Áurea Vázquez Rijos, su hermana Marcia y José Ferrer Sosa fueron declarados culpables por la conspiración para el “asesinato por encargo” del millonario canadiense.

Jurado tiene veredicto en el juicio contra Áurea Vázquez Rijos

Desde el Tribunal federal, te informamos lo qué está pasando

Posted by El Nuevo Día on Wednesday, October 3, 2018

Áurea Vázquez Rijos, su hermana, Marcia, y José Ferrer Sosa fueron declarados esta tarde culpables por todos los cargos imputados por la conspiración para el “asesinato por encargo” del canadiense Adam Anhang

En la segunda jornada de deliberación, los siete hombres y cinco mujeres que integraron el jurado alcanzaron el veredicto unánime de culpabilidad.

El jurado había comenzado las deliberaciones en la tarde del martes, después que el juez federal Daniel Domínguez les leyera las instrucciones.

Aunque está por verse la vista de sentencia el próximo 29 de enero de 2019, ya se había informado que los delitos imputados conllevaban cadena perpetua.

Domínguez no concedió que estén libres bajo finanza hasta la sentencia, pero envió a Marcia a una institución psiquiátrica y denegó la petición de Ferrer Sosa.

Tras conocerse el resultado, el juez también levantó la orden de mordaza que había durante el juicio. 

De inmediato, la defensa anunció que apelará el caso.

El jurado deliberó ayer hasta las 7:00 de la noche y retomó las labores a las 9:00 de la mañana.

Revive las incidencias desde el tribunal

Luego, las deliberaciones continuaron toda la mañana sin que hubiera un veredicto ni se enviaran notas al juez Domínguez, quien se dedicó a ver otros casos hasta el mediodía.

En la tarde, a eso de las 2:30 de la tarde, las partes fueron llamadas porque se avisó que había una nota del jurado.

El juicio

El proceso judicial comenzó con una selección del jurado que se extendió por seis días. Luego, el desfile de testigos y de prueba duró 17 días.

El lunes tuvieron lugar los argumentos finales de los fiscales y abogados, y el martes comenzaron las deliberaciones.

La fiscalía presentó 24 testigos, uno de los cuales no fue escuchado por el jurado en un acuerdo entre abogados y fiscales con el juez. El agente de la Policía, José Miranda, repitió como testigo en el turno de refutación.

La defensa trajo como defensa a Beatriz del Valle, quien fue la doctora que atendió a Áurea Vázquez Rijos por las heridas que recibió en la noche del asesinato.

Los otros dos de la defensa en declarar fue Ferrer Sosa, y su padre Rafael Ferrer Colón.

La fiscalía federal había radicado cargos contra Vázquez Rijos en un pliego acusatorio con fecha del 4 de junio de 2008, en el que le imputaban encabezar la supuesta conspiración.

En un segundo pliego acusatorio, del 2013, también fueron acusados MarciaVázquez Rijos, hermana de Áurea, y su excuñado José Ferrer Sosa por participar en la alegada conspiración.

Áurea había sido arrestada el 30 de junio de 2013 en el aeropuerto de Madrid, España, tras un viaje vuelo que fue organizado secretamente por el Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés).

Un rabino judío, amigo de ella, coordinó el viaje en cooperación con el FBI para que pensara que iba a ser guía turística de un grupo de personas en Madrid. Al llegar, fue aprehendida por los agentes en España, que sí tiene acuerdo de extradición con Estados Unidos.

Ese mismo día del 2013, Marcia y Ferrer Sosa fueron arrestados en Puerto Rico.

Originalmente, se había indicado que los cargos imputados conllevaban la pena de muerte, pero el Departamento de Justicia de Estados Unidos anunció que no buscaría la pena capital.

Entonces, el gobierno de España accedió en el 16 de abril de 2014 a la extradición, lo que se concretó el 3 de noviembre de 2015.

Las acusaciones

Los pliegos acusatorios alegaban que los tres acusados se reunieron con Alex Pabón Colón el 21 de septiembre de 2005 en el negocio de Áurea, llamado Pink Skirt, en el Viejo San Juan, donde le hablaron de agredir a Anhang.

Los cargos alegaban que esa misma noche los tres se trasladaron en el vehículo de Áurea, un Porche Cheyenne, al restaurante el Hamburger de Puerta de Tierra, donde supuestamente Áurea le ofreció $3 millones a Alex Pabón Colón, alias “Alex El Loco”, para que asesinara a Anhang.

Las autoridades también acusaban a Áurea de usar el teléfono - un elemento del comercio interestatal - para llamar en varias ocasiones a Anhang el 22 de septiembre de 2005, para provocar que fueran a cenar esa noche en el Viejo San Juan.

La fiscalía también le imputó utilizar otro vehículo comprado en el comercio interestatal, el BMW de Anhang, para llevar a Anhang a la cena, después de la cual sería atacado por Pabón Colón.

De acuerdo con la investigación realizada por el FBI, Áurea y Anhang cenaron en el restaurante Dragonfly y cuando regresaban al estacionamiento La Cochera, en la esquina de la calle San Justo con la calle Luna, Pabón Colón atacó al empresario canadiense con un cuchillo y el pedazo de un adoquín.

La teoría de la fiscalía planteaba que Áurea trató de evitar su captura al trasladarse a Italia, país que no tiene acuerdo de extradición con Estados Unidos en casos que pueden implicar la pena de muerte.


💬Ver 0 comentarios