La situación fue reportada en las redes sociales. (Suministrada) (semisquare-x3)
La situación fue reportada en las redes sociales. (Suministrada)

Con autorización municipal y estatal, una empresa privada cortó en días reciente seis árboles de maría (Calophyllum calaba) en la calle Caribe de Condado, en San Juan, lo que fue catalogado por algunos ciudadanos como una “masacre a la naturaleza”.

Los ciudadanos recurrieron a las redes sociales para expresar su malestar y cuestionar quién había autorizado el corte, que ocurrió la semana pasada. Entre ellos estuvo el arbolista Carlos Montalvo, quien advirtió que derribar árboles contribuye al cambio climático.

“Fue asesinato con permiso”, afirmó Montalvo.

(Suministrada)

Los árboles ubicaban en un terreno propiedad del Municipio de San Juan, por lo que el ayuntamiento, en efecto, dio su endoso para removerlos, indicó la portavoz Carmen “Compi” Serrano.

Luego de eso, el pasado 27 de marzo, el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) otorgó el permiso de corte a la empresa BAM-BAM, LLC, cuyo presidente es Enrique D. González.

En el permiso, del que El Nuevo Día obtuvo copia, se indica que personal técnico de la División de Permisos para el Manejo de Árboles del DNRA realizó una evaluación y autorizó el corte y remoción de los seis árboles de maría.

Permiso para cortar árboles de maría by El Nuevo Día on Scribd

“(Son) árboles adultos en el encintado público. Las raíces han roto y desnivelado la acera, lo que representa un problema de seguridad pública para los residentes y transeúntes del lugar. Además, están causando daño a los contadores de agua de la AAA (Autoridad de Acueductos y Alcantarillados) y sus ramas interfieren con el tendido eléctrico. Es una especie no recomendada para espacios limitados”, se establece en el permiso, que fue firmado por el biólogo Reynaldo Muriel González.

En cuanto al plan de mitigación, se precisa que consistirá en dos árboles de las siguientes especies: roble nativo (Tabebuia heterophylla), sauco amarillo (Tecoma stans), uvilla (Coccoloba diversifolia), retama prieta (Cassia polyphylla), palma adonidia (Veitchia merrillii) o “cualquier otra especie que cumpla con los requisitos de espacio y adaptabilidad”.

Otras disposiciones del permiso incluyen que el concesionario asume “total y absoluta” responsabilidad por daños que resulten de los trabajos, que la siembra o mitigación se implantará en un mes a partir del día de corte,y que el DRNA podría imponer multas administrativas por infracciones a lo estipulado.

Ana María Ramos, portavoz del DRNA, indicó que la agencia no hubiese dado su permiso sin el endoso municipal.

Entretanto, los ciudadanos publicaron mensajes en los que denunciaron que los árboles pudieron haber sido podados en vez de cortados, pues eran individuos adultos.


💬Ver 0 comentarios