(horizontal-x3)

El juez Elmer Rodríguez, del Tribunal de Bayamón, no encontró causa esta tarde para el arresto del agente de la Policía Gabriel Hernández Jiménez, detenido el miércoles al protagonizar una situación con rehenes en una cooperativa de Guaynabo.

El Nuevo Día supo que el magistrado tuvo reparos con la manera en que la fiscal Michelle Colón presentó la prueba, así como con el hecho de que no se identificara al arrestado en sala. La fiscalía irá en alzada.

Colón radicó cargos por violación a la Ley de Armas (disparar o apuntar armas), tres cargos menos graves de amenaza, un cargo por poner en riesgo la seguridad pública y un cargo por restricción a la libertad agravada. 

En entrevista con este medio, el portavoz de la Corporación Organizada de Policías y Seguridad (C.O.P.S.), Jaime Morales, opinó que la fiscal "no hizo su trabajo".

"Lo que se alegó es que fue por falta de identificación. Aquí los agentes hicieron su trabajo. Ellos consultan, pero el fiscal somete", dijo Morales, quien indicó que tras el fallo de Rodríguez, Colón alegó que sometería dos querellas por agresiones menos grave contra el agente.

Al no haber otro juez disponible, no se atendieron estas querellas, pero Hernández Jiménez aceptó un ingreso voluntario al Hospital San Juan Capestrano para recibir tratamiento psiquiátrico.

Mientras, la jefa de los fiscales, Olga Castellón, indicó que respetan la determinación del juez, "pero no estamos de acuerdo".

El comisionado Henry Escalera había dicho que tan pronto se le radicaran los cargos al oficial, se iniciará el proceso para destituirlo de la Uniformada. 

El miércoles en la tarde, Hernández Jiménez entró a la sucursal Caribe Federal Credit Union ubicada en la carretera 199 en Guaynabo y tomó como rehén a un empleado de mantenimiento, aunque originalmente se informó que se trataba de un guardia de seguridad. Horas después, el hombre logró ser arrestado sin que nadie resultara herido. 

A pesar de varios intentos, la Policía no ha revelado si Hernández Jiménez tenían investigaciones pendientes en su expediente o si había sido tratado por una condición de salud. 

Hernández Jiménez pasó la noche en una celda de la Comandancia de Bayamón, luego de que a eso de las 6:30 p.m. fuera sacado del lugar en ambulancia para ser atendido por una subida de la presión sanguínea. Esta mañana nuevamente le subió la presión y tuvo que ser llevado a una clínica, supo El Nuevo Día. 

Fuentes de este medio indicaron que por ratos el agente asignado a la División de Tránsito de Bayamón se mostró hostil hacia los policías que lo custodiaban. El individuo solo ha dicho que tomó como rehén a un empleado de la cooperativa Caribe Federal Credit Union para "enviar un mensaje", pero no ha brindado más información luego de ser asesorado por un abogado. 

Agentes que han tenido acceso al hombre lo han descrito como una persona de comportamiento errático. 

Hernández Jiménez está recién casado y ningún familiar ha podido ofrecer teorías sobre qué pudo haber llevado al hombre a cometer los actos de ayer. 

El caso fue trabajado por el sargento Balwin Alvarado y la fiscal Michelle Colón.


💬Ver 0 comentarios