Ismael “Titi” Rodríguez Ramos, del Partido Popular Democrático, juró ayer como alcalde de Guánica. (Suministrada)

El Tribunal Supremo concurrió esta tarde con la determinación del Tribunal de Primera Instancia de San Juan que halló que debían ser contados los votos por nominación directa para el candidato a la alcaldía de Guánica por nominación directa, Edgardo Cruz Vélez, aunque el elector no haya escrito correctamente su nombre o no haya marcado el encasillado destinado para nominación directa.

La determinación del más alto foro judicial de la isla supone que la Comisión Estatal de Elecciones (CEE) deberá verificar todas las actas de la contienda electoral de Guánica para determinar que cuántos votos adicionales tiene Cruz Vélez por nominación directa aunque el elector no haya colocado una X en el encasillado de nominación directa.

La CEE informó que este jueves a las 9:00 a.m. los partidos deben convocar a sus respectivos funcionarios para que realicen un recuento de la contienda electoral de Guánica.

En la contienda por la alcaldía de Guánica, la CEE había certificado al candidato del Partido Popular Democrático, Ismael “Titi” Rodríguez, como el vencedor por solo 52 votos. Precisamente, ayer Rodríguez juró a su cargo tras terminar el proceso de transición con el alcalde incumbente, Santos Seda. Rodríguez juró al cargo pese a que aún no se había producido la determinación del Supremo.

El fallo del Supremo fue de siete jueces asociados a favor y uno en contra, el juez Rafael Martínez Torres.

“En los casos ante nuestra consideración surge claramente de la papeleta que el elector quiso votar por nominación directa. De ninguna manera, puede decirse que sustituimos el criterio del elector, cuando lo que hacemos es adjudicar el voto a favor de la persona que ese elector escribió en la papeleta”, reza la resolución del Tribunal Supremo, escrita por el juez asociado Erick Kolthoff.

Los jueces asociados Maite Oronoz, Luis Estrella y Mildred Pabón Charneco emitieron una opinión de conformidad. Mientras que el juez asociado Ángel Colón Pérez emitió una opinión concurrente.

El recurso legal que vio el Supremo fue presentado por Rodríguez, quien pedía se dejara sin efecto una decisión del juez Anthony Cuevas, quien decidió que la CEE debía adjudicarle a Edgardo Cruz Vélez, candidato a la alcaldía de Guánica por nominación directa, los votos emitidos a su favor, pese a que el elector no marcó con una X en la papeleta el rectángulo del encasillado correspondiente a nominación directa.

Rodríguez, de esta forma, cuestionaba en el recurso que fue presentado inicialmente en el Tribunal de Primera Instancia y de forma excepcional lo acogió el Supremo sin que pasara por el Apelativo.

Rodríguez argumentaba en su recurso legal que un voto por nominación directa era válido solo si tenia el nombre completo y marca válida en el encasillado correspondiente. Esto considerando que aquel elector que interactuó con una máquina de escrutinio electrónico fue advertido de que al no marcar el encasillado de nominación directa, su papeleta estaba mal votada.

“Lo que sugiere el peticionario es que esta Curia se aventure a interpretar, no la papeleta del elector que es a lo que se limita la doctrina de la intención del elector, sino su intención al interactuar con la máquina de escrutinio. Como ya hemos dicho, pueden ser múltiples las razones por las cuales un elector pudiera ignorar la advertencia que presuntamente le hace la máquina de escrutinio electrónico de una alegada deficiencia en su voto. Pero, lo realmente trascendental es lo que finalmente este expresó en la papeleta”, indica la determinación del Supremo.

Por su parte, en declaraciones escrita, Rodríguez indicó que “la determinación del Tribunal Supremo de Puerto Rico emitida esta tarde sobre los dos casos relacionados al evento electoral, lo que hacen es validar lo ya decidido por el Tribunal de Primera Instancia. Sostenemos, basados en las actas que poseemos, que adjudicarle varios votos no marcados con X al candidato de nominación directa no altera los resultados finales de la elección. Queda en manos de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE) examinar las actas, cumplir con la determinación del Supremo y ponerle fin a este tema”.