Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Tributo final al excongresista García en el cementerio de Arlington (horizontal-x3)
Fue elegido al Congreso en una elección especial el 14 de febrero de 1978, tras la renuncia del primer boricua que ocupó un escaño en la Cámara baja federal, Herman Badillo. (José A. Delgado )

Arlington, Virginia - Con honores militares, familiares y amigos dieron hoy un último tributo al fallecido excongresista boricua Robert García antes de depositar sus cenizas en el cementerio nacional de Estados Unidos en Arlington (Virginia).

García, quien fue el segundo boricua en ser elegido al Congreso, murió el pasado 25 de enero en San Juan, a los 84 años, a causa de una pulmonía crónica.

Nacido en Nueva York, fue elegido al Congreso en una elección especial el 14 de febrero de 1978, tras la renuncia del primer boricua que ocupó un escaño en la Cámara baja federal, Herman Badillo.

Se trata del mismo escaño de un distrito de El Bronx que ahora ocupa el congresista demócrata boricua José Serrano.

La ceremonia en el histórico cementerio militar estuvo encabezada por su viuda Jane García, hijos, nietos, y la jueza Sonia Sotomayor, primera persona hispana en ocupar un curul en el Tribunal Supremo de EEUU.

Sotomayor dijo que le recordará siempre por su “gran humanidad”.

“Tenía 17 años y trabajaba con la campaña de Herman Badillo para la alcaldía de Nueva York. Bobby ya había asumido el puesto de Badillo (en el Congreso). Nadie le prestaba atención a una persona de 17 años trabajando en la oficina y nadie me dijo hola, excepto Bobby. Saludó a todo el mundo, miró y me dijo que nunca me había visto y me preguntó quién yo era”, recordó la jueza.

Sotomayor dijo que en ese momento supo que estaba frente a una persona “especial, al que le preocupaba profundamente la gente y su comunidad”. “Hizo todo lo que debía hacer y siempre con una sonrisa. Era muy especial ese hombre”, indicó Sotomayor a El Nuevo Día.

Los familiares y amigos de García se reunieron primero en un salón del cementerio, donde habló Sotomayor.

La jueza estuvo después en primera fila junto a la viuda del excongresista, en la ceremonia militar que se llevó a cabo frente a lo que será la tumba de García, quien fue cabo del Ejército de Estados Unidos durante la guerra de Corea.

Antes de la ceremonia final de ayer, García recibió homenajes en el Capitolio de Puerto Rico, el Congreso y en su antiguo barrio de El Bronx.

El exsecretario de Estado de Puerto Rico Kenneth McClintock, íntimo amigo de la familia, piensa que García será recordado por supragmatismo “y la obligación que veía una vez alcanzada una posición, de facilitar la entrada de otros puertorriqueños en las esferas federales”.

McClintock afirmó que la visión de García y el congresista Serrano le motivó a crear el programa de becas Córdova, que ha permitido a estudiantes universitarios de Puerto Rico venir a trabajar a oficinas del gobierno y medios de comunicación de Washington durante un semestre.

Antes de ser elegido al Congreso, García fue representante y senador estatal durante 14 años.

En el Congreso, García fue líder en temas como inmigración, derechos del elector, el Censo federal, desarrollo económico y Centroamérica. También fue coautor del proyecto de las zonas empresariales, promovió el feriado de Martin Luther King y la excarcelación de los presos nacionalistas.

Después de dejar el Congreso, en medio de un escándalo y cargos de corrupción que luego le fueron anulados, García fue consultor, incluso de gobiernos de Puerto Rico, y mantuvo un ministerio, ‘Christian Embassy’, para miembros del Congreso, embajadores y diplomáticos en general.

Desde 2013 se había mudado a Puerto Rico.

Al excongresista boricua le sobreviven su esposa Jane Lee García, su hermana la pastora Aimee García Cortese, sus hijos William  García y Kenneth Ralph García, su hija Rosalind Persinjanow y sus hijastros Oscar Power Lee, Robert C. Power Lee, Carolina Lee Hibner y Kirsen Matos Thumecke Lee. También tiene 15 nietos. 


💬Ver 0 comentarios