Varios ejecutivos municipales mostraron su apoyo a través de sus redes sociales. (GFR Media)

No pasaron horas de la renuncia de Ricardo Rosselló Nevares a la presidencia del Partido Nuevo Progresista (PNP) cuando un grupo de alcaldes novopogresistas comenzó a apoyar al presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, para presidir la colectividad.

Además, la comisionada residente en Washington, Jenniffer González, propuso a Rivera Schatz para presidir el PNP. Ambos, al igual que el presidente cameral, Carlos “Johnny” Méndez, son vicepresidentes del PNP.

De hecho, junto al apoyo de los alcaldes comenzó a circular un afiche que dice “para poner orden y dirección Rivera Schatz presidente del PNP”. Muestra la imagen del presidente senatorial en una de las reuniones que ha encabezado con alcaldes.

Precisamente, el respaldo de Rivera Schatz está anclado en el apoyo que dio a los alcaldes en momentos en que Rosselló Nevares los relegaba.

"Es el único líder que defendió a los 78 municipios  en este cuatrienio y ahí está su hoja de trabajo evidenciado. También es el único líder que le ha dado la importancia al liderato de base de nuestro partido y lleva presente siempre los postulados de don Luis A. Ferré", indicó en una publicación el alcalde de Aguas Buenas, Javier García Pérez.  

Otro que endosa al senador es el alcalde de Cidra y presidente de la Junta de Gobierno del Centro de Recaudación de Ingresos Municipales (CRIM), Javier Carrasquillo.

“Hoy más que nunca el partido necesita una figura de carácter, que esté en contacto con la base y los alcaldes y que cuente con la estructura política para realizar el trabajo en tan corto tiempo”, dice el alcalde bajo el hashtag “OrdenYDirección”.

En términos similares se expresaron el alcalde de Naguabo, Noé Marcano; la alcaldesa de Canóvanas, Lornna Soto; el alcalde de Guánica, Santos Seda; el alcalde de Ciales, Luis Maldonado; el alcalde de Orocovis, Jesús Colón Berlingeri y el alcalde de Aibonito, William Alicea.

Aquel que asuma las riendas de la Palma dependerá del aval de los líderes novoprogresistas en el Directorio.

El reglamento del PNP, revisado en el 2017, establece que “en caso de quedar vacante la presidencia del partido por motivo de renuncia, incapacidad permanente, aplicación de medida disciplinaria, el secretario general convocará a la asamblea general de manera extraordinaria en un término de 60 días para la elección de un nuevo presidente”.

La renuncia de Rosselló Nevares es de manera inmediata. Ahora, le corresponde al Directorio de la Palma designar un presidente. “El Directorio designará entre los vicepresidentes, a uno de ellos para presidir. De no estar ninguno de los vicepresidentes disponibles, el Directorio designará a uno de los pasados presidentes para presidir interinamente”, lee el reglamento en su Artículo 32 sobre la elección de los oficiales y miembros del Directorio.


💬Ver 0 comentarios