Las lluvias relacionadas al paso de la tormenta Karen hicieron que el río Guayanés se saliera de su cauce y moviera las barreras.

Yabucoa - Unas 35 familias están en riesgo de quedar incomunicadas en el sector Sánchez, del barrio Guayabota, en Yabucoa, debido a que las lluvias de la tormenta tropical Karen amenazan con inundar el puente que conecta la comunidad con la carretera principal PR-182.

Durante la mañana del martes, las primeras bandas del sistema atmosférico hicieron crecer el río Guayanés, que pasa por debajo de la estructura. El golpe de agua movió y derrumbó los muros de cemento ubicados en el puente, que sirve de manera temporera debido a que el original fue destruido por las secuelas del huracán María hace dos años.

Residentes de la zona, que tiene alrededor de 50 casas, llegaron hasta el área para grabar y tomar fotos del impacto recibido por la corriente. Al lado del desvío, está el esqueleto del puente nuevo, hecho por una compañía privada contratada por la Autoridad de Carreteras a un costo de $500,000 entre fondos federales y estatales. La obra comenzó hace seis meses y, hasta la fecha, el proyecto está detenido.

“Este desvío es más bajito que el puente anterior y cada vez que llueve se nos va el agua por encima del puente y deja incomunicada a las familias”, dijo Miguel Flores, coordinador de rescate municipal.

Ante la amenaza de Karen, Flores informó a las familias que no se muevan de sus casas o que se movilicen a los refugios asignados en el centro del pueblo.

“Si están en sus casas, que no traten de cruzar el río y arriesgar sus vidas. La gente es curiosa y le recomiendo que no se acerquen”, agregó.

Durante la tarde del martes, el alcalde Rafael Surillo ordenó a remover las vallas de concreto que permanecían en el puente para que no estorben el acceso vehicular.

“Es un camino municipal y nunca nos notificaron que iban a trabajar ahí (para el puente nuevo). Llamamos al contratista y nos informó que tuvo que enviar otro plan porque el trazado por el Cuerpo de Ingenieros al caudal no era el estimado. Ahora está esa etapa del puente. Ha sido un dolor de cabeza enorme. Me crea problemas con la gente”, declaró Surillo.

Hasta la tarde del martes, cinco personas del barrio Calabazas permanecían refugiadas en la escuela superior Ramón Quiñones Medina. En la urbanización Méndez, hay dos personas, necesitadas de cuidado especial, albergadas.


💬Ver 0 comentarios