Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

De un día para otro, la gasolina se convirtió en un bien preciado necesario para mucho más que encender el carro. En muchos hogares, es también fuente de luz. (horizontal-x3)
De un día para otro, la gasolina se convirtió en un bien preciado necesario para mucho más que encender el carro. En muchos hogares, es también fuente de luz. (Xavier J. Araújo Berríos)

Mónica Pérez mira con recelo la hilera de generadores eléctricos. La estilista ha viajado desde su residencia en Guayama y, ahora, ya en el interior de Power Sports Warehouse, los altos precios -que van de $899 a $13,999- la hacen dudar si comprar el artefacto que podría poner nuevamente en marcha su negocio: un salón de belleza.


💬Ver 0 comentarios