmienda a la ley Promesa.

Aunque el Senado seguirá bajo el control de los republicanos y cualquier intento de enmienda a Promesa será cuesta arriba, Grijalva piensa que habrá ambiente para una nueva discusión sobre el funcionamiento de la Junta, que debe ser renovada el verano próximo.

A su juicio, está claro que la ley Promesa establece que el presidente Donald Trump tendrá que escoger seis de los siete miembros de la Junta de listados que le presentarán los líderes del Congreso.

Desde la minoría, Grijalva ha cuestionado las medidas de austeridad que impone la JSF, las que en ocasiones son propuestas por el propio gobierno de la isla.

Tras la catástrofe que causó en Puerto Rico el huracán María, Grijalva ha reclamado a la JSF que no se pague la deuda pública hasta que haya crecimiento económico.

“Es una nueva realidad”, manifestó.

En torno al acuerdo de reestructuración de COFINA, que ahora va ante la jueza Laura Taylor Swain, a cargo del Tribunal especial de Quiebras, Grijalva afirmó que es “un trato muy generoso” para los acreedores y “un mal precedente para lidiar con el resto de la deuda”.

“La prioridad tiene que ser la recuperación de Puerto Rico, no la austeridad. Puerto Rico no va a tener éxito a menos que las familias jóvenes se queden en la isla. Recortar los serviciosbásicos, cerrar escuelas, bajar salarios, destruir la Universidad de Puerto Rico (UPR) no va a ayudar al proceso de recuperación”, indicó Grijalva, en una entrevista con El Nuevo Día.

Pero, al mismo tiempo, el legislador demócrata, uno de los más liberales del Congreso, considera necesario crear una figura similar al inspector general que supervisa departamentos del gobierno federal, para fiscalizar el uso de los fondos federales para rehacer la red eléctrica y todo su rediseño.

Inspector general

“No se trata de un síndico, sería una persona que pueda proveer información independiente, que tenga poder de supervisión… Una persona fuera de la Junta, pero con autoridad federal, que le reporte al Congreso. La mejor forma de explicarlos es hacer referencia al inspector general de una agencia federal”, dijo Grijalva.

Por meses, el saliente presidente del Comité de Recursos Naturales, el republicano Rob Bishop (Utah), tuvo bajo análisis propuestas de sus colegas de la mayoría dirigidas a federalizar en alguna medida la privatización de la AEE o quitarle autoridad al gobernador sobre los nombramientos a la empresa pública y el Negociado de Energía.

Grijalva propone una alternativa menos dura.

El Congreso asignó, pero no ha desembolsado, $1,942 millones en fondos del programa de desarrollo comunitario para atender desastres (CDBG-DR) que estarían dirigidos a los esfuerzos para rehacer el sistema eléctrico. Pero, el gobierno de Puerto Rico ha estimado que se requieren hasta cerca de $27,000 millones para esos esfuerzos.

“Un coordinador independiente en la AEE le daría más confianza al pueblo puertorriqueño y también a las personas que van a invertir económicamente en la isla en el futuro. El uso del dinero es lo más importante. Quiero estar seguro de que (el coordinador o inspector general) sea parte de cualquier solución”, sostuvo Grijalva, quien reconoce que la idea no le va a agradar al gobernador Ricardo Rosselló.

Grijalva afirmó que el futuro de la AEE es fundamental para el desarrollo económico de Puerto Rico. El congresista es un promotor de la energía renovable e insistió en que el futuro de la AEE debe caminar hacia esa dirección.

También, advirtió que no promueve la privatización de empresas públicas y servicios esenciales. “Eso se tiene que clarificar también. No estoy a favor de la privatización por la idea de privatizar. Es esencial la protección de los trabajadores, de sus pensiones. La red eléctrica y el empleo de día a día debe seguir siendo pública”, agregó.

Aunque le gustaría enmendar Promesa para suavizar el poder de la JSF, Grijalva sostuvo que la creación del Inspector General o coordinador para la AEE puede ser un proyecto de ley independiente.

Una visita a Puerto Rico de los miembros del Comité de Recursos Naturales al inicio de 2019 permitiría sentar las bases y preparar una audiencia pública posterior en el Congreso. Su interés,también, es facilitar que los miembros del Comité se acerquen a gente que pueda ayudarles a tener un contexto histórico sobre la isla.

“Hay gente aquí (en el Congreso) que piensa que la historia de Puerto Rico comenzó (el día en que discuten un asunto). Es importante entender por qué estamos en esta situación y la relación del gobierno federal con Puerto Rico”, sostuvo.

Grijalva dijo estar consciente de las expresiones que se le atribuyen al presidente Trump en el sentido de que no quiere proveer más ayuda de emergencia a la isla.

“Personalmente, pienso que lo dijo. Desafortunadamente es una reacción típica de este presidente”, afirmó Grijalva.

El congresista expresó además que los demócratas deben buscar una solución permanente que permita financiar adecuadamente el sistema de salud de Puerto Rico a través del programa Medicaid.

El status no es prioridad

Grijalva señaló que, con la visita a Puerto Rico, los miembros del Comité de Recursos Naturales pueden obtener también una mejor idea sobre el status político de Puerto Rico.

El congresista demócrata advirtió poco después del plebiscito local del 11 de junio de 2017 –en el que en medio de un boicot de la oposición, la estadidad obtuvo el 97% de los votos– que la baja participación, solo un 23%, no permite echar hacia adelante un proyecto a favor de convertir a Puerto Rico en el estado 51 de EE.UU.

Su contraparte, Bishop, coauspició en junio pasado la más reciente legislación proestadidad de la comisionada Jenniffer González. Sin embargo, Bishop nunca convocó a una audiencia sobre el proyecto proestadidad, el cual ha engavetado y muere al terminar esta sesión del Congreso.

Hace unos días, Bishop recomendó que el próximo proceso de status –que sugiere sea un referéndum estadidad sí o no– se legisle en la isla, en consulta con el Departamento de Justicia de EE.UU., como propone una ley federal de 2014 que el gobierno de Puerto Rico terminó dejando a un lado en 2017.

Al preguntársele si esa es una opción, Grijalva afirmó que en este momento, lo urgente “es la recuperaciónla economía, Promesa y el desarrollo económico”. Pero dijo que reconoce que en la isla se debaten como alternativas la estadidad, la continuación del status territorial comúnmente llamado Estado Libre Asociado y la independencia o soberanía política.

“Si vamos a buscar la opinión de los puertorriqueños, todas las opciones deben estar presentes”, indicó el legislador federal. Una intervención inmediata del Congreso, sin embargo, no sería necesaria por ahora si el gobierno de Puerto Rico decide celebrar la próxima consulta a base de la ley federal de 2014 que permite consultar la papeleta electoral con el Departamento de Justicia de EE.UU.

Si en algún momento el Comité de Recursos Naturales decidiera echar hacia adelante el debate sobre el status político de Puerto Rico, Grijalva estableció que “lo que no podemos hacer de nuevo es (proponer una consulta) y no hacer nada. No podemos hacer lo mismo” del pasado.

Los boricuas en su comité

Grijalva dijo que aspira a tener tres boricuas demócratas en su comité. Cuenta con que Nydia Velázquez (Nueva York) volverá a pedir una dispensa a la líder demócrata cameral y probable ‘speaker’, Nancy Pelosi, para que pueda estar en tres comisiones e integrarse al Comité de Recursos Naturales, y con el regreso de Darren Soto (Florida).

Pero, además, le ha pedido a la congresista electa Alexandria Ocasio Cortez (Nueva York) -interesada en temas ambientales, el cambio climático y la situación política de Puerto Rico- que considere integrarse a su comisión. “Tres puertorriqueños en la mayoría del comité sería positivo”, afirmó Grijalva.

La comisionada González volvería además a estar en el Comité de Recursos Naturales, pero en minoría, como Bishop, quien será el portavoz republicano.

“Ellos (los republicanos) han hecho la agenda y decidido los temas”, puntualizó. A partir de enero, sostuvo, “la agenda la haremos nosotros”.


💬Ver 0 comentarios