Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Javier A. Arce Nazario, profesor de geografí­a de la UPR-Cayey, presenta en su exhibición Geo-Visual-Isla los cambios históricos en los espacios naturales y construidos en la isla.

La erosión costera, el desparrame urbano y la reforestación son solo tres ejemplos de las múltiples transformaciones que los espacios naturales y construidos en la isla han experimentado a través de los años. Son, sin embargo, cambios que pueden pasar inadvertidos a simple vista, pues toman tiempo en manifestarse.

Lee más historias ambientales

Para ofrecer una mirada “crítica y pausada” de la evolución del paisaje boricua, el doctor en ecología Javier Arce Nazario preparó la exhibición “Geo-Visual-Isla”, que ofrece secuencias temporales con mapas y fotografías aéreas de diversas épocas.

“Tenemos mucha información para que, de manera creativa, se puedan apreciar los cambios en el paisaje. Por lo regular, los detalles de los procesos ecológicos no se aprecian, pero ver la secuencia de tiempo nos ayuda a verlos más claramente”, dijo Arce Nazario, quien es profesor adjunto de geografía e investigador del Instituto de Investigaciones Interdisciplinarias de la Universidad de Puerto Rico (UPR) en Cayey.

En la exhibición, de hecho, colaboró el Colectivo de Cartografía Ambiental de la UPR-Cayey.

Arce Nazario destacó que quienes visiten “Geo-Visual-Isla”, en la sala de exhibiciones del Museo Casa Blanca en el Viejo San Juan hasta el 29 de julio, pueden apreciar, por ejemplo, cómo las montañas de Comerío apenas tenían vegetación en la década de 1930 debido al cultivo del tabaco, y cómo están reforestadas ahora tras el cese de esa práctica.

“Es lo que se conoce como el proceso de sucesión, que en ciertos espacios ocurre más rápido que en otros”, dijo.

Los visitantes también pueden distinguir cómo las costas se han transformado, con episodios de erosión severa en algunas áreas, pero de acreción o aumento de sedimentos en otras.

“Uno de los cambios más extremos lo podemos ver en Guayama, donde había una laguna y fue alterada para hacer bahías o ensenadas para la entrada de barcos. La gran mayoría de los alrededores de las costas de Puerto Rico eran valles inundables y han sido drenados”, agregó Arce Nazario, cuyo puesto principal es como catedrático asociado de la Universidad de Carolina del Norte en Chapell Hill.

Arce Nazario es profesor adjunto de geografía en el recinto de Cayey de la UPR. (Neidy Rosado)

Desparrame urbano 

En cuanto al desparrame urbano, la exposición presenta que las áreas de San Juan y Bayamón son dos de las más afectadas.

“Vemos que muchas áreas de mangle han sido convertidas en áreas construidas y cómo esos espacios inundables se han alterado”, dijo Arce Nazario.

Este mismo tema también sirve para presentar los movimientos poblacionales, siendo el caso del caño Martín Peña el ejemplo predilecto.

“Podemos ver cómo el área del caño se fue poblando, hasta el punto que el cuerpo de agua ha quedado obstruido. Pero vemos también cómo la gente ha quedado desplazada; en el caño hay extremos de pobreza y riqueza. Vemos bancos y edificios altos con casas bien pequeñas al lado”, expuso el profesor.

Destacó que un patrón poblacional similar se aprecia enel área de Guayama, donde hay “comunidades pobres” cerca de empresas que generan energía y “la riqueza no se transfiere”.

La exposición presenta fotos aéreas de las décadas de 1930, 1960 y 2000. (Neidy Rosado)

Georrectificar

Arce Nazario explicó que “Geo-Visual-Isla” incorpora fotos aéreas de las décadas de 1930, 1960 y 2000, siendo la más antigua de 1936 y la más reciente, de 2009.

Sobre el nombre de la exposición, indicó que surge del término “geovisualización” y del proceso de georrectificar, que consiste un ubicar imágenes sin coordenadas sobre otras que sí tienen.

“En el área de San Juan, por ejemplo, me di con la situación de que veía unas casas que estaban sobre la costa. Pensé que era un error de rectificación, pero luego entendí que la comunidad La Perla antes estaba mucho más cerca de la costa de lo que está ahora. Hay que tener en cuenta que la gente se mueve; sociedad y ambiente están conectados”, dijo.

Según Arce Nazario, “Geo-Visual-Isla” también sirve para exponer cómo los cambios en el paisaje impactan –positiva o negativamente– la calidad del agua.

“En Comerío y otros lugares de la montaña, la calidad del agua no era buena porque no había ni un árbol debido a la agricultura agresiva. Eso ha mejorado desde la perspectiva de sedimentos y nutrientes, que son menos ahora porque hay más áreas de bosques. Pero, por otro lado, vemos la cantidad de gente viviendo cerca de ríos y quebradas debido al desparrame urbano, lo que puede crear un problema de contaminación por descargas”, explicó.

“Geo-Visual-Isla” empezó a trabajarse en 2013 como un proyecto de clase, y en 2014 se presentó “un pedazo” en la UPR- Cayey. En esta ocasión, la exhibición incluye más imágenes y las ordena en una línea de tiempo, usando el formato de trípticos. Las fotos de 1930 se presentan en sepia, las de 1960, en blanco y negro, y las de 2000, a color. No obstante, hay temas que se muestran en un mismo canvas, y algunas obras incorporan la tecnología 3D.

El Museo Casa Blanca ubica en la calle San Sebastián. La exhibición abre, de 9:00 a.m. a 12:00 p.m., de martes a sábado. Los adultos pagan $3 y los niños, $2.


💬Ver 0 comentarios