Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Vázquez explicó que dejó en blanco la papeleta sobre el plebiscito por la estadidad. ( Gabriel Y. Soto / Especial GFR Media.)

Al filo de las 11 de la mañana, y con su característico sombrero puesto, el candidato a la gobernación por el partido Proyecto Dignidad, César Vázquez, acudió a la escuela Ramón Marín Solá de Guaynabo para emitir votos básicamente solo por los candidatos de la colectividad que lidera.

Y es que Vázquez no emitió votos en la papeleta de consulta plebiscitaria sobre la estadidad, votó integro bajo la insignia de Proyecto Dignidad en la papeleta legislativa y dejó en blanco la papeleta por la alcaldía de Guaynabo.

“Ya tengo el team para Fortaleza”, dijo el candidato, quien dijo que le dio un poco de vergüenza de que le pasaran antes para él para votar mientras afuera esperaban muchas personas en una kilométrica fila bajo un sol furioso.

De inmediato, Vázquez agregó que “Proyecto Dignidad no nació para ganar esta elección. Hay Proyecto Dignidad para largo. Independientemente de lo que ocurra en estas elecciones vamos a seguir trabajando para el pueblo de Puerto Rico”.

Vázquez explicó que dejó en blanco la papeleta sobre el plebiscito por la estadidad debido a que “Puerto Rico se merece un proceso que sea verdaderamente democrático con fórmulas que se le hayan explicado al pueblo con claridad y con el compromiso de que el Congreso va a respetar la decisión del pueblo. Ninguna de esas condiciones ha ocurrido. Sin embargo, si hay otra expresión contundente del pueblo, Proyecto Dignidad la va a respetar”.

Vázquez tampoco hizo marcas en la papeleta municipal de Guaynabo argumentando que “no voy a empoderar con mi voto a personas que van a usar el poder para ir contra cosas que yo entiendo que son importantes. Tristemente, los que nos han gobernado son los que nos han traído aquí a lo que estamos viviendo como sociedad. Y cada uno de esos representa a los que han quebrado a Puerto Rico. Unos con su actitud y sus decisiones, y otros con su silencio”.

En cuanto a las posibilidades de su colectividad de ganar escaños legislativos y de sacar números finales mejores a lo proyectado, se mostró confiado de que así sucederá.

“Y no solamente vamos a quedar inscritos, sino que vamos a llevar nuestros candidatos a Cámara y Senado y esperemos que otros candidatos entren. Cómo decía Rubén Blades… la vida te da sorpresas. Espérala, Puerto Rico”.

En cuanto al esfuerzo realizado por Proyecto Dignidad y la carrera para transmitirle al pueblo las ideas que proponen para el país, el médico dijo que queda sumamente satisfecho.

“En la vida los únicos que pelean cuando tienen la victoria asegurada son los cobardes. Los valientes se atreven, y algunas veces salen y otras no, pero uno tiene que aprender a vivir de esa manera”, sostuvo el candidato.

“Yo tengo la convicción de que la gente que nos escuche se va a dar cuenta de que realmente somos honestos. No es que lo decimos. Es que lo somos y la trayectoria de nuestra vida lo ha demostrado. Lo peor que puede hacer Puerto Rico es darle el poder a los que nos han quebrado, que siguen diciendo que sí, que son honestos y que quieren seguir gobernando para el Pueblo de Puerto Rico, pero la realidad es que han gobernado para sus partidos y de los que lo han llevado al poder”, expresó.