Canelo Álvarez y Gennady Golovkin miden fuerzas en Las Vegas (semisquare-x3)
Las tarjetas de los jueces se dividieron con una a favor de 118-110, 115-113 a Golovkin y un resultado parejo de 1114-114. (AP)

La pelea que se suponía le diera un nuevo  aire de confianza al boxeo rentando terminó con un empate.

El combate más esperado este año, fuera del espectáculo circense de Floyd Mayweather y Conor McGregor, entre Saúl ‘Canelo’ Álvarez y Gennady Golovkin terminó igualado en una pelea estratégica y entretenida que pareció a favor del kazajo en el T-Mobile Arena de Las Vegas, Nevada.

Las tarjetas de los jueces se dividieron con una a favor de 118-110, otra 115-113 para  Golovkin y un resultado parejo de 114-114.

Tras el desenlace, el invicto ‘Triple-G’ retuvo sus correas de los pesos medianos de la Federación Internacional de Boxeo (FIB), Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

“Claro que sí, por supuesto que sí. Si la gente la quiere pues sí”, dijo Alvarez sobre una revancha.

“No sería unarevancha. Sería un desempate”, agregó.

Golokvin, por su parte, secundó las palabras de su oponente para una segunda parte de la rivalidad. 

En una pelea que tomó cerca de dos años en concretarse, el primer asalto fue uno de respeto entre ambos púgiles ante la peligrosidad que representan sus pegadas.  Golovkin usó el jab efectivamente y Álvarez lo copió sin mayor éxito, además de atacar al cuerpo, parte fuerte de su arsenal.

Golovkin se aferró a tirar con cautela hacia el rostro, lejos de sus fuertes cañones que le dieron  33 nocauts en sus últimas 38 apariciones en el cuadrilátero.

A partir del cuarto asalto, ‘Canelo’ dejó de pegar al cuerpo y se aferró a las cuerdas mientras Golokvin continuaba con un acecho asfixiante.

Para el quinto, un derechazo de Golokvin sacudió el rostro de Álvarez, quien seguía pegado a las sogas, estrategia que no fue aprobada por su esquina una vez volvió al banquillo para el descanso.

Golokvin, un poco nervioso ante su primera pelea en la Ciudad del Pecado, no abandonó su táctica y evitó descargar su poder contra un Álvarez acorralado.

En varias ocasiones, Alvarez dejó saber con su cabeza que no sentía el castigo e invitaba al Golovkin a intercambiar metralla. Empero, el invicto evitó la carnada no se salió del libreto que delineó con su entrenador Abel Sánchez. 

Para los últimos asaltos, Álvarez dio destellos de poder, quizá con el pensamiento de que estaba abajo en las tarjetas, en busca de un golpe de suerte. Empero, el mexicano se veía sin gasolina en los segundos finales con un Golokvin que no paraba de atacarlo ni de presionarlo.

“No sentí (los golpes). No como pensaba o como decían que tenía la pegada. No me sorprendió”, aseguró Álvarez (49-1-2 con 34 anestesiados), quien marcó su primer empate desde su quinta pelea profesional contra Jorge Suarez en el 2006.

“En los primeros asaltos salí a ver qué mostraba. Gané siete a ocho de los asaltos de la pelea. Al final, salí para convencer”, añadió.

Golovkin no tuvo más remedio que reírse de los comentarios de Álvarez, a la misma vez que mantuvo su humildad tras felicitar a los mexicanos en el Día de la Independencia y a sus compatriotas de Kazajistán por apoyarlo.

“Hoy me han dado un empate. Me enfoco en pelear”, dijo Golovkin. “Fíjense en mis cinturones. Sigo siendo el campeón. No he perdido”. 

Revive las incidencias del combate:


💬Ver 0 comentarios