Guajataca tuvo ayer un aumento de nivel de siete centímetros. La segunda fase de los trabajos de estabilización en la represa debe culminar en mayo. (GFR Media) (semisquare-x3)
Guajataca tuvo ayer un aumento de nivel de siete centímetros. La segunda fase de los trabajos de estabilización en la represa debe culminar en mayo. (GFR Media)

Aunque catalogó de “buenas noticias” la reducción de áreas en sequía moderada, la vicepresidenta de Operaciones de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA), Doriel Pagán, sostuvo ayer que no es momento de bajar la guardia y reiteró el llamado al uso prudente del agua.

“El informe presenta una mejoría, pero eso no significa que tenemos que dejar de economizar agua. No podemos desperdiciar el curso”, enfatizó.

Pagán hizo referencia al más reciente informe del Monitor de Sequía de Estados Unidos, divulgado ayer, que precisa que el 30.38% de la isla está bajo sequía moderada, lo que representa una baja de 12.28% en comparación con la semana pasada.

Según el informe, el 86.86% del país exhibe bajo condiciones anormalmente secas. La semana pasada, esa cifra era de 89.22%.

Los municipios de Cabo Rojo, Lajas, Guánica, Yauco, Guayanilla, Peñuelas, Ponce, Juana Díaz y Santa Isabel quedaron fuera de la sequía moderada, pero continúan anormalmente secos.

La población estimada en las áreas de sequía moderada es de 790,011 personas.

“A pesar de que (el informe) es una buena noticia, y que también lo sean las lluvias del fin de semana, hay que economizar el agua”, dijo Pagán, quien ayer fue una de las conferenciantes del XIV Congreso Puertorriqueño de la Asociación Interamericana de Ingeniería Sanitaria y Ambiental (Aidis), Capítulo de Puerto Rico.

Delinea estrategias

En el congreso, Pagán habló de las estrategias de preparación en la AAA ante panoramas de baja precipitación, y resaltó –en primer lugar– que en la isla hay un déficit de lluvia desde diciembre.

Un mes después, recordó, el lago Guajataca ya estaba en nivel de observación. Al momento, está en nivel de ajustes operacionales y, desde el 22 de febrero, siete pueblos del noroeste perciben interrupciones en el servicio de agua por 8, 12 y 24 horas. Unos 67,000 clientes de la AAA se afectan con el racionamiento, que aún no tiene fecha de culminación.

Contó que, para reducir las áreas afectadas, se hicieron ajustes operacionales, como redistribución de flujos y activación de pozos.

Pagán destacó que la AAA tiene en la mira a Caguas, Adjuntas, Naranjito, Lares y Coamo, ya que sus plantas de filtros se nutren de ríos que están prácticamente secos por la falta de lluvia, lo que amenaza con afectar el servicio de agua. Precisó que monitorean, dos veces por semana, las tomas de agua en dichos ríos, a fin de “tomar acción rápidamente, de ser necesario”.

Aunque se descartó –por el momento– un racionamiento para los cinco pueblos, la AAA actualizó los planes de interrupción de servicio por región, así como el protocolo de oasis y“llenaderos”.

“También hemos identificado 25 pozos que serían activados, de ser necesarios. Se les están haciendo los muestreos pertinentes”, indicó.

“Estamos trabajando para tener redundancia en sistemas, sobre todo en la zona metropolitana, ajustes en presiones de la red de distribución, mantenimiento agresivo a tomas y parrillas, optimización de lavado de filtros e instalación de sistemas de telemetría en puntos clave”, añadió.

Informó, por último, que la AAA trabaja en dos solicitudes de propuestas. La primera sería para un estudio de batimetría o del fondo marino en los embalses de Cidra, Carraízo y La Plata, y la segunda, para instalar un sistema de aireación laminar en esos mismos lagos. Esta última tecnología permite transferir oxígeno del aire al agua y ayuda a mantener los embalses en buen estado cuando reciben poco flujo de los ríos.


💬Ver 0 comentarios