En esta imagen suministrada, el gobernador posa para una foto junto a dos personas.

Cuando los viajeros de un vuelo de España a San Juan se dieron cuenta que entre ellos estaba el gobernador Ricardo Rosselló Nevares, algunos recibieron al mandatario con aplausos y otros se pararon de sus asientos para tomarse fotos con él. 

Así relataron varios pasajeros que iban en el vuelo de Iberia 6301 que aterrizó a eso de las 6:17 p.m. en el aeropuerto Luis Muñoz Marín.  

Al llegar a tierra el avión, el primer ejecutivo fue trasladado de inmediato a La Fortaleza. 

Rosselló Nevares suspendió unas vacaciones familiares en Europa tras las acusaciones de corrupción a nivel federal contra la exsecretaria de Educación, Julia Keleher; la ex directora ejecutiva de la Administración de Seguros de Salud (ASES), Ángela Ávila Marrero; el contratista Alberto Velázquez Piñol; el exejecutivo de la firma BDO Puerto Rico, Fernando Scherrer Caillet; y las hermanas Glenda y Mayra Ponce Mendoza.

El primer ejecutivo aterrizó en la isla el mismo día en que se filtraron nuevas expresiones misóginas, sexistas y homofóbicas de un chat en la aplicación Telegram que tenía junto a sus funcionarios más cercanos. 

“Hubo gente que le dijo que en Puerto Rico le esperaba algo fuerte”, narró Milvia Archilla, editora de Primera Hora, quien viajaba en el mismo vuelo que el gobernador. 

Algunos, indicó, murmuraron entre ellos nombres como el de Keleher al ver Rosselló Nevares, pero ningún pasajero increpó al gobernador sobre los escándalos de corrupción y de Telegram. 

Las personas que se aceraron al gobernador, señaló, se limitaron a retratarse con con él y saludarlo. Incluso, añadió, escuchó a algunos decirle: “Soy de los tuyos”

El gobernador, abundó, fue una de las últimas personas en abordar el vuelo que duró unas ocho horas y voló en clase económica. Archilla dijo que no vio a la primera dama Beatriz Rosselló ni a los hijos del matrimonio, pero el mandatario iba acompañado por una persona que parecía ser una escolta. 

Para Iris Acevedo, residente en Carolina, el vuelo fue tranquilo y lo catalogó como “cualquier otro viaje”. 

Mencionó, además, que estaba lleno completamente y que iban muchos puertorriqueños abordo. 

Por su parte, una pasajera que se identificó como señora Pérez dijo que las personas saludaron al gobernador “muy gentilmente”. 

Tanto Pérez como Archilla mencionaron que, antes de abordar, los pasajeros fueron sometidos a un segundo chequeo de seguridad. 

Ambas aseguraron, además, que los pasajeros aplaudieron cuando aterrizó el avión. 


💬Ver 0 comentarios