Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

En el simposio Nuestro Futuro, celebrado en la Universidad Central de Florida, se presentó  el estudio “Puertorriqueños en la Florida” y se discutió la importancia del voto boricua. (horizontal-x3)
En el simposio Nuestro Futuro, celebrado en la Universidad Central de Florida, se presentó el estudio “Puertorriqueños en la Florida” y se discutió la importancia del voto boricua. (Suministrada)

Por Vanessa Morales-Pagán / Especial para El Nuevo Día

Miami, Florida - Los resultados del primer estudio sobre la robusta comunidad puertorriqueña en Florida envían una señal de alerta a los partidos políticos estadounidenses de cara a las elecciones primarias de este estado del próximo 28 de agosto: si logran que los boricuas se registren y voten, el panorama será distinto.

La diferencia en algunas de las competencias puede ser de 1,000 o 2,000 votos y eso puede ser significativo en algunos distritos donde algunos candidatos se están jugando la vida”, advirtió Eduardo Gamarra, autor del estudio “Puertorriqueños en la Florida”, junto con su colega en la Universidad Internacional de Florida (FIU), Jorge Duany.

Este trabajo surgió en respuesta a la necesidad de conocer a la creciente comunidad boricua y se realizó una encuesta del 10 al 20 del pasado mayo, a través de llamadas telefónicas a 1,000 puertorriqueños residentes en Florida, de los cuales 257 emigraron tras el devastador huracán María.

“Cuando sucedió (el huracán) María, la Universidad (FIU) tuvo mucho interés en tratar de ver quiénes eran los estudiantes que nos estaban llegando, pero además queríamos saber un poco de lo que está pasando en la Florida”, explicó Gamarra poco antes de abundar en los hallazgos del sondeo, que fueron presentados el pasado sábado, en el Simposio “Nuestro Futuro”, realizado en el Centro Graham de la FIU y liderado por la Alianza Puertorriqueña de Florida (PRAF) y el Concejo de Liderazgo Puertorriqueño del Sur de Florida.

Decenas de líderes educativos, políticos, comunitarios y empresariales se dieron cita en el evento para conocer de primera mano los resultados del estudio y compartir sus impresiones sobre lo desafíos que enfrenta la comunidad puertorriqueña.

Entre los descubrimientos más relevantes del estudio, destaca el hecho de que al menos 55.9% de los encuestados aseguró que piensa quedarse a vivir en Florida de manera “indefinida” y otro 41% dijo no tener idea de cuánto tiempo piensa quedarse viviendo en el estado.

A la pregunta de si piensan regresar a Puerto Rico en un futuro, 43% respondió que no, 32% que sí y 25% todavía no lo tiene claro.

“Todavía no se ha dado una ola de retorno a Puerto Rico porque la infraestructura no está capacitada para recibir una gran migración de retorno y lo que nos dice nuestra encuesta es que los puertorriqueños han venido a quedarse”, insistió Gamarra.

Esa presencia boricua “tiene un impacto sobre nuestro sistema educativo, a todos los niveles, y tiene un impacto sobre nuestra sociedad”, añadió.

Para el académico, no existe la menor duda de que la comunidad puertorriqueña en Florida está en vías de superar a la cubana que, según dijo, es la más conocida en elestado por ser “muy organizada y prolífica en autoestudiarse”.

“En números, el Censo dice que hay 1,065,000 puertorriqueños y hay 1,200,000 cubanos. La proyección del Censo (es del 2016)… Si pensamos que esa cifra es pre-María, el efecto María te va a poner cerca de 1.2 millones de puertorriqueños en Florida y la proyección es que vienen más aún”.

Entre los 1,000 boricuas que respondieron al estudio, un 26% de los que se mudaron entre 2017 y 2018 ve como probable que otros familiares sigan sus pasos y solo 18.1% descarta esa posibilidad.

Contrario a los puertorriqueños en Nueva York, todavía en Florida la comunidad no está tan estudiada y sólidamente organizada, por lo que los resultados de “Puertorriqueños en la Florida” se presentan como una guía que permite conocer quiénes son, dónde están, cuáles son sus mayores desafíos y cuál es su preferencia política.

Las dos principales razones que tuvieron los encuestados para dejar la isla fue la búsqueda de trabajo (19.8%) y mejorar su calidad de vida (19.2%). Solo 10.8% mencionó el huracán María como el motivo que lo llevó a emigrar.

En cuanto a su afiliación política, el 57.1% dijo estar registrado como demócrata, 12.1% como republicano y 17.9% como independiente.

El 42% de los encuestados tiene una mala opinión del presidente de Estados Unidos, el republicano Donald Trump. Sin embargo, el gobernador del estado, Rick Scott, y el senador Marco Rubio, del mismo partido, sí cuentan con más de un 40% de aceptación entre los boricuas, así como el senador demócrata Bill Nelson, quien también supera el 40% y este sábado compartió con los líderes puertorriqueños congregados en el simposio.


💬Ver 0 comentarios