A última hora, el lugar de la asamblea se cambió para la sede del PPD y algunas interrogantes no han sido cuestionadas, por ejemplo, cómo será la votación y quiénes son los delegados.
A última hora, el lugar de la asamblea se cambió para la sede del PPD y algunas interrogantes no han sido cuestionadas, por ejemplo, cómo será la votación y quiénes son los delegados. (El Nuevo Día)

El liderato del Partido Popular Democrático (PPD) tendrá mañana una prueba de fuego con el manejo que dé a la Asamblea de Programa y/o Reglamento, en la que deberían discutirse asuntos internos y administrativos y no candidaturas a puestos electivos.

El partido se está jugando la credibilidad, la credibilidad política. Aquí, se cometió un error básico y es que no se ocuparon de darle al partido el formato filosófico que se necesita para todo lo demás”, sentenció el ex secretario general de la Pava Eudaldo Báez Galib.

El también exsenador agregó que, aunque se trata de un cónclave para discutir cambios al reglamento, el PPD volcó la discusión hacia las candidaturas, de cara a las elecciones de 2024.

Cuestionó de qué le sirve al PPD discutir candidaturas cuando carece de una base necesaria para catapultarlas. Por ejemplo, dijo, no está claro qué defiende la colectividad y la estructura electoral no está organizada.

“Sin eso, ¿en que tú vas a parar una candidatura a gobernador, en qué tribuna? Aquí, se pusieron las carretas frente a los bueyes”, sostuvo.

La Asamblea de Programa y/o Reglamento es el próximo paso que debe dar el PPD para aprobar o rechazar enmiendas a ese documento. Previo a la asamblea, el proceso y las decisiones del PPD han estado marcadas por pasos erráticos y atropellados, según analistas e, incluso, algunos líderes de la colectividad que públicamente las han cuestionado.

Todo comenzó cuando el presidente del PPD, José Luis Dalmau, encomendó a un grupo, encabezado por el alcalde de Villalba, Luis Javier Hernández, trabajar las enmiendas propuestas al reglamento de la Pava, que no sufre cambios desde 2012.

Previamente, en junio, Dalmau sorprendió a los populares y al país con un anuncio en el que proponía que los miembros de la Junta de Gobierno, incluyendo el presidente y los dos vicepresidentes de la colectividad, fueran escogidos en abierta elección por los populares. La propuesta incluía escoger una fórmula ideológica que impulsarán entre el Estado Libre Asociado (ELA) mejorado y la libre asociación.

Tras múltiples críticas, la consulta de status fue abortada y se planteó, entonces, que los populares escogieran la presidencia y las vicepresidencias en febrero de 2023. La Junta de Gobierno fue convocada para discutir la propuesta y las enmiendas trabajadas para el reglamento.

Sorpresivamente, el presidente cameral, Rafael “Tatito” Hernández, introdujo una enmienda, que fue aprobada, para que se dejara a un lado la figura del presidente y, en cambio, se creara un comité ejecutivo que dirigiría la colectividad junto a otros líderes. Por ende, se eliminó la elección abierta.

De inmediato, un grupo de líderes, incluyendo a los vicepresidentes del PPD, Carlos Delgado Altieri y Carmen Maldonado, manifestaron su oposición. Al momento, exhortan, junto a otros líderes de la Pava, como los representantes Jesús Manuel Ortiz y Héctor Ferrer, a votar en contra de todas las enmiendas o desechar la que crea un comité ejecutivo para avalar el resto; y avalan que los populares escojan su liderato.

De hecho, la Asociación de Alcaldes presentó una propuesta a los efectos de dejar atrás el comité ejecutivo. Mientras, el alcalde de Aguadilla, Julio Roldán, propuso crear la figura de un presidente temporero, que no aspire a un puesto electivo.

Los días previos a la asamblea se caracterizaron por la incertidumbre, los cambios continuos y las negociaciones internas, con el objetivo de alcanzar consensos.

En síntesis, la lucha es por las candidaturas al 2024 “que, en este momento, están a destiempo”, dijo Báez Galib. Indicó que un proceso de reglamentación, que debió ser simple para la colectividad, se desvirtuó por los intereses particulares.

Lo primero es que, a mí, me angustia mucho el hecho de que se está usando el proceso de reglamentación del partido, que debe ser algo para eficientizar el partido, para hacerlo más honesto en los procesos internos, para que sea más transparente. Pero, no es para eso que se está utilizando. Se está utilizando este evento para promocionar candidaturas a la gobernación y a la comisaría residente, y lo que cada uno de los sectores propone en términos de reglamento, ya sea las enmiendas, en realidad responde a otros intereses, que no son los intereses de adelantar el reglamento del partido. Son los intereses de la candidatura”, reiteró.

“Eso no solo erosiona la cuestión procesal interna del partido, sino la confianza que el liderato base del partido tenga en los procedimientos internos. No veo, en este momento, que se esté buscando una solución porque la ceguera es la candidatura a la gobernación”, sentenció.

Sostuvo que la mesa de diálogo que encomendó Dalmau al alcalde de Comerío, Josian Santiago, no atiende el problema central: “usar un reglamento del partido para propósitos de candidatura”.

Además, dijo que el partido no cuenta ya con figuras como Rafael Hernández Colón o Miguel Hernández Agosto, que hubiesen impuesto la cordura en la colectividad. Báez Galib entiende que, a los expresidentes del PPD, se le ha “cerrado la oportunidad de participación”.

💬Ver comentarios