Carlos Acevedo, director de NMEAD. (GFR Media)

Los refugios médicos habilitados por el gobierno de Puerto Rico ante el paso de la tormenta tropical Karen son básicamente un lugar donde los pacientes pueden conectar su equipo médico en caso de quedarse sin servicio eléctrico en sus residencias.

El nombre oficial es Refugio de Asistencia Especializada.

El Nuevo Día visitó esta tarde uno de estos refugios en el Coliseo Tomás Dones, de Fajardo. Allí no había ningún tipo de equipo médico, pero sí dos voluntarios de lo que se conoce como el Cuerpo de Reserva Médica, una organización de voluntarios con conocimientos en campos de salud que se activan durante emergencias.

Los otros tres refugios de este tipo son San Juan (Escuela Alejandro Tapia y Rivera), Ponce (Escuela Lila María Mercedes Mayoral) y Arecibo (Coliseo Petaca Iguina).

“Pasas con tu máquina o ventilador, se enchufa y te dan el tratamiento”, dijo el secretario de Salud, Rafael Rodríguez Mercado, en entrevista telefónica con El Nuevo Día.

Rodríguez Mercado indicó que el personal médico que atendería a los pacientes estaba ‘stand-by’.

“Llegarán tan pronto lleguen pacientes”, dijo el funcionario.

Confrontado con este cuadro, el comisionado del Negociado de Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (NMEAD), Carlos Acevedo, impartió instrucciones para que su equipo de trabajo visite los cuatro refugios de emergencia y verifique, si, en efecto, pueden asistir correctamente a personas enfermas. 

"Lo que nosotros tenemos, por el secretario de Salud, es que sí va a haber in personal médico. Así que ahora mismo voy a llamar", indicó Acevedo. 

"Sí tiene que haber un personal del Departamento de Salud. Deben haber enfermeras", agregó. 

Acevedo dijo que el refugio médico debe contar también con generador, acondicionador de aire, cisterna y catres especiales. 

Dijo que no permitirá que el personal de Salud esté “on call”. 

"La persona debe estar en el refugio para atender cualquier emergencia", sostuvo Acevedo. 

El Nuevo Día supo que este tipo de refugio, a donde el paciente tiene que llegar con todo su equipo –incluyendo extensiones, de ser necesario- y materiales de aseo personal, se conceptualizó como una tercera opción para la ciudadanía. La primera alternativa sería conectar el equipo en la residencia de un familiar o un vecino y, como segunda opción, acudir a un refugio formal administrado por el Departamento de la Vivienda.

El coliseo Tomás Dones cuenta con dos generadores eléctricos y baños con duchas.


💬Ver 0 comentarios