Fiebre alta, tos, congestión nasal, conjuntivitis y sarpullido son algunos síntomas del virus del sarampión. (GFR Media) (horizontal-x3)
Fiebre alta, tos, congestión nasal, conjuntivitis y sarpullido son algunos síntomas del virus del sarampión. (GFR Media)

A unas 446 millas de distancia de Puerto Rico, 28 de las 318 personas a bordo de un crucero operado por una entidad afiliada a la Iglesia de la Cienciología anclado en Curazao se mantenían ayer en cuarentena luego de haberse diagnosticado un caso de sarampión entre sus pasajeros.

Hasta el 3 de mayo, en Estados Unidos se habían confirmado 764 casos de este virus altamente contagioso en 23 estados. Y, aunque en Puerto Rico no ha habido ningún diagnóstico de esta enfermedad hace 20 años, a semanas del comienzo del verano afloran las preocupaciones entre profesionales de la salud sobre las precauciones que deben tener los viajeros para evitar contagiarse y propagar esta condición a otros.

La inquietud principal son los bebés de menos de un año. Aunque hay una vacuna disponible contra el sarampión, paperas y rubeola (MMR, por sus siglas en inglés), está recomendada para administrarse en dos dosis: a los 12 meses y a los cuatro años.

“Los que nos preocupan son los que no tienen edad para recibir la vacuna”, reconoció la doctora Iris Cardona, asesora en vacunación del Departamento de Salud.

Esta enfermedad infecciosa es causada por un virus que se disemina fácilmente de persona a persona.

Ante la situación que está viviendo Estados Unidos, con brotes en nueve localidades, el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) emitió unas recomendaciones particulares para viajeros internacionales.

A los bebés de seis a 11 meses, se les recomienda una dosis de la vacuna, para los de 12 meses o más se sugieren dos dosis (con 28 días entre una y otra), y a adolescentes y adultos sin evidencia de inmunidad contra el virus la sugerencia es de dos dosis, también con una separación de, al menos, 28 días.

“El peligro son los que van a viajar”, resaltó el pediatra Fernando Ysern.

Arizona, California, Colorado, Connecticut, Florida, Georgia,Illinois, Indiana, Iowa, Kentucky, Maryland, Massachusetts, Michigan, Misuri, Nevada, Nuevo Hampshire, Nueva Jersey, Nueva York, Oregón, Pensilvania, Texas, Tennessee y Washington son los 23 estados con casos, muchos de ellos con presencia de boricuas o donde las familias puertorriqueñas se trasladan con frecuencia, especialmente durante el verano.

El director médico del Auxilio Centro de Cáncer, Fernando Cabanillas, expresó preocupación por el riesgo de contagio en personas inmunocomprometidas, como pacientes de cáncer o trasplantados. “Les puede dar encefalitis y morir”, dijo, al resaltar que la recomendación a sus pacientes de cáncer es que se vacunen contra el sarampión.

Según el oncólogo, el problema con el sarampión es que no existe ningún tratamiento farmacológico específico para combatirlo.

Actuar con premura

Datos provistos por la doctora Cardona detallan que el porcentaje de vacunación contra este virus en la isla es alto. Mientras entre estudiantes de kínder hay un 96% vacunado, los alumnos de séptimo y octavo grado, y los universitariostienen una cubierta de la vacuna MMR de 96% a 99%. Entre los menores de año y medio a dos años, cerca de un 90% ha sido vacunado.

El doctor Raymond Sepúlveda, director médico del Hospital HIMA San Pablo, en Cupey, advirtió que entre la población general no se vislumbra mayor complicación. Sin embargo, señaló que es importante identificar cualquier posible caso con premura, pues una persona contagiada puede pasar hasta cuatro días sin saberlo y transmitirlo.

Según el CDC, los síntomas del sarampión comienzan de siete a 14 días después que la persona se infecta. Los primeros síntomas que presenta una persona contagiada es fiebre alta, tos, congestión nasal y conjuntivitis, seguido de sarpullido.

“La posibilidad de que esto se riegue como una epidemia (en Puerto Rico) sería difícil, por el por ciento alto de vacunación que tenemos. Pero eso no quiere decir que estamos exentos (de que ocurra)”, señaló Sepúlveda.

Advirtió que, en su etapa inicial, esta condición podría confundirse con dengue, pues comparten algunos síntomas similares, como fiebre alta, malestar y sarpullido.

Según el pediatra Ysern, los adultos que desconozcan si están protegidos contra este virus pueden hacerse la prueba de sarampión, que les indicará si estuvieron contagiados o fueron vacunados.

La licenciada Ilia Toledo, del Laboratorio Clínico Toledo, informó que esta prueba cuesta unos $30 y muchos planes la cubren.

Ysern señaló que el “Affordable Care Act” dispone la cubierta de la vacuna MMR hasta los 18 años, por lo cual los planes médicos no están obligados a cubrirla en adultos. Si la persona debe pagar la vacuna, su costo asciende a unos $100, detalló.

El CDC recomienda que adultos sin evidencia de inmunidad de este virus reciban, al menos, una dosis de la vacuna MMR, especialmente si nacieron después de 1957. Si van a viajar a un lugar de alto riesgo de transmisión, se recomiendan dos dosis, con 28 días de separación entre cada una.

Urge la vacunación

Para la ex cirujana general de Estados Unidos Antonia Coello de Novello, no se puede ignorar que el sarampión está “en el radar”, por lo cual es imperativo tomar acciones preventivas.

La doctora sugirió que se hagan afiches que repasen los síntomas, que informen los brotes en Estados Unidos y pidan a las personas que alerten a Salud si saben de alguien con señales del virus para activar los protocolos.

Recomendó, además, que los médicos, especialmente pediatras, identifiquen un área para mantener en aislamiento a pacientes con sospecha del virus.

“Con 17 vuelos diarios (hacia estados donde hay brote) y los 517 cruceros que vinieron el año pasado, tenemos que estar pendientes para aguantar una posible epidemia. Decir que aquí no va a entrar (el sarampión) puede dar una falsa seguridad”, sostuvo.

Damarisse Martínez, portavoz de Aerostar Airport Holdings, empresa operadora del Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín, reiteró que el CDC no ha activado alerta para manejar posibles casos de sarampión.

El doctor Johnny Rullán, exepidemiólogo del Estado, coincidió en que urge elaborar un plan intenso. Resaltó que aunque hay un porcentaje alto de personas vacunadas contra esta enfermedad en el país, a 5% de los inoculados “no se les pega la vacuna”.

“Todo el mundo debe estar en vigilancia activa. Mientras no lleguen casos, no hay problema, pero si llegan, van a haber muchos. Esta es una enfermedad infectiva”, manifestó, al resaltar que el virus puede vivir en el aire dos horas.

Según la infectóloga Cardona, la vacuna está disponible en centros de vacunación que atienden pacientes del plan de salud del gobierno, centros de salud primaria y más de 300 proveedores a nivel privado. También se consigue en cadenas de farmacia, mientras que las farmacias de la comunidad harán una clínica de inmunización el 15 de mayo. En ambos lugares, se necesita orden médica.


💬Ver 0 comentarios