Yanilette Cortés González de 19 años tiene el síndrome Native American Myopathy. (Suministrada)

La Navidad llegó antes de tiempo para Yanilette Cortés González, diagnosticada con el síndrome Native American Myopathy, porque ahora cuenta con un vehículo adecuado para poder asistir a la universidad en Aguadilla.

Su petición, reseñada por El Nuevo Día, fue realizada por su hermano mayor Ángel, con el mismo diagnóstico, cuando observó que su familia de San Sebastián no tenía un vehículo para trasportar a Yanilette, de 19 años, a la universidad debido a que la joven depende de una silla eléctrica.

Ante esto, el joven de 23 años comenzó una recaudación de fondos para poder reunir el dinero necesario para la compra de la guagua, y así poder cumplir el deseo navideño de su hermana.  

Sin embargo, fue el pasado sábado durante un juego de Doble A de los Patrulleros de San Sebastián contra los Mulos de Juncos cuando la farmacia Pharmamax le entregó el vehículo a la familia de la joven pepiniana.

“Ya ahora van a estar más cómoda, tiene su guagua preparada, mi mamá ya no tiene que hacer fuerza para subirla y bajarla de un carro. Ya mi hermana tiene 19 años y no es fácil cogerla al hombro. Puede irse tranquila para la universidad”, sentenció el hermano de Yanilette.

El también universitario explicó, además, que la guagua está adaptada para que la joven la pueda conducir si así lo desea.  

“Si ella en un futuro quiere manejar, el asiento del conductor se sale y puede entrar la silla de ruedas para conducir”, manifestó Ángel.

El síndrome Native American Myopathy es un trastorno neuromuscular caracterizado por debilidad muscular generalizada. Es un síndrome muy raro que se encuentra dentro de la población indígena norteamericana Lumbee de Carolina del Norte.

“La familia Cortés González queremos darle un enorme agradecimiento al señor Valentín Alonso y a todo su equipo de Pharmamax por la gran sorpresa que nos dieron en la noche de ayer. Qué Dios se lo pague con muchas bendiciones. De igual manera le agradecemos a la doctora Angela L. Robles y a Julio C. Soto por siempre estar presente y liderar este equipo”, expresó Ángel.

Yanilette, mal diagnosticada en aquel entonces con el síndrome Moebius, recibió en el 2002 una silla de ruedas a través de una edición especial de El Nuevo Día conocida por cumplir los sueños navideños de niños.

Su hermano también recibió unos audífonos y unos mafos (aditivos ortopédicos).

“Le queremos dar las gracias a esas personas que donaron he hicieron su cooperación para que esto también fuera posible”, añadió el joven, quiendestacó la presencia del alcalde de su municipio Javier Jiménez Perez por estar presente durante el evento.


💬Ver 0 comentarios