Un entrevistado confirmó que Beltrán “está cansado del BSN y de los asuntos de algunos apoderados".
Carlos Beltrán nunca renunció como gerente general de las Sanjuaneras de la Capital, mientras el equipo demandaba al Comité Olímpico de Puerto Rico, donde él ocupa una posición de importancia como secretario general. (Vanessa Serra Díaz)

El Comité Olímpico de Puerto Rico (Copur) se enfrenta a una situación delicada que podría poner en riesgo el concepto de soberanía deportiva y que ha causado malestar entre líderes federativos con la doble función de Carlos Beltrán Svelti como secretario general del organismo deportivo nacional, a la vez que es gerente general de una franquicia que demandó a la Federación Puertorriqueña de Voleibol (FPV) y al Copur en reclamo de que se le permitiera sustituir a una jugadora embarazada por lesión previo al inicio de la serie final ante las Criollas de Caguas.

El asunto es visto por algunos como un claro ejemplo de conflicto de interés por parte de Beltrán Svelti, mientras otros se preguntan cómo es posible que este funcionario todavía sea parte del Comité Ejecutivo del Copur, cuando fue suspendido por un año por la FPV luego de que el equipo de las Sanjuaneras de la Capital no se presentara al primer partido de la serie final ante las Criollas.

Esta suspensión le fue levantada posteriormente a las jugadoras y al cuerpo técnico del sexteto. Sin embargo, se mantiene para el apoderado de las Sanjuaneras, Marcos Martínez; para Beltrán Svelti y la franquicia.

De hecho, la decisión de no ir al juego fue tomada por Martínez, quien acudió a los tribunales antes del inicio de la serie de campeonato con una demanda de interdicto preliminar, interdicto permanente y sentencia declaratoria en la que reclamaba que los directivos de la liga le aprobaran una refuerzo para sustituir a la importada Destinee Hooker-Washington, que había anunciado que atravesaba por un embarazo de alto riesgo.

Dicha demanda fue desestimada por el juez Anthony Cuevas, del Tribunal de Primera Instancia de San Juan, por “falta de jurisdicción”. El equipo solicitó el jueves una reconsideración, pero el juez Cuevas, en la mañana del viernes, declaró “no ha lugar”.

Entonces, el sexteto de las Sanjuaneras sometió un recurso ante el Tribunal Supremo al entender que “debe existir una expresión del Máximo Foro sobre la visión irrestricta de la ‘autonomía deportiva’ en el País. Creo que tal acercamiento de la autonomía deportiva ha sido repetido por más de cuatro décadas por los foros de instancias en forma de eco sin aval del Tribunal Supremo, resultando tristemente en detrimento de los atletas del país, sobre todo, en detrimento de la mujer”, dijo la representante legal del equipo, Tatiana Vallescorbo Cuevas, en un comunicado el viernes.

Con la ayuda de Destinee Hooker-Washington las Sanjuaneras llegaron hasta la serie final, sin embargo esta informó a su equipo que no podría continuar jugando debido a un embarazo de alto riesgo.
Con la ayuda de Destinee Hooker-Washington las Sanjuaneras llegaron hasta la serie final, sin embargo esta informó a su equipo que no podría continuar jugando debido a un embarazo de alto riesgo. (David Villafane/Staff)

Antes de acudir al tribunal, el equipo de la capital le pidió a la Liga de Voleibol Superior Femenino (LVSF) que le permitieran sustituir a Hooker-Washington, petición que el director del torneo, Rafael “Picky” Servera, no aprobó. Ante esa decisión, la franquicia apeló ante la FPV, que ratificó el dictamen de la liga. Posteriormente, Martínez compareció ante el Tribunal Apelativo y de Arbitraje Deportivo (TAAD) del Copur, que declaró no ha lugar la moción radicada por el equipo.

Molestia en el Copur

El 15 de septiembre, día en que el tribunal desestimó la demanda de las Sanjuaneras, el Pleno del Copur tuvo una reunión en la que se discutieron varios temas, entre ellos la controversia del voleibol.

Varias fuentes le señalaron a El Nuevo Día que dicho cónclave se realizó en un ambiente de tensión. En medio de la discusión se trajo a colación la preocupación que desde el mismo Copur se abriera la puerta para que se atente en contra de la soberanía deportiva. Igualmente, se criticó que Beltrán Svelti no hubiera intercedido para que la pugna no llegara hasta los tribunales. Beltrán Svelti nunca renunció a su puesto en la franquicia de las Sanjuaneras, mientras el equipo demandaba al Copur, donde él ocupa una posición de relevancia muy cerca a la figura de la presidenta Sara Rosario.

“Uno no puede decir que no tiene nada que ver con eso (el caso en el tribunal) porque eres parte del Comité Olímpico y el coapoderado y gerente general de las Sanjuaneras. No puedo decir que no voy a intervenir porque la no intervención da margen a pensar que estoy a favor de lo que está haciendo el apoderado”, enfatizó una de las fuentes.

¿Beltrán Svelti explicó algo en dicha reunión del Pleno?, preguntó este medio. “No habló nada, ni media palabra”, añadió la persona que conversó con este medio.

Otro cuestionamiento que se ha levantado entre algunos federativos es cómo Beltrán continúa en su puesto de secretario general cuando está suspendido por un año por una federación afliada al Copur.

“¿Cómo Carlos Beltrán puede seguir en el Comité Olímpico si está sancionado por la Federación de Voleibol? ¿Qué alguien me diga cómo es posible que una persona que esté sancionada por una federación tiene una posición ejecutiva en el Comité Olímpico? ¿Eso no levanta ronchas, es normal?”, preguntó en forma retórica otro líder federativo.

Mientras otra fuente aseguró que tras esta controversia, el expresidente de la Federación de Voleibol y de Baloncesto ya no tendrá ninguna oportunidad de aspirar a la presidencia del Copur en el futuro. “No tiene ninguna posibilidad. Ninguna”, afirmó.

El Nuevo Día confirmó con Tere Miranda, oficial de prensa y relaciones públicas del Copur, que Beltrán Svelti no ha sido separado de su puesto y continúa ejerciendo funciones como secretario general.

Un informe en 45 días

A raíz de toda esta situación, Rosario les anunció a los miembros del Pleno la creación de una comisión para evaluar si –en efecto– Beltrán Svelti violó algún reglamento del ente olímpico al formar parte del grupo administrativo de las Sanjuaneras mientras ocupa un puesto en el Ejecutivo.

El comité, que fue hecho público un día después, está compuesto por los miembros del interés público Jorge Sosa Ramírez, que funge como presidente del grupo, y Luis Rivera Toledo, y la subtesorera del Copur y delegada de la Federación de Ecuestre, Mildred Colón.

En entrevista con El Nuevo Día, Sosa Ramírez explicó que comenzaron el proceso de requerir documentos y que próximamente comenzarán a citar personas para entrevistarlas. Él estima que todo el proceso debe tomar unos 45 días.

“Estamos en la etapa preliminar. El primer paso fue aprobar el proyecto de la investigación. El segundo paso fue hacer unos requerimientos de información tanto a la Federación (de Voleibol) como al Comité Olímpico. Después va a comenzar el proceso de las entrevistas, pero antes queríamos tener prueba documental para estudiarla y hacer preguntas. Yo estimé que el proceso debe tomar unos 45 días”, estipuló Sosa Ramírez.

“La reunión del Comité Olímpico fue el 15 de septiembre. La primera reunión de trabajo fue el 18 de septiembre y hemos tenido otra más. Lo hacemos todo de manera colegiada”, abundó el abogado de profesión.

Sosa Ramírez informó que el Copur ya había sometido los documentos que se le habían solicitado, mientras el presidente de la FPV, César Trabanco, le confirmó a este medio que había cumplido con los requerimientos de la comisión.

Una vez se tenga toda la información y se proceda con las entrevistas, la comisión le rendirá un informe el Copur, que es el que tomará las decisiones que entienda pertinentes en cuanto al futuro de Beltrán Svelti como directivo del ente olímpico.

“Nosotros no somos un cuerpo adjudicativo, somos un cuerpo investigativo. Vamos a presentar unos hallazgos”, puntualizó Sosa Ramírez.

💬Ver comentarios