El presidente Donald Trump le da la espalda a Nancy Pelosi. (AP)

Washington - La mayoría demócrata de la Cámara de Representantes de Estados Unidos acordó hoy  iniciar una evaluación formal de un proceso de destitución en contra del presidente DonaldTrump, luego de conocerse de que presionó a Ucrania para que iniciara una investigación sobre un hijo del exvicepresidente Joseph Biden.

Sigue el en vivo:

“Las acciones de la presidencia de Trump han revelado el hecho deshonroso de la traición del presidente de su juramento, la traición de nuestra seguridad nacional y la integridad de nuestras elecciones", dijo la speaker Nancy Pelosi, al anunciar la decisión de abrir la investigación, tomada en un caucus a puertas cerradas de los demócratas.

Pelosi consideró que el presidente de EE.UU. ha pedido a un país extranjero interferir con sus elecciones nacionales ante el hecho de que Biden es uno de los principales aspirantes a la candidatura presidencial demócrata. “Ha violado sus responsabilidades constitucionales…Debe rendir cuentas. Nadie está por encima de la ley”, agregó Pelosi.

La evaluación formal pudiera comenzar en el Comité de lo Jurídico de la Cámara baja, luego de análisis que presentarán varios presidentes de comités que han tenido bajo examen las actuaciones del presidente Trump.

De haber una recomendación a favor de la destitución del presidente de EE.UU., la Cámara baja  - dominada por los demócratas 235 a 200-, tendría que aprobar cargos formales en contra de Trump y recomendar un juicio político en el Senado, donde los republicanos tienen una mayoría de 53 a 47. Para destituir a un presidente se requiere dos tercios de los votos del Senado.

Solo dos presidentes, Andrew Johnson (1865-1869) y Bill Clinton (1993-2000) se han enfrentado a un procedimiento de residenciamiento. Los dos sobrevivieron el juicio político en el Senado. Un tercero, Richard Nixon, dimitió antes de que la Cámara baja aprobara recomendar su destitución.

Las denuncias en contra de Trump comenzaron con la divulgación de que un funcionario federal presentó una denuncia en torno a la conversación que tuvo el presidente de EE.UU con el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, el pasado 25 de julio, en la que le exhortó en varias ocasiones a investigar el papel que pudo tener Hunter Biden, hijo del exvicepresidente Biden, en la empresa Burisma, la más importante compañía de gas de ese país.

Los demócratas han pedido la transcripción de la conversación entre Trump y Zelenski, previo a la cual el presidente de EE.UU. decidió frenar temporalmente una asistencia de $394 millones a Ucrania. También reclaman que se divulgue la querella presentada por el funcionario federal que reveló las polémicas peticiones de Trump al presidente de Ucrania.

Trump dijo que entregará la transcripción, la cual ha descrito como “preciosa” y ha calificado la investigación cameral en su contra como una “ridícula”. “Verán que fue una llamada muy amigable y totalmente apropiada. ¡Sin presión y, a diferencia de Joe Biden y su hijo, no hubo ‘quid pro quo’! ¡Esto no es más que una continuación de la cacería de brujas más grande y más destructiva de todos los tiempos!”, indicó Trump.

El líder de la minoría republicana, Kevin McCarthy (California), sostuvo que la speaker Pelosi no puede iniciar unilateralmente un proceso de destitución y dijo que es tiempo de que la mayoría demócrata reconozca que las elecciones de 2016 se acabaron.

Tanto el Departamento de Justicia de EE.UUU. como la mayoría cameral examinaron por dos años las denuncias de que el presidente Trump pudo conspirar con Rusia para dañar la campaña de Hillary Clinton a la presidencia de EE.UU.. Aunque la investigación formal del fiscal especial Robert Mueller reveló los contactos de colaboradores de Trump con Rusia, no encontró evidencia para imputarle cargos.

Mientras, no tomó posición formal en torno a una decena de incidentes en que el presidente de EE.UU. pudo interferir con la investigación sobre Rusia.

Pelosi y el líder de la mayoría demócrata en la Cámara baja, Steny Hoyer, anunciaron – previo a la reunión del caucus- que mañana presentarán a votación una resolución demandando que el jefe del Directorio de Inteligencia Nacional (DIN), Joseph Maguire, divulgue toda la querella presentada por el funcionario que denunció la presión de Trump al presidente de Ucrania.

Como vicepresidente, en marzo de 2016, Biden amenazó al gobierno de Ucrania con retener $1,000 millones en garantías de préstamos de Estados Unidos si no destituían al jefe de los fiscales de ese país, Viktor Shokin, a quien el gobierno de Washington y aliados europeos le imputaban no combatir la corrupción. “Lo despidieron”, recordó el año pasado, en un mensaje, Biden.

Cuando el gobierno del presidente Barack Obama presionó a Ucrania, Hunter Biden era parte de la Junta de Directores de Burisma Holding, que habría estado en la mira del fiscal Shokin. Según medios estadounidenses, el hijo de Biden no era parte de la investigación, pero devengaba unos $50,000 mensuales.


💬Ver 0 comentarios