La actividad del ser humano en los últimos dos siglos hizo que la capa de ozono comenzara a deteriorarse. (EFE/Carlos Duarte)

La Habana, Cuba - El hueco en la capa de ozono registrado en la zona de la Antártida, en el polo sur del planeta, ha registrado una de las más notables mejorías en años, según un prominente científico cubano.

El doctor en Ciencias Juan Carlos Peláez, investigador del Grupo de Radiación Solar y Ozono Atmosférico del Centro de Física de la Atmósfera del Instituto de Meteorología de Cuba, dijo al diario oficial Granma que las noticias son excelentes, dentro de los problemas ambientales que enfrenta el planeta.

Según Peláez, las mediciones del comportamiento  del Agujero de la Capa de Ozono sobre la Antártida correspondientes a este mes de septiembre, muestran una de las reducciones más significativas de su tamaño observadas en los últimos años, al rondar los ocho millones de kilómetros cuadrados (en septiembre del 2018 era de 23 millones).

El científico dijo al diario cubano que “la causa principal de tan marcada disminución obedece en esta ocasión a condiciones no habituales imperantes en la circulación atmosférica en esa región del planeta”, lo que ha ayudado a la recuperación de la capa de ozono.

El especialista indicó que esa situación ocurre a nivel atmosférico y que no tiene vínculo alguno con otros problemas ambientales a nivel global, como el deshielo masivo en los polos o los incendios en la Amazonía.

Expresó que de continuar el ritmo actual, a pesar de la mejoría en el último año, la completa recuperación del llamado “Escudo de la Vida” en esa parte de la geografía mundial debe suceder en el transcurso de la década de 2060.

El ozono es un gas presente de manera natural en la atmósfera y constituye una forma inestable del oxígeno. Se le nombra así a la capa a la zona de la estratósfera (entre los 12 y 50 kilómetros de altura), donde su concentración es mayor, la cual tiene la función de absorber las radiaciones ultravioletas emitidas por el Sol, lo cual protege a los seres humanos de enfermedades como el cáncer de piel.

La actividad del ser humano en los últimos dos siglos hizo que la capa de ozono comenzara a deteriorarse y en 1985 se descubrió que tenía un agujero muy grande en el Polo Sur, lo que encendió las alarmas mundiales.

Dos años más tarde se firmó el Protocolo de Montreal para proteger la capa de ozono, reduciendo la producción y comercialización de varias sustancias que la dañaban, lo cual ha colaborado en su recuperación, aunque países como Estados Unidos y China intentan deshacerse del cumplimiento de esas disposiciones ambientales.


💬Ver 0 comentarios