La ACT optó por construir un vado en el tramo de la PR-824 en Toa Alta, una de las principales vías del municipio, impactada por el huracán Fiona.
La ACT optó por construir un vado en el tramo de la PR-824 en Toa Alta, una de las principales vías del municipio, impactada por el huracán Fiona. (Suministrada)

La carretera PR-824, en Toa Alta, reabrió finalmente en la tarde de ayer, martes, luego de permanecer cerrada al tránsito vehicular por más de dos meses a raíz de los estragos del huracán Fiona.

La situación había provocado unos tapones que el alcalde toalteño, Clemente “Chito” Agosto, describió como “kilométricos”, particularmente debido a que la otra vía principal del municipio, la PR-861, también se encuentra clausurada desde Fiona. Agosto ha indicado que la PR-861, a su juicio, demorará “años” en ser reparada.

La oficina de prensa del ayuntamiento precisó que la PR-824 reabrió a eso de las 6:30 p.m. del martes, unos días después de que Agosto criticara, en una entrevista con El Nuevo Día, a la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT), por lo que consideraba había sido una demora injustificada en los trabajos de reparación. Según el ejecutivo municipal, la obra para abrir camino tras la socavación de un tramo cercano al puente Los Cocos no debió haber tomado más de “dos a tres semanas”.

En respuesta a la crítica del alcalde, el director ejecutivo de la ACT, Edwin González Montalvo, había dicho que la PR-824 sería habilitada “el miércoles o antes”.

Al no estar disponibles la PR-824 y la PR-861, prácticamente todo el tráfico de Toa Alta se había concentrado en la PR-165, provocando gran congestión vehicular, sobre todo en horas de la mañana, había explicado Agosto.

González Montalvo, en tanto, achacó el retraso en la reparación a las persistentes lluvias que ha recibido Puerto Rico en los pasados meses, así como a la determinación de construir un vado para sustituir el tramo afectado, en lugar de rellenar el área socavada por la precipitación de Fiona.

El vado “resulta más duradero y por consiguiente se extendió el tiempo de los trabajos, considerando, además, los efectos de las condiciones del tiempo y la seguridad de los trabajadores durante las crecidas del río”, subrayó González Montalvo a este diario el pasado lunes.

El ingeniero precisó que para el proyecto –que tuvo un costo de $250,000 financiado por la Federal Highway Administration– fue necesario construir tubos de hormigón reforzado de 42 pulgadas de diámetro que requieren pasar por un proceso de pruebas para cumplir con las especificaciones del gobierno federal, lo que puede durar hasta tres semanas. Previo a cubrir con asfalto se trabajó en el relleno de piedra y otros aspectos.

Agosto, en tanto, sostuvo el sábado que el cierre de la PR-824 implicaBA que “miles” de familias de los sectores de Galateo, Villa Josco, la urbanización Green Valley, Los Álvarez y parte del barrio Quebrada Cruz tenían que desviarse hacia la PR-165. El alcalde planteó que, dado el cierre simultáneo de las dos vías principales del pueblo, Toa Alta se encontraba “dividido en dos”.

“Lo que les tomaba 15 o 20 minutos ahora toma una hora, porque se une todo el mundo en una sola carretera”, lamentó entonces el funcionario.

💬Ver comentarios