Ante el paso del huracán Fiona, muchas personas expresan tener ansiedad, tristeza e intranquilidad porque llevamos cinco años de crisis en crisis.
Ante el paso del huracán Fiona, muchas personas expresan tener ansiedad, tristeza e intranquilidad porque llevamos cinco años de crisis en crisis. (Shutterstock)

Incertidumbre, temor, ansiedad, tristeza, intranquilidad e inseguridad. Son algunas de las emociones que describen muchos de los usuarios de la Línea Pas de la Administración de Servicios de Salud y Contra la Adicción (ASSMCA), llamadas que siempre se incrementan significativamente durante las crisis por las que ha pasado la isla en los últimos cinco años, indicó hoy el administrador de ASSMCA, doctor Carlos Rodríguez Mateo.

La Línea PAS está disponible las 24 horas del día, los 365 días del año y ofrece sesión de desahogo, consejería en crisis y apoyo emocional, cernimiento preliminar a nivel psicosocial, coordinación de evaluación psiquiátrica y psicológica, tele-enlaces y referidos. Además, responde a individuos de comportamiento suicida seguidos de otros problemas de salud mental como depresión, violencia doméstica y trastornos de ansiedad, entre otros. En caso de necesitar esta ayuda puede llamar al 1-800-981-0023 (1-888-672-7622 para personas con impedimentos audiovisuales) o mediante el portal lineapas.assmca.pr.gov.

“El año anterior a la pandemia recibimos 170,000 llamadas y en el primer año de la pandemia -durante el encierro-, aumentaron a 920,000, lo que significa que hubo un impacto grande en el área emocional de la población. Este fin de semana estuvimos monitoreando y comparándolo con el mismo tiempo del año pasado y las llamadas se duplicaron”, explicó el doctor Rodríguez Mateo, quien destacó que, típicamente, en condiciones normales, se reciben entre 250 y 300 llamadas diarias.

“Este pasado sábado, cuando la amenaza del huracán Fiona ya era latente, recibimos más de 600 llamadas. De esas, 461 estaban relacionadas a la emergencia. El domingo también recibimos más de 600 y 334 también estaban relacionadas a la emergencia. El denominador común eran sentimientos de tristeza y ansiedad, además de que muchos también manifestaron pérdida del apetito. Así que no solamente había manifestaciones emocionales, sino también físicas”, detalló Rodríguez, al resaltar que este pasado fin de semana casi coincide con el aniversario de los cinco años del huracán María.

Un aniversario que, según el funcionario, se rememora la experiencia por la que pasaron y temen que les pase lo mismo, desde pérdidas materiales y familiares que murieron a consecuencia del huracán. “Regresa el temor en un momento en que ya se estaban reponiendo del huracán, los temblores y la pandemia”.

Es lo que Rodríguez describió como una retraumatización, un efecto acumulativo de emociones que afectan la salud mental y física de las personas “porque cuando pensábamos que ya lo habíamos superado, llega el huracán Fiona y volvemos otra vez a sentir el mismo temor y la incertidumbre de los últimos años”. Pero, dentro de todo, dijo también ha habido un efecto positivo que se nota en que hoy día muchas personas son más conscientes de hablar sobre sus problemas de salud mental.

“Hace unos años nadie se atrevía a manifestar que en su casa había problemas de adicción a drogas o de alcoholismo o que algún familiar tenía ideas suicidas. Yo creo que estas emergencias y estas crisis han llevado a la gente a utilizar más la Línea Pas y a romper con ese mito, con ese estigma. Por eso lo veo como la parte positiva, porque la gente se está atreviendo a hablar de lo que le afecta”, añadió Rodríguez, quien dijo que la población que más llama son los mayores de 60 años. Le siguen los de 30 a 55 años, mientras que las mujeres llaman más que los hombres.

Por lo pronto, dijo Rodríguez, ASSMCA como agencia tienen la responsabilidad de seguir promoviendo los servicios de la Línea Pas, con la ventaja de que operan 24 horas los siete días “porque cuando hay una necesidad, tienen esta herramienta que los puede ayudar”. De hecho, añadió que están desarrollando diferentes estrategias. Por ejemplo, recordó que cuando el Servicio Nacional de Meteorología anunció la posibilidad de ser afectados por el huracán Fiona, comenzaron una campaña a través de las redes y de los medios de comunicación para darles herramientas a la ciudadanía “y ayudarlos a disipar un poco el temor y la ansiedad”.

“Ahora estamos en coordinación con Manejo de Emergencia estatal y según han abierto los refugios, tenemos personal para dar apoyo emocional. Tenemos 450 facilitadores de salud mental y lo que queremos es hacerlo a nivel de comunidad, porque reconocemos que mucha gente que no llegó al refugio también está pasando por la misma situación, con temor y ansiedad por la crisis. Y lo que queremos es impactar a nivel comunitario, hacer intervención temprana y si hay que canalizar algún tipo de servicio, hacerlo a tiempo”, explicó Rodríguez.

De la misma forma, el funcionario resaltó que también están atentos a hacer diferentes intervenciones para ayudar a la población envejeciente. “Vamos a los municipios y a los centros de envejecientes para darles talleres, por ejemplo, del uso correcto de medicamentos, así como para conocer de sus condiciones de salud crónicas. Queremos que más personas que están solas usen la Línea Pas de manera preventiva, aquellas que, a veces, lo que necesitan es hablar con alguien y nosotros tenemos el personal para escucharlos y ayudarlos en lo que necesiten”.

Rodríguez también exhortó a la población a “no bajar la guardia” y a mantenerse en lugares seguros. “Las condiciones del tiempo todavía no son propicias para regresar a las comunidades (que han sufrido problemas de inundaciones o de deslizamiento de tierras)”.

💬Ver comentarios