Manny Machado tuvo un año gris con 32 jonrones — sólo seis en los últimos dos meses — y 85 impulsadas mientras bateaba para .256, lo más bajo en su carrera.

San Diego— Los Padres de San Diego están ansiosos por dejar atrás otra temporada perdedora y avanzar a 2020.

Tendrán nuevos uniformes, un nuevo manager y, quizá, sólo quizá, ése finalmente será el año en que aspiren a algo más después de unos cuantos años de jactarse de su rico sistema de desarrollo de talentos.

Los Padres imaginaron que serían un equipo de .500 este año, pero cayeron en picada a una marca de 70-92 y al último lugar en la División Oeste de la Liga Nacional luego de una prometedora primera mitad de campaña, cuando los reflectores apuntaban a la adición del dominicano Manny Machado a cambio de 300 millones de dólares y al desempeño del también quisqueyano Fernando Tatis Jr. y de otro novato destacado, Chris Paddack.

San Diego estaba 45-45 al llegar la pausa del Juego de Estrellas y se encontraba a la caza de un puesto de equipo comodín. Después todo salió mal detrás de una rotación joven que necesitaba ser atendida, junto con un bullpen sobretrabajado, una ofensiva anémica y la pérdida de Tatis, un jugador electrizante que al parecer podía iniciar una remontada cada vez que se paraba en la caja de bateo.

Fue la cuarta temporada consecutiva de 90 derrotas para los Padres, su novena campaña en fila con marca perdedora y el 13er año al hilo fuera de los playoffs.

El gerente general A.J. Preller vio suficiente después de un derrumbe contra Arizona para despedir al manager Andy Green, con ocho juegos por delante.

“Se requiere una temporada completa”, dijo el domingo Machado luego que los Padres cerraron con su sexta derrota seguida y la 20ma en 27 encuentros en septiembre.

“Es duro, tú sabes. Creo que la ciudad se merece algo mejor”, opinó el jugador de cuadro mexicano Luis Urias. “Sé que somos mejores que esto”.

Nuevo dirigente

Será un trabajo atractivo y una contratación crucial para Preller, con base en el talento tanto a nivel de Grandes Ligas como en las menores. Entre los posibles candidatos está Joe Maddon, quien no regresará con los Cachorros de Chicago; su coach de banca en Chicago y pelotero de las mayores Mark Loretta, y quizá hasta Bruce Bochy, quien el domingo terminó su etapa de 13 temporadas al frente de los Gigantes de San Francisco, la cual fue precedida por 12 años como manager de los Padres. Bochy aún posee una casa que habita en la pretemporada en el área de San Diego y podría desear otra oportunidad como piloto.

Tatis Jr.

El hijo del expelotero homónimo de las Grandes Ligas se convirtió en uno de los jugadores jóvenes más emocionantes, mostrando un instinto y una agresividad que hicieron difícil de creerque sólo tuviera 20 años. Además de hacer jugadas asombrosas en el campocorto, no tuvo miedo en los senderos. Dijo que no cambiará su agresividad pese a una lesión que puso fin a su temporada.

El nivel de energía de los Padres claramente cayó cuando Tatis se perdió un mes con una lesión en la pantorrilla y luego fue desactivado a mediados de agosto con una lesión por estrés en la espalda.

Machado

Machado tuvo un año gris con 32 jonrones — sólo seis en los últimos dos meses — y 85 impulsadas mientras bateaba para .256, lo más bajo en su carrera.

“La temporada no terminó como queríamos. Perdimos seis en fila y nuestro manager se fue... al final del día tienes que mantener la concentración en el panorama completo, que fue la temporada completa”, señaló Machado. “El próximo año es una nueva temporada. Todos aquí saben lo que se necesita. Mantener eso en mente y prepararse para eso, estar listo para eso, porque va a ser algo especial”.


💬Ver 0 comentarios