Víctor Ramos, presidente del Colegio de Médicos Cirujanos de Puerto Rico

Un nutrido grupo de doctores está dispuesto a llevar sus reclamos hasta los portones de La Fortaleza si en un plazo de 30 días la legislatura y la gobernadora Wanda Vázquez no enmiendan la Ley de Incentivos para la Retención y Retorno de Profesionales Médicos.

"Vamos para Fortaleza y un fin de semana, con un grupo mucho más grande que este", afirmó el doctor Víctor Ramos, presidente del Colegio de Médicos Cirujanos de Puerto Rico, quien junto a representantes de varias organizaciones médicas llevaron a cabo esta tarde una manifestación frente a los predios de la Junta de Licenciamiento y Disciplinas Médicas, en Hato Rey.

Ramos explicó que la Ley 14 del 2017 dejó fuera de su alcance a todos los médicos generalistas del país, además de a los pediatras y a médicos internistas del área metropolitana, Caguas y Ponce.

"La ley excluye a 6,000 de los 9,000 médicos que hay en el país", denunció al resaltar que los médicos generalistas representan la base del sistema de salud.

"Somos los que estamos dando la cara por la salud de Puerto Rico. No deben dejarnos fuera", dijo el doctor José Rivera Guilbe, de la Academia de Medicina General de Puerto Rico.

La manifestación se llevó a cabo frente a la Junta de Licenciamiento y Disciplinas Médicas ya que de este organismo fue que salió la carta de exclusión para que el beneficio contributivo no les aplique a ciertos sectores médicos.

El Nuevo Día intentó buscar una reacción de la licenciada Norma Torres, quien preside la Junta, pero personal de su oficina indicó que ella no reaccionaría y refirió la petición al Departamento de Salud. Eric Perlloni, portavoz de prensa de Salud, no ha emitido aún reacción de la agencia.

Mediante la Ley 14 del 2017 se decretó una tasa fija de contribución sobre ingresos de 4% sobre los ingresos generados por el profesional médico como resultado del desempeño de su práctica médica. Este incentivo le estaría vigente por 15 años, con la posibilidad de extenderlo 15 más, bajo las mismas condiciones.

"La decisión de excluir a estos médicos vino de una orden de la Junta de Licenciamiento  y Disciplinas Médicas. Ella (Torres) alegó una fórmula que nadie conoce, en base a como se hizo la exclusión", dijo Ramos.

Según el pediatra, esta situación está provocando una fuga acelerada de médicos primarios.

"Se siguen yendo 500 a 600 médicos al año. Lo que cambia es quienes se van, no cuantos. Antes eran especialistas (los que más se iban), ahora son generalistas", manifestó.

Agregó que mientras en el 2006 había 14,000 médicos en el país, ahora hay unos 9,000.

De acuerdo con el doctor Ángel Muntaner, vicepresidente de la Asociación de IPA's, el incentivo de 4% representa unos $14,000 a $15,000 de alivio contributivo por médico generalista al año, mientras que a nivel de médicos especialistas la suma sube a $60,000 anual.

"La gente se va a ir (de Puerto Rico) y va a haber un disloque (en los servicios de salud). Vas a tener especialistas y no generalistas", dijo Rivera Guilbe, quien resaltó que ya sus reclamos se han llevado en el pasado a la legislatura y a Fortaleza.

Ramos advirtió que la actual gobernadora no los ha recibido para discutir esta situación y desconocen cuál es su posición al respecto.

"La legislatura no ha tenido problemas en incluirlos. La exclusión ha sido del Departamento de Salud", dijo Ramos, quien reclamó una enmienda al nuevo Código de Incentivos para que les aplique este beneficio contributivo a todos los médicos del país.

Entre los aproximadamente 100 médicos que asistieron a la manifestación había representación de diversos pueblos del país, además del Colegio Médico, la Asociación de IPA's, la Academia de Medicina General de Puerto Rico, la Sociedad Puertorriqueña de Pediatría y la Asociación de Pediatras del Este.


💬Ver 0 comentarios