Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Un grupo de personas celebró el día en que se conmemora de la llegada de Cristóbal Colón a la Isla, no reconociendo al almirante genovés, sino resaltando una figura que combatió y resistió la presencia española en la Isla, el cacique Agueybaná El Bravo.

Se trató de una sencilla ceremonia frente a una estatua del jefe taíno ubicada en la intersección entre las carreteras PR-2 y PR-123 en Ponce. Llevando artefactos e instrumentos, como los que utilizaban los indígenas de Borinquen, el grupo resaltó la aportación cultural de los aborígenes simulando un ritual indígena.

“El vez de celebrar el día que comenzó todo para la colonia celebramos la vida del cacique que dio su vida, con valentía, por el amor que sentía por su tierra”, dijo Yarisina Sierra una de las jóvenes líderes del grupo. Precisamente en el 2011 se cumplieron 500 años de la revuelta indígena.

La conmemoración fue organizada por la Confederación Unida de Taínos, un grupo que busca que se le reconozca como descendientes de los habitantes de la Isla al momento del encuentro cultural con los europeos y posteriormente los africanos, traídos como esclavos.

El grupo colocó una ofrenda floral a los pies de la estatua y vociferaron mensajes destacando la herencia taína en los puertorriqueños. También leyeron una proclama del representante Víctor Vasallo, en la que sobresaltaba la figura de Agueybaná El Bravo a favor de la puertorriqueñidad.


💬Ver 0 comentarios