El programa de alimentación universal se dará prioridad a los niños y luego, en ese orden, a las zonas urbanas y rurales (semisquare-x3)
El programa de alimentación universal se dará prioridad a los niños y luego, en ese orden, a las zonas urbanas y rurales. (GFR Media)

La crisis económica que vive Cuba, que ha sido calificada por la población como el “segundo periodo especial”, ha llevado al gobierno cubano a mantener medidas de racionamiento de alimentos y productos de aseo, algunos de los cuales se han comenzado a ser duramente regulados, como los huevos y la pasta de dientes.

La ministra de Comercio Interior, Betsy Díaz Velázquez, dijo a la prensa cubana que ante la baja disponibilidad de varios productos alimenticios y de aseo en la red minorista, el país mantendrá algunas regulaciones que permitan una distribución racionada durante el mes de junio.

La funcionaria explicó que la prioridad seguirá siendo cumplir con la Canasta Familiar Normada, o la llamada “libreta de abastecimiento”, un programa de alimentación universal mediante el cual 11.1 millones de ciudadanos, básicamente la población total de Cuba, tiene acceso de manera gratuita y mensual a 23 productos, 19 alimenticios y 4 no alimenticios.

Díaz Velázquez sostuvo que dentro del programa de alimentación universal se dará prioridad a los niños y luego, en ese orden, a las zonas urbanas y rurales.

Indicó que los pequeños negocios privados, que dependen de la red de tiendas del Estado para conseguir sus insumos, serán atendidos, aunque no de manera primaria y deberán someterse a un racionamiento de los productos que consumen, sobre todo los alimentos.

Los cubanos podrán adquirir hasta 10 libras de arroz, cinco de habichuelas, 10 libras de pollo, cinco pescados y cuatro libras de harina de trigo. Un núcleo familiar de 4-6 personas sólo podrá comprar dos paquetes de salchichas al mes, todo a través de la “libreta”.

Dados los problemas en la producción de huevos, el Estado controlará la adquisición y regulará la venta a un tope de poco más de una docena por persona al mes.

Durante la conferencia de prensa, Díaz Velázquez reconoció que existen dificultades con la producción de pasta dental, la que solo alcanzó en mayo un 25 por ciento de lo previsto. Para el presente mes se prevé que el indicador sólo alcance el 50 por ciento.

“No obstante, debemos decir que hay disponibilidad de los productos de aseo e higiene en sus líneas económicas en la tiendas recaudadoras de divisas.”, acotó, al referirse a los tiendas estatales que venden en el equivalente a dólares y cuyos precios son inalcanzables para el cubano promedio.

Díaz Velázquez manifestó que los productos que necesitan los trabajadores por cuenta propia serán también controlados en una red de establecimientos minoristas diferenciadas para ellos, pero mediando una acreditación y estableciendo un registro de sus compras.

Los establecimientos privados podrán comprar 100 libras de arroz al mes, 30 libras de habichuelas y 30 de chícharos, 20 libras de harina (200 libras a panaderos y dulceros) y hasta 60 huevos al mes.

Ese racionamiento afectará la oferta de, sobre todo, los paladares, quienes usualmente ofrecen servicio de desayunos.


💬Ver 0 comentarios