Instituto de Ciencias Forenses. (semisquare-x3)
Instituto de Ciencias Forenses.

El Negociado de Ciencias Forenses (NCF) guarda en sus bóvedas, pero sin analizar, el material genético de al menos 2,254 potenciales agresores sexuales, el cual fue recopilado entre el 2006 y el 2018.

El retraso para evaluar este material, recogido en lo que se conoce popularmente como “rape kits”, impide que lo ingresen al sistema CODIS (Sistema de Índice Combinado de ADN, por sus siglas en inglés), una herramienta vital para identificar a agresores sexuales en la calle.

El dato fue reconocido por el propio personal del NCF esta mañana durante una vista pública de la Comisión de Seguridad Pública del Senado, que trajo sobre la mesa la Resolución del Senado 417, que busca investigar el cúmulo de pruebas de “rape kits” sin analizar en la institución.

Por “rape kit” se conoce a la lista de materiales e instrucciones, así como unos sobres donde se guarda la evidencia dirigida a probar que se produjo una agresión sexual.

La autora de la medida, la senadora Zoé Laboy, recalcó la importancia de que este material genético se ingrese en el sistema y tanto ella como el presidente de la comisión, Henry Neumann, le dieron 10 días, en la vista, a la representación del NCF para que presenten un plan de trabajo para bregar con el cúmulo de pruebas sin analizar.

“No solamente no se le hace justicia a la víctima del delito, sino que tampoco tienen la información necesaria para ese banco de datos de ADN”, dijo Laboy a la prensa durante un receso de la vista.

“La importancia de que esa información entre en CODIS es que es una base de datos de ADN que se comparte entre todos los estados y el gobierno federal. Entras la información y puede identificar que el ADN que estás entrando, coincide con otro ADN en la base de datos y puedes identificar al posible agresor”, sostuvo la senadora.

Neumann dijo, por su parte, que espera citar la semana que viene una vista ocular en el NCF para examinar de primera mano el escenario del atraso en pruebas de material genético.

“Estamos impresionados desfavorablemente con lo que hemos escuchado. Eso otro problema que tiene el NCF, que ya no es solamente el movimiento de cadáveres, sino el manejo de casos de violación. Pudiéramos tener evidencia allí de gente que está en la calle y que están enfermos”, dijo.

Los llamados “rape kits” son clasificados en el NCF de dos maneras. Los que llegan sin querella policiaca, con un cúmulo de 1,133, son casos en que la víctima accedió a someterse al proceso de levantamiento de material genético en la sala de emergencia, pero decidió no presentar una querella ante la Policía, por lo que el caso no puede ser procesado criminalmente y tampoco es evaluado en el NCF.

Los casos que sí llegan al NCF con querella supuestamente tienen un tratamiento prioritario, particularmente los que están ante los tribunales, pero aun así el cúmulo es de 1,121.

Omara Arias Nieves, asesora legal del Departamento de Seguridad Pública, explicó que dentro del cúmulo de casos con querellas se encuentran casos ya resueltos.

“Se encuentran trabajando un rape kit para un caso criminal y cuando culminan el proceso y lo van a entregar y se comunican con el agente investigador les dicen que el caso culminó y que hubo una declaración de culpabilidad”, dijo Arias Nieves a modo de ejemplo.

Mariel Candelario, administradora del Sistema CODIS en el NCF, atribuyó el retraso en el análisis a varios factores.

“Hay falta de personal, de recursos y de tiempo”, dijo a la prensa al tratar de hacer una distinción entre los “rape kits” correspondientes a casos ya resueltos en los tribunales y aquellos sin resolver.

En la vista mencionó que el NCF llegó a contar con 24 analistas para evaluar evidencia de material genético y llegó a tener la capacidad de dividir al personal por tipo de delito e investigar tanto casos pendientes en los tribunales como los que no habían llegado a esa etapa.

“Hay que tener una comunicación con la Policía y el tribunal para determinar cuáles casos tienen que ser analizados”, dijo para luego reconocer que dentro del atraso de pruebas sin analizar sí hay material genético correspondiente a casos resueltos pero cuyo análisis puede ser vital para identificar agresores sexuales que estén por la libre.

“En ese tipo de caso, aunque haya prescrito (los cargos) o se haya resuelto el caso, se puede seguir analizando”, dijo.

En medio de la vista, el senador Neumann indicó que es necesaria legislación específica que regule el manejo por parte del NCF de los “rape kits”.

Durante la vista de hoy también surgió que hay falta de comunicación entre el NCF y el Departamento de Salud.  Esta última agencia, a través del Centro de Ayuda a Víctimas de Violación (CAVV), lleva un conteo de casos de agresión sexual en Puerto Rico y envía al NCF los “rape kits” sin querella, esos que no están siendo examinados.

Rebecca Ward, directora del CAVV, entidad que se supone que vele por el fiel cumplimento de protocolos en casos de agresión sexual en 65 salas de emergencia en toda la isla, denunció ante Neumann que su oficina no recibe información alguna sobre los hallazgos del NCF a los “rape kits” que le son remitidos.

Así, por ejemplo, si el NCF encuentra errores en la manera en que se manejó el “rape kit” en la sala de emergencia, la CAVV no tiene forma de enterarse para referir, de ser necesario, a la institución de salud a la Secretaria Auxiliar para Reglamentación y Acreditación.

En la ponencia de Salud, firmada por su secretario Rafael Rodríguez Mercado, se incluyó una estadística que refleja una supuesta merma en el número de casos de agresión sexual reportados en salas de emergencia entre el 2008-09, cuando se registraron 1,450 y el año fiscal 2015-16, cuando se registraron 592.

Según dijo en un aparte con la prensa, estadísticas manejadas por otras agencias como la Policía también reflejan disminuciones en el número de querella presentadas.

Sin embargo, en el estudio que se conoce como la Encuesta de Factores de Riesgo Conductual que realiza el Departamento de Salud sobre distintas condiciones de salud, incluyendo agresiones sexuales, sí se refleja un aumento.


💬Ver 0 comentarios